El milagro de Hereford

Cinco de febrero de 1972. Estadio de Edgar Street lleno hasta la bandera, con todos los aficionados dispuestos a ver al equipo local, el Hereford United, equipo de quinta división inglesa, intentar batir al Newcastle, equipo de First Division. Nadie esperaba ver lo que ocurrió en el terreno de juego ese día, cuando el modesto equipo de aficionados logró remontar al Newcastle para pasar la Tercera Ronda de la FA Cup. El mejor encuentro de la historia de la FA Cup.

El milagro de Hereford
El milagro de Hereford.

Han pasado 40 años y aún se recuerda en la ciudad de  Hereford y en media Inglaterra lo ocurrido en el estadio de Edgar Street el 5 de febrero de 1972. Allí se disputaba el partido de replay de la tercera ronda de la FA Cup entre el equipo local, el Hereford y el Newcastle. El Hereford era un equipo de aficionados, que se encontraba en la quinta división del fútbol inglés, fuera de la Football League que incluye las 4 primeras divisiones, mientras que el Newcastle jugaba en la antigua First Division, lo que ahora es la Premier League. Además contaba con varias estrellas a nivel nacional, como Malcolm MacDonald, uno de los grandes delanteros del país.

David contra Goliat

El Hereford, equipo fundado en 1924, siempre ha sido un equipo modesto en el fútbol inglés. Su mayor logró, sin contar su eliminatoria ante el Newcastle, fue el ascenso a la Second Division, ahora Championship, y segunda división del fútbol inglés en 1976. En 1972 estaban dirigidos por Colin Addison, que también hacía de jugador en muchos encuentros, incluidos los dos disputados ante el Newcastle. Addison había jugado en equipos punteros de Inglaterra como el Nottingham Forest o el Arsenal, y posteriormente acabaría entrenando a equipos importantes como el Atlético de Madrid en el que estuvo una temporada. En aquel momento tenía  32 años y acabaría retirándose como jugador en el Hereford la temporada siguiente.

La plantilla del Hereford no podía competir ni de lejos con la del Newcastle. Mientras los visitantes contaban con internacionales en sus filas y con jugadores con muchos partidos en First Division a sus espaldas, en el Hereford pocos habían disputado muchos encuentros en divisiones altas del fútbol inglés. Fred Potter, el portero, había debutado y jugado 3 encuentros con el Aston Villa en First Division, pero aparte de eso nunca jugó por encima de la cuarta división. Ken Mallender, lateral izquierdo, había jugado diez años entre First y Second Division, destacando en el Sheffield United y en el Norwich, donde llegó a ser capitán, antes de llegar al Hereford. También Alan Jones, central galés había jugado con el Swansea en las segunda, tercera o cuarta divisiones inglesas. Los demás jugadores del once inicial, sin contar a su entrenador Addison, nunca habían jugado al fútbol profesional, y grabaron sus nombres en letras de oro en la historia del fútbol inglés.

El Hereford forzó el partido de 'replay' tras empatar en St James' Park ante 34.000 espectadores

Antes del histórico partido en Edgar Street, el Hereford había tenido que visitar St James’ Park, estadio del Newcastle. Allí ya consiguió un resultado increíble, empatando a dos y obligando a los locales a visitar su campo para intentar pasar la eliminatoria. Brian Owen silenció el campo a los 17 segundos de encuentro con el primer gol para el Hereford, pero después el Newcastle remontó gracias a goles de MacDonald y de John Tudor. Sin embargó, el entrenador-jugador Colin Addison consiguió el empate que llenó de júbilo a los 5.000 seguidores del Hereford que habían acudido a un St James’ Park que contaba ese día con 34.301 espectadores más.

La eliminatoria, por tanto, tuvo que irse al ‘replay’, encuentro para el que ya estaban acostumbrados los futbolistas del Hereford, que ya habían tenido que jugar un partido de desempate en primera ronda ante el King’s Lynn, y dos ante el Northampton en segunda ronda. Todo Hereford se volcó con el equipo. El estadio del modesto equipo, Edgar Street, se llenó completamente, e incluso se podía ver a gente trepando por los árboles y las torretas de iluminación para poder ver el encuentro.  Todos querían ver a su equipo plantarle cara al Newcastle, aunque, como en toda Inglaterra, muy pocos confiaban de verdad en la victoria local.

