Pouplin y Doubai evitan la hazaña del Saint-Etienne

Varias intervenciones de mérito del guardameta y un gran gol de chilena del centrocampista dieron la primera victoria al Sochaux.

Pouplin y Doubai evitan la hazaña del Saint-Etienne
Saint-Etienne
0
1
Sochaux
Saint-Etienne: Ruffier; Brison, Perrin, Mignot, Ghoulam; Clement, Lemoine, Hamouma (Brandao, min. 60), Cohade, Gradel (Diomande, min. 28) (Guilavogui, min. 36); Aubameyang.
Sochaux: Pouplin; Corchia, Peybernes, Kante, Roussillon; Doubai, Traore, Contout, Roudet (Boudebouz, min. 82), Camara (Yartey, min. 70), Bakambu.
MARCADOR: 0-1, min. 75, Doubai.
ÁRBITRO: Said Ennjimi (FRA) amonestó a Lemoine (min. 5), Roussillon (min. 14), Corchia (min. 33), Perrin (min. 72), Pouplin (min. 85) y expulsó por roja directa a Brison (min. 10).
INCIDENCIAS: Partido perteneciente a la quinta jornada de Ligue 1 francesa disputado en el Stade Geoffroy Guichard.

Partido con mucha tensión el que se disputó esta jornada en el Stade Geoffroy Guichard entre el Saint-Etienne y el Sochaux. El equipo local encaraba el partido después de dos victorias por goleada, dispuesto a sumar una tercera ante un Sochaux que había perdido los cuatro partidos de liga disputados.

El Saint-Etienne comenzó el partido con muchas ganas y agresividad, y antes de cumplirse los primeros cinco minutos del encuentro ya habían dispuesto, Hamouma y Cohade, de dos ocasiones de gol. Entre Pouplin y Peybernes lograron mantener el empate en el marcador.

Sin embargo, el partido se torció para los locales cuando el colegiado Said Ennjimi expulsó a Jonathan Brison. El lateral realizó una brutal entrada sobre Roussillon que, por fortuna, no sufrió una dura lesión de rodilla. Con un jugador más sobre el terreno de juego el Sochaux empezó a asentarse en el partido, controlando la posesión del balón, aunque sin acercarse con peligro a la meta de Ruffier.

La mala suerte se cebaba con un Saint-Etienne que veía como Diomande tenía que retirarse lesionado, apenas diez minutos después de haber entrado al campo en sustitución de Max Gradel.

A pesar de todo, los locales consiguieron llegar al descanso sin haber sufrido ocasiones de peligro y consiguiendo inquietar el marco defendido por Pouplin un par de veces, por mediación de Hamouma.

En la segunda parte el Saint-Etienne salió dispuesto a dar la cara a pesar de jugar con uno menos. Aubameyang apareció por fin en el partido y obligó al portero rival a esforzarse al máximo para mantener la igualada en el marcador. Sin embargo el gol seguía sin llegar y el equipo se encontraba cada vez más cansado.

A falta de quince minutos de partido, en una de las pocas ocasiones del Sochaux, Doubai adelantó a su equipo. Un rebote en un córner que le cae al mediocentro en la frontal y con un remate acrobático bate a Ruffier. Continuaba la mala fortuna del Saint-Etienne en el encuentro y, aunque siguieron intentando igualar el marcador, y estuvieron muy cerca de lograrlo en alguna ocasión, poco a poco el partido se les fue escapando.

Finalmente el Sochaux logró su primera victoria del año. Victoria sufrida y con fortuna en un partido repleto de amonestaciones, juego duro y pérdidas de tiempo.