Wilfried Bony, objeto de deseo de Europa

El delantero del Vitesse, con 20 goles en 26 partidos esta temporada, es uno de las mayores piezas que ofrece el cercano mercado invernal en Europa.

Wilfried Bony, objeto de deseo de Europa
Bony sólo tiene un objetivo entre ceja y ceja, el gol ( Foto: Goal.com | Proshots)

Wilfried Bony, 24 años. Delantero del Vitesse Arnhem. Hasta aquí todo normal. Un futbolista más de los que intentan buscar un porvenir mejor en el ultraofensivo fútbol holandés, propicio para jóvenes valores que buscan adaptarse a Europa y dar el salto a ligas mayores. Pero los números que presenta el jugador costamarfileño han captado la atención de toda Europa, que ya tiene preparada las redes para pescar en las aguas del Gereldome.

El atacante marfileño acredita 20 tantos en 26 encuentros entre su equipo, el Vitesse, y la selección marfileña. Y guarda un cierto parecido en su trayectoria con Didier Drogba, compatriota e ídolo de Bony. Drogba tardó en explotar en el fútbol francés, pero cuando lo hizo a los 24 años, en la etapa en que militaba en el Olympique de Marsella, el Chelsea no dudó en firmar al crack marfileño para el primer año de José Mourinho en Stamford Bridge. Casi diez años después, el atacante aurinegro aspira a seguir los pasos de “Didi”.

Su precio, escaso, cercano a los 8 millones, no recoge toda la esencia de un futbolista fuerte, potente, que busca el choque y el cuerpo a cuerpo, además de desenvolverse francamente bien con espacio por delante. Guarda un cierto parecido en el estilo de juego con el ex futbolista del Chelsea, ahora en el Shanghai Shensua; como ya hemos dicho, salvo en el juego de espaldas, donde Drogba era todo un especialista en el noble arte de jugar en la punta de ataque sin mirar la portería rival. También tiene un aire al de Hulk, el nuevo crack del Zenit de San Petersburgo. Potentes, fuertes, rápidos, y con gran disparo con ambas piernas, lo que les facilita su salida por los dos perfiles hacia un lanzamiento a puerta con éxito, y dificulta la labor a los zagueros.

El marfileño ya probó fortuna en uno de los grandes de Europa en el año 2007. Concretamente, en el Liverpool, entrenado por entonces por Rafa Benítez, y que le desechó, tras arribar en Europa procedente del fútbol africano. Los 'reds' lo descartaron, pero no hizo lo mismo el Sparta de Praga, listo para firmar al delantero africano y asegurarse durante cuatro años un punta de gran proyección. Un título de liga, otro de copa, y 33 goles después, el Sparta de Praga vio como Bony emigraba al fútbol holandés en busca de mejor fortuna.

Italia, Porto, Liverpool y Atlético, entre los candidatos

Muchos son los equipos que se han dirigido hacia las oficinas del Vitesse para preguntar por Bony. Rodeado de talentos como Marco van Ginkel, Kalas, Ibarra o Gaël Kakuta, además de un veterano de guerra como Theo Janssen, el Vitesse ha conformado una gran plantilla, que está disputando la liga esta temporada a los poderosos del fútbol neerlandés. Bony, la joya de la corona del Gereldome, va a ser una de las piezas más codiciadas del fútbol europeo en el próximo mercado invernal de fichajes.

Italia, con el interés de Juventus, a la caza de un delantero, de un Milán que busca remozarse en todas sus líneas y toda su estructura, además del Inter, Roma o el Nápoles; es el principal mercado del futbolista holandés, con un cartel muy codiciado en el fútbol transalpino. No obstante, otras ligas y otros equipos han mostrado deseo en contratar al jugador de 24 años. El propio Liverpool, que desechó a Bony cuando tenía 19 años, ha vuelto a la carga a por el delantero marfileño, y se habla de que prepara una suma importante de libras esterlinas para contratar al jugador del equipo de Arnhem. En la Premier también hay dos grandes pesqueros interesados en la pieza de Costa de Marfil. Chelsea y Newcastle siguen los pasos de Bony de cerca, no sólo el conjunto de Brendan Rodgers.

Pero el impacto de Bony es tal que otras ligas, además de la italiana y la inglesa, han puesto los ojos en el punta de los 20 goles... por el momento. Atlético de Madrid, y Porto también han señalado en rojo y mayúsculas el nombre de este africano que dará mucho que hablar en el futuro en el viejo continente. Además de todos estos nombres, el agente Dalimor Traore, representante del futbolista, se ve obligado día sí, día también, a tener que hablar ante la prensa de los constantes rumores que salen sobre el futuro de su representado. No sólo Italia, Inglaterra, España y Portugal son candidatos a contratar al heredero de Didier Drogba; Francia, con los petrodólares del PSG, o el buen hacer económico de Alemania, además del potencial económico de la Europa del Este, están entre las posibilidades para que Bony salga del Vitesse y recale en otra ciudad europea.

La única desventaja con la que parte este fichaje en enero es que Bony ya ha jugado competición europea esta temporada. El Vitesse jugó dos rondas previas de la Europa League, en las que terminó eliminado ante el Anzhi de Samuel Eto'o. Para los equipos que disputen Champions League, el problema es menor, ya que pueden inscribir a un futbolista que haya jugado la Europa League para la segunda fase de la Copa de Europa. Sin embargo, equipos como Chelsea, Inter, Nápoles, Liverpool o Atlético de Madrid tendrán muchos problemas para contratar al futbolista en enero por esta circunstancia, ya que el africano no podría jugar con ellos la segunda competición continental. Relacionado con muchos clubes, Bony tiene vía directa a uno de los grandes de Europa.

La puja por el futbolista está abierta. El Vitesse no podrá pelear por retenerle, ni tampoco podrá soñar con mantener en nómina a sus mejores baluartes de futuro. Bony es el nuevo capricho de medio continente, la nueva joya del fútbol de África. Con sus 20 tantos, y su calidad, nadie imagina el techo de este atacante de 24 primaveras, recién cumplidos el 10 de diciembre. Más allá de estos fríos datos, y de un precio alto en una caza sin tregua por el codiciado jugador, está la seguridad de que Wilfred Bony lleva el gol en la sangre, y acabará por triunfar lejos de Holanda, como ya hicieran en los últimos años  Van Basten, Van Nistelrooy, Van Hooijdonk, Romario, Ronaldo, Zlatan Ibrahimovic y otros grandes killers que han recalado en Holanda, y salido desde allí a las grandes ligas de Europa.