Girondins y Gillot respiran con más tranquilidad

El Girondins vence, plácidamente, en su visita a la isla de Córcega ante el Ajaccio por 0-2.

Girondins y Gillot respiran con más tranquilidad
Presse-Sports
AC Ajaccio
0
2
Girondins de Bordeaux
AC Ajaccio: Ochoa; Mostefa, Ndiaye, Poulard, Bouhours; Medjani (Pierazzi, min. 61), Lasne, Delort, Cavalli (Socrier, min. 73), Sammaritano (Kinkela, min. 52); Ilan.
Girondins de Bordeaux: Carrasso; Chalmé, Sané, Planus, Trémoulinas; Ben Khalfallah, N'Guemo, Plasil, Maurice-Belay (Saivet, min. 79); Gouffran (Modeste, min. 85), Diabaté (Sertic, min. 85).
MARCADOR: 0-1, min. 25, Gouffran. 0-2, min. 29, Gouffran.
ÁRBITRO: Laurent Duhamel (FRA). Amonestó a Pierazzi (min. 78) y N'Diaye (min. 80).
INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la duodécima jornada de Ligue 1. Dsiputado en el François Coty ante 5.667 espectadores.

Duelo por todo lo bajo. Ese era el comentario más leído o escuchado en los días previos a este partido entre Girondins de Bordeaux -18º clasificado con 9 puntos- y AC Ajaccio –colista con 7 puntos-.

Mucha presión para el Girondins y, sobre todo, para su entrenador Francis Gillot, tras el empate en casa y con mal juego ante otro equipo de la zona baja, el Stade de Brest. El director deportivo Franck de Tavernost avisaba que disponían de unos 10 millones de € a invertir para invierno, pero sin saber que entrenador podría haber para ese momento.

Con todo esto, el partido comenzó con cierto miedo por parte de ambos equipos y con poco ritmo aunque la mayor presión la llevaba el que es el 2º equipo con más temporadas en la máxima categoría, el Girondins. Así pues, suyas fueron sus primeras ocasiones y poco a poco fueron dominando el partido, abusando, a veces en exceso, de la banda izquierda del ataque.

De ahí nació el primer gol del partido. Combinación rápida y perfecta comandada por Maurice-Belay, asociación con Diabaté en 4 toques verticales que desbordaban a una defensa para que el propio extremo francés, libre de marcas, diera el pase de la muerte a un Yoan Gouffran que se anticipó a su marcador y, no sin complicaciones, remataba el balón a gol.

No tuvo mucho tiempo para reponerse el Ajaccio ya que 4 minutos después, Trémoulinas, a balón parado, metía un balón templado que peinaba Diabaté. El balón caía delante de las botas de Gouffran y, aprovechando el bote del balón, empalaba el balón de volea con un tiro cruzado que batía a Memo Ochoa por debajo las piernas del cancerbero mexicano. En 4 minutos, el Girondins mató el partido. No hubo más historia que contar.

El Ajaccio sólo lo intentó en el cuarto restante antes de llegar al descanso con ligeras aproximaciones y tiros que no pusieron en peligro a un Carrasso que, por primera vez en la temporada, no se tenía que lucir en exceso.

La segunda parte fue un mero trámite para ambos equipos. El Ajaccio a base de corazón lo siguió intentando pero con menos ganas y ánimos. Mentalmente, el equipo había bajado los brazos y si no es por su portero, el Girondins podía haber vuelto de su viaje en tierras corsas con un puñado de goles a favor.

La afición local, ejemplar como siempre, animó durante los 90 minutos. Al finalizar el encuentro, tanto equipo como cuerpo técnico y directiva no se libraron de la sonora pitada que los aficionados brindaron. Salvo los más ultras que continuaban con sus cánticos. No es para menos, la racha negativa les ha metido en descenso y desde hace 2 jornadas, colista.

Los de Burdeos, por su parte, respiran. Consiguen la segunda victoria de la temporada y Gillot puede aflojar la soga que llevaba a cuestas desde hace unas jornadas.

Sígueme en Twitter: @SdeMiguelG