El Feyenoord rescata la victoria al final

Tres puntos más para un equipo rojiblanco que tuvo que pasar sangre, sudor y lágrimas para derrotar a un ADO La Haya combativo. Ambos equipos acabaron con diez, por las expulsiones de Martins Indi y Beugelsdijk. (Foto: VI Images)

El Feyenoord rescata la victoria al final
Feyenoord
3
2
ADO La Haya
Feyenoord: Mulder; Elbadellaoui (Nelom, 62'), De Vrij, Mathijsen, Martins Indi; Clasie, Vilhena, Immers; Verhoek (Boëtius, 69'), Schaken (Mokotjo, 90'), Pellè
ADO La Haya: Coutinho; Omeruo, Wormgoor, Beugelsdijk, Supusepa (Vicento, 89'); Holla, Toornstra, Meijers; Poepon (Elbers 24'/ Malone 62'), Chery, van Duinen
MARCADOR: 1-0, min. 14, Pellè; 1-1, min.15, van Duinen; 2-1, min.46, Immers; 2-2, min.56, Holla; 3-2, min.85', Chery P.P.
ÁRBITRO: Ruud Bossen. Amonestó a Elabdellaoui y Mokotjo (Feyenoord); y a Wormgoor, Supusepa, Meijers, Toornstra, y Vicento (ADO La Haya). Expulsó a Martins Indi (Feyenoord), y a Beugelsdijk (ADO La Haya).
INCIDENCIAS: Partido de la 17º jornada de la Eredivisie, disputado en De Kuip (Rotterdam).

Hasta el final, cuando se vislumbraba el final del partido, y la agonía era mayor, tuvo que esperar el Feyenoord de Rotterdam para cantar victoria y sumar tres puntos más en su loca carrera hacia el liderato de la Eredivisie holandesa. Y aunque no sea un equipo de tronío y enjundia en el panorama neerlandés, ayer fue un grandísimo rival para el primer equipo holandés en conseguir la Copa de Europa. El ADO La Haya encontró todo tipo de pruebas en el partido que fue superando con éxito, hasta que Chery tuvo la desgracia de anotar un auto-gol que suponía el triunfo local.

Hubo pelea desde el primer minuto, con un Feyenoord de Koeman mandón, ante un ADO La Haya respondón en todo momento, que intentó devolver cada golpe que recibía durante el envite con la misma o más fuerza que endosaba el conjunto local sus 'directos' al mentón verdeamarillo en busca del 'knock-out' futbolístico. Es decir, el gol. Antes de que Graziano Pellè hiciera de las suyas en el área local, la parroquia “feyenoorder” reclamó penalti en una caída de Elabdellauoi en el área de Coutinho. Antes, Toornstra avisaba de las intenciones de los chicos de Steijn.

Tres minutos después, el espigado italiano disparaba con suerte y hacía el primer gol del Feyenoord. Su lanzamiento tocaba en su marcador, y hacía inútil la estirada del meta de los visitantes. Casi por inercia, el golpe encajado por el conjunto de La Haya era devuelto al instante con la misma fuerza. El internacional sub 21 Van Duinen empataba el partido en un ataque rápido y eléctrico de los verdeamarillos, ayudado por los fallos defensivos del Feyenoord.

Aunque con empate a 1, el partido se mantuvo en ese escenario de igualdad y juego trepidante que hacía vibrar “La Bañera”. El empuje local y el alto ritmo del duelo hizo que el partido traspasara los límites del juego duro y cayera en juego violento, con constantes choques y acciones bruscas entre futbolistas de ambos equipos. La alta tensión del partido nubló el buen juego que estaban mostrando los unos y los otros. De hecho, la gran cantidad de ocasiones de los primeros minutos se fue diluyendo, hasta que al final del primer tiempo, el Feyenoord encontró un penalti sobre Pellè que Immers transformó en el 2-1 parcial, con el que se llegó al descanso.

Cuando el segundo tiempo comenzaba casi moribundo y sin ritmo, un extraño penalti de Martins Indi sobre el goleador Van Duinen puso picante al duelo. El Feyenoord quedaba con uno menos en el minuto 55', y Holla igualaba el partido con un penalti fuerte y centrado que engañó a Mulder. Dos minutos más tarde, el árbitro decidía mandar a la caseta a Beugelsdijn por un codazo en el salto sobre Immers. El susto de verse con uno menos se pasó de inmediato con la vuelta a la igualdad numérica, y el partido se hizo de los locales.

A punto estuvo de estropearlo el italiano Pellè, omnipresente, con una acción absurda que el árbitro Bossen le perdonó incomprensiblemente, cuando golpeó a un rival sin motivo aparente dos minutos después de la expulsión del futbolista visitante. Por suerte, el trencilla “se borró” de tomar una decisión, y el partido continuó. Immers pudo anotar el segundo en su cuenta particular minutos después, pero hasta los instantes finales no pudo ganarlo el Feyenoord.

Córner rematado por Pellè que rechaza Coutinho. El rechace le cae a Verhoek, que falla en el área pequeña incomprensiblemente. La defensa del ADO despeja, pero el conjunto de Koeman logra volver a ponerla al segundo palo. Peina De Vrij, y Chery no logra despejar, introduciéndola en la portería, cuando restaban cinco minutos para el final. Los visitantes apretaron hasta el final del duelo, en busca del empate, pero no hubo forma de derribar la improvisada defensa local, que ganó con sufrimiento un duelo que tuvo de todo.