El partido más sorprendente de la historia de la FA Cup

Ni siquiera los propios jugadores del Hereford se podían imaginar lo que iba a ocurrir. Todo parecía indicar que iba a ser una victoria amplia para el poderoso Newcastle, con el rumor de que Malcolm MacDonald afirmaba que iba a meter 10 goles en el encuentro, algo que posteriormente él mismo negó hace unos años en una entrevista. La BBC tenía previsto mostrar sólo un vídeo corto sobre el resumen del partido, centrándose más en otros encuentros que a priori tenían más nivel como el Liverpool-Leeds United y el Preston-Manchester United. Por ello mandaron como comentarista a un joven periodista de 26 años, John Motson, que estaba comenzando su carrera. Sin embargo, y debido a lo ocurrido en el partido, acabó siendo ‘Match of the Day’.

El partido se disputó en un terreno de juego pequeño, húmedo y en condiciones bastante precarias, algo que favorecía los intereses locales, al no poder el Newcastle desplegar todo su juego. Los visitantes tuvieron ocasiones muy importantes para ponerse por delante en el marcador durante todo el encuentro, incluidas algún tiro a los palos y un gol anulado a Malcolm MacDonald por falta previa de John Tudor. También el Hereford tuvo ocasiones para marcar y un cabezazo al poste, pero el primer gol del encuentro no llegó hasta el minuto 80.

A falta de 10 minutos para el final del encuentro apareció Malcolm MacDonald. El ex-internacional inglés vio llegar el centro desde la derecha de Viv Busby y lo cabeceó a la perfección al fondo de las mallas. El gol fue un golpe duro para el Hereford y en especial para toda la afición que veía imposible la remontada. Nadie esperaba que un equipo de aficionados pudiese remontar a otro de First Division con un gol en contra a falta de 10 minutos para el final.

Malcolm MacDonald adelantó al Newcastle, pero sólo dos minutos después Ronnie Radford mandaba el partido a la prórroga con un maravilloso gol

Colin Addison buscó cambiar el encuentro metiendo en el campo a Ricky George, delantero, por un defensa,  Roger Griffiths. Y lo consiguió. Un balón peleado y ganado por George significó el comienzo de la jugada del empate. El delantero se giró y pasó atrás a Mallender que la puso arriba para que cabecease Meadows. La defensa despejó ese balón, pero no con la suficiente fuerza. Esa pelota le llegó a Ronnie Radford, que tras una pared con Brian Owen consiguió disparar. Y de que manera, colando el balón por la escuadra derecha de la portería visitante.

Fue un gol increíble, que sería elegido a final de temporada como el gol del año, un tanto que hizo estallar de júbilo a todos los presentes en las gradas. Se produjo entonces una invasión de campo que será siempre recordada en Inglaterra. Cientos de personas corriendo detrás de Radford que seguí celebrando su gol con los brazos en alto. Todo el público se abrazaba a los jugadores, en una imagen preciosa que quedará guardada durante toda la historia.

La prórroga

El gol llevaba el partido a la prórroga, dándole la opción al Hereford de remontar el encuentro, y dándole a Ricky George 30 minutos más para buscar su gol. Y este llegó en el minuto 103. La pelota le llegó a Dudley Tyler, que realizó un pase al área con fuerza, aunque bien podía haber sido un disparo fallido. Lo importante fue que el balón le llegó a Ricky George, que controló y en dos toques logró cruzar el balón, haciendo inútil la estirada de Willie McFaul, que sólo pudo mirar como el balón se metía en la portería, significando la remontada final del Hereford. De nuevo hubo invasión de campo y todo el mundo fue directo a abrazar a Ricky George, el hombre que daba la ventaja al Hereford.

Ricky George dejó su nombre escrito en la historia de la FA Cup con su gol en la prórroga que significó la victoria para el Hereford

Una ventaja que conservaron hasta el final, completando así una victoria histórica, quizás la más sorprendente y la más bonita de toda la historia de la FA Cup.  Más de 40 años han pasado ya desde ese partido, pero posiblemente ni aunque pasen otros 40 será olvidado en Inglaterra. Y menos aún en la ciudad de Hereford, que ha visto como su equipo ha descendido esta temporada de nuevo a la quinta división del país, la Blue Square Bet Premier, pero que siempre tendrá en sus recuerdos aquella vez que vencieron al gigante Newcastle y que pudieron ver a Ronnie Radford y a Ricky George haciendo historia.