El PSG remonta, pero no es suficiente

El Paris Saint-Germain consiguió darle la vuelta al marcador en la segunda parte y quedó a la espera del resultado del Montpellier, cuyo partido fue interrumpido por el lanzamiento de bengalas al terreno de juego.

El PSG remonta, pero no es suficiente
Lorient
1
2
PSG
Lorient: Janot; Kone, Bourillon, Manga, Le Lan; Mulumba (Jouffre min. 78), Romao, Coutadeur (Emegharalo min. 85), Mareque; Monnet-Paquet, Campbell.
PSG: Sirigu; Jallet, Alex, Camara, Maxwell; Chantome, Motta, Matuidi (Bodmer min. 61); Pastore, Gameiro (Hoarau min. 45), Nené.
MARCADOR: 1-0, min. 28, Monnet-Paquet. 1-1, min. 61, Pastore. 1-2, min. 75, Motta.
ÁRBITRO: Laurent Duhamel (FRA) amonestó a Kone (min. 83), Pastore (min. 88) y Motta (min. 91).
INCIDENCIAS: Partido perteneciente a la última jornada de Ligue 1 francesa disputado en el estadio Yves Allainmat-Le Moustoir.

Partido de vital importancia para ambos equipos el que se disputó en el estadio Yves Allainmat-Le Moustoir. En esta última jornada de Ligue 1, los locales, el Lorient, dependían de sí mismos para lograr evitar el descenso. Los visitantes, por su parte, necesitaban una victoria y que además, el Montpellier perdiera, para alzarse con el trofeo liguero.

El encuentro comenzó muy tranquilo, a pesar de todo lo que había en juego. El Saint-Germain dominaba la posesión pero apenas profundizaba y no creaba ningún tipo de peligro. El Lorient se encontraba muy cómodo en su campo, sin recibir ocasiones, a la espera de cazar algún contragolpe.

Pronto llegó el gol que acercaba la liga al PSG. El Auxerre se adelantaba ante el Montpellier, sin embargo, los parisinos continuaban con su ritmo lento y sin ideas. Poco duró la alegría a los de Carlo Ancelotti, ya que en el minuto 28 el Lorient abría el marcador. Una jugada aislada de los locales, que todavía no habían disparado a puerta, acaba con un gran centro desde la banda izquierda de Mareque que Monnet-Paquet remata a bocajarro al marco de Sirigu.

Este gol hizo que el PSG despertara. Los de Ancelotti veían como se les escapaba una liga que se había puesto de cara con el gol del Auxerre. En la jugada posterior al gol, a punto estuvo de marcar Pastore para igualar el marcador, pero no consiguió batir a Janot en el mano a mano. Un minuto después, otra vez Pastore, envió el balón al larguero de la portería local. Cuando más peligro estaba generando el PSG, el encuentro se interrumpió. El árbitro se vio obligado a detener el partido por el lanzamiento de bengalas en las inmediaciones de la portería local. El juego se reanudó minutos después, una vez retiradas las bengalas, pero los visitantes no volvieron a encontrar ese ritmo que estaban mostrando justo antes del parón. Además, llegó la noticia del empate del Montpellier, que volvía a poner la Ligue 1 fuera del alcance del PSG.

La primera parte finalizó con una buena intervención de Sirigu que salvó a su equipo de marcharse al descanso con un 2-0 prácticamente irremontable.

La charla de Ancelotti al descanso surtió efecto, ya que el equipo comenzó la segunda parte mucho más agresivo y metido en el partido. Además, introdujo a Hoarau en el terreno de juego por Kevin Gameiro, que estuvo bastante desaparecido toda la primera mitad. Suya fue la primera ocasión clara del PSG en esta segunda mitad, pero no acertó a rematar entre los tres palos.

Al cuarto de hora del segundo periodo, llegó, el gol del PSG. Jallet recibe un balón en banda derecha y centra al punto de penalti donde aparece Pastore para rematar de cabeza al palo y posteriormente él mismo empujar el rebote a la red de la portería de Janot.

El Saint-Germain poco a poco fue perdiendo fuelle y creando menos ocasiones, sin embargo, daba la sensación que de haber un gol, sería por parte del PSG más que por parte del Lorient. Y así fue. A falta de quince minutos, un córner botado desde la banda derecha por Nené, lo remata Motta en el borde del área pequeña. Nada pudo hacer Janot para atajar del testarazo del italobrasileño. Con este gol murió el partido, ya que el Lorient apenas reaccionó y el PSG se limitó a mantener la posesión sin descuidar su defensa.

De esta forma los parisinos cumplían con su parte y se encontraban a la espera de lo que sucediera entre el Auxerre y el Montpellier. Este partido se había visto interrumpido por el lanzamiento de bengalas al terreno de juego, y estuvo muy cerca de ser suspendido, ya que se necesitó incluso la intervención de la policía en buena parte de la grada. Finalmente el partido se reanudó y concluyó con la victoria del Montpellier por 1-2, alzándose con la Ligue 1 por primera vez en su historia.

El Lorient, a pesar de la derrota, consiguió eludir el descenso, gracias a las derrotas del Caen y el Dijon.