Georginio Wijnaldum, malabarista por destino

Aunque el fútbol no era su afición de niño, a sus 21 años, Wijnaldum es considerado una de las perlas de la siempre prolífica cantera holandesa. Se caracteriza por desarrollar un fútbol alegre y técnico. La Eurocopa, un sueño.

Georginio Wijnaldum, malabarista por destino
Georginio Wijnaldum celebrando un gol esta temporada con el PSV. (Foto: Reuters Pictures)

Georginio Gregion Emile Wijnaldum nació el 11 de Noviembre de 1990 en la ciudad holandesa de Rotterdam. Georginio no tuvo la mejor de las infancias, pues sus padres se separaron cuando él era todavía un niño pequeño – tenía alrededor de 6 años-. Por entonces, la madre de Wijnaldum se fue a vivir a la capital de los Países Bajos, Ámsterdam, por lo que nuestro protagonista pasaría los últimos años de su infancia bajo el amparo de su abuela. Cabe destacar que no eran numerosas las veces que se podía ver al pequeño Georginio junto a un balón, ni mucho menos, pues el fútbol no despertaba en él un gran interés. De hecho, él prefería las actividades relacionadas con la gimnasia, como por ejemplo, los malabares. Lo que Wijnaldum no sabía era que, más tarde, dejaría en cada sesión boquiabiertos a los espectadores a través del mismo arte. Sin embargo, los malabares no se ejecutarían con objetos circenses, sino con un balón de fútbol.

Todo empezó cuando Wijnaldum, con alrededor de 7 años, fue invitado a enrolarse en la cantera del Sparta de Rotterdam. Georginio, aunque reacio, le dio una oportunidad a este deporte. El fútbol ganó bastante con su decisión; sus compañeros de equipo, también. Aquel equipo de niños pequeños de la ciudad de Rotterdam ganaría dos torneos consecutivos desde la llegada de Wijnaldum. Su afición por el fútbol empezaba a florecer.

En la vida todo llega tarde o temprano, y las ofertas destinadas a llevarse a Georginio no iban a ser menos. Los grandes equipos del país se rifaban a este hábil media punta. Sin embargo, fiel a su palabra, Wijnaldum desarrollaría sus habilidades futbolísticas durante otros cinco años en el Sparta de Rotterdam. El Sparta disfrutó de su calidad futbolística y humana hasta el año 2004, cuando el Feyenoord se hizo con los servicios de Georginio. Tres fueron las temporadas que Wijnaldum jugó en el filial del Feyenoord. Este período en una de las canteras más prolíficas del fútbol europeo sirvió a Wijnaldum para asentar las bases de su juego y conocer las más diversas variedades tácticas – la mayoría de ellas de estilo ofensivo-. Georginio se adaptó al Feyenoord de la misma manera que el Feyenoord se adaptó a Wijnaldum. Él era diferente a todos los demás.

Su paso al profesionalismo se dio en 2007, cuando allá por el mes de abril, un jovencísimo Wijnaldum haría su debut con el Feyenoord frente al Groningen. Aunque su equipo perdió por 0 goles a 4, Georginio guarda un grato recuerdo de ese enfrentamiento. Se convirtió en el jugador más joven en la historia del Feyenoord en jugar un partido oficial – lo hizo con 16 años y 148 días-. Además, fue elegido hombre del partido. Durante los 5 años que Wijnaldum estuvo enrolado en las filas del Feyenoord, disputó un total de 131 partidos -en los cuales anotó 25 goles-, y estrenó su palmarés profesional tras la consecución de la KNVB Cup en la temporada 07/08. Wijnaldum se había ganado la reputación de gran promesa europea.

El pasado verano, Wijnaldum dejó atrás 14 años de fútbol en su ciudad natal. Rotterdam había sido la ciudad que le había ofrecido la oportunidad de demostrar al mundo, de una manera o de otra, la calidad que atesoraba. Los clubs de Sparta y Feyenoord de Rotterdam serían recordados a partir de ahora de una manera nostálgica. Eindhoven iba a ser su próxima casa, y el PSV, su siguiente club. La ambición por conseguir títulos y cinco millones de euros tuvieron la culpa del traspaso. Wijnaldum sabe que Eindhoven podría ser el puente que sirva de enlace para, posteriormente, pasar a formar parte de alguno de los mejores equipos del continente.

A mediados de marzo de esta temporada, Wijnaldum lleva acumulados un total de 37 partidos –entre Liga, Copa y Europa League-. Además, 12 han sido las veces en que el de Rotterdam ha visto puerta. Quizá al final de esta temporada Georginio pueda añadir algún otro título a su palmarés. El PSV se sitúa tercero en la Eredivisie – a tan solo un punto del AZ. Además, el conjunto dirigido por Jan Reker ha alcanzado los octavos de final de la UEFA Europa League. Sin embargo, lo tiene difícil para pasar de ronda, pues el Valencia, su rival, ganó el partido de ida, en Mestalla, por 4 goles a 2. El “10” del PSV marcó el segundo gol de su equipo, ya al final del encuentro; un gol que da esperanzas al conjunto holandés de cara al partido de vuelta. Por lo que respecta a la Copa de Holanda, el PSV se tendrá que enfrentar en un par de semanas al SC Heerenveen. De momento, los granjeros - apodo por el que se conoce al PSV- siguen vivos en las tres competiciones. Georginio Wijnaldum, junto con el sueco Toivonen y, sobre todo, el belga Mertens, intentarán dar una alegría a sus aficionados. Su estilo de juego, combinativo y alegre, deja lugar al optimismo.

Selección Holandesa

Wijnaldum siempre ha sido un habitual en las categorías inferiores de la selección holandesa. La selección sub-17, la sub-19 y la sub-21 han sido testigos de su calidad. Sin embargo, su estreno con la “orange” no se produjo hasta el pasado mes de septiembre, cuando la selección holandesa se enfrentó a la débil selección de San Marino. Holanda se dio un festín: 11-0 fue el resultado final. Wijnaldum disputó solamente los últimos minutos del encuentro. A pesar de ello, le dio tiempo a conseguir el último tanto del partido. Estrenaba, así, su marcador como internacional. Hasta ahora solamente le ha dado tiempo a disputar dos encuentros con la selección absoluta holandesa. Dos encuentros que pueden ser los primeros de una larga lista. Lo más probable es que Georginio Wijnaldum sea uno de los mejores jugadores europeos de aquí a unos pocos años. El primer paso hacia el estrellato puede ser la próximo Eurocopa, aunque entrar en la lista definitiva será un reto complicado para nuestro protagonista. Sin embargo, si hay algo que Wijnaldum siempre ha demostrado tener, es paciencia. Los éxitos vendrán solos