A Ferguson le faltan piezas

A Ferguson le faltan piezas

A menos de diez días del comienzo de la Premier League, el Manchester United no ha incorporado a los futbolistas que necesita para mejorar las escasas prestaciones de la pasada temporada. Solamente la incorporación de Kagawa ha cubierto una de las posiciones que los diablos rojos necesitan reforzar. Los laterales, el distribuidor y el delantero centro, las prioridades

El Manchester United 2012-2013 sigue en el garaje y con dificultades para arrancar. A falta de menos de diez días para que los Red Devils comiencen la reconquista de la Premier League y de Europa, Sir Alex Ferguson continúa trabajando con su secretaría técnica intentando comprar las piezas que den nuevas prestaciones al monoplaza de Old Trafford. El bólido rojo gripó la campaña pasada en los circuitos ingleses y europeos y en esta nueva temporada sus mecánicos todavía no han reparado las deficiencias y las carencias que mostró en las últimas carreras.

Solamente Kagawa ha subsanado uno de los fallos eléctricos que mostraba el coche de Sir Alex Ferguson: la mediapunta. El fichaje del futbolista asiático fue un buen comienzo en la ardua tarea de reparar una máquina oxidada pero el trabajo no ha continuado. Ni en defensa, ni en el medio campo, donde desde hace dos campañas se busca un distribuidor que pilote la nave de los Red Devils, ni en la delantera ha llegado ningún jugador. Rumores, muchos, ofertas, algunas, pero, realidades, pocas.

Reconstrucción defensiva

La pasada campaña el Manchester United fue el segundo equipo menos goleado de la Premier League. Sin embargo, y aunque solo encajaron 33 goles, los Red Devils no mostraron la seguridad defensiva exhibida, sobre todo en Europa, en años anteriores.

"El United, a pesar de no mostrar gran seguridad defensiva, solo encajó 33 goles la pasada campaña"

Es por ello que Ferguson quiere contratar a varios jugadores que refuercen su retaguardia para así volver a levantar el muro infranqueable que hace dos años llevó al United a la cima de Inglaterra y de Europa. La vuelta tras lesión de Vidic y la explosión de Phil Jones resultan fundamentales para una zaga que se resiente por el descenso en el rendimiento de Evra y Ferdinand. Baines, lateral izquierdo inglés del Everton, es el futbolista que más papeletas tiene para sumarse a una línea de cuatro en la que Rafael Da Silva, más maduro tras sus buenos Juegos Olímpicos, tendrá un papel destacado. Por ahora, Valencia, el chico para todo de Ferguson, ocupa su lugar.

Playmaker

Los últimos veranos, ganen o pierdan la Premier o la Champions League, el United y Ferguson tienen el mismo dilema: fichar un distribuidor. Ferguson sigue buscando a su ‘playmaker’, el futbolista que dé sentido al juego de los Red Devils, hilvane con los extremos y los medios y libere a Rooney de su doble-función: elaborar y golear.

El mánager escocés sigue sin dar con el jugador que ponga en funcionamiento la sala de máquinas del Manchester United. Tras la retirada de Scholes el problema en la zona media del campo se acrecentó y ni el fuego de la aparición de Cleverley, al que las lesiones le consumieron, ni la vuelta del pelirrojo medio ni los experimentos con Giggs y Rooney lo solventaron.

"Ni la vuelta de Scholes, ni la aparición de Cleverley ni los experimentos con Rooney y Giggs han solucionado el problema en la creación del United"

Antes esta necesidad de fichar a un futbolista de este perfil, los agentes han ofrecido a muchísimos futbolistas a la secretaria técnica de Old Trafford y la lista de nombres publicada por la prensa británica para cubrir esta posición es kilométrica: Tiote, Modric, Eriksen, Cabaye, Elm, Moutinho… Aunque, como en los últimos veranos, la opción más cercana, que no posible, podría ser el fichaje de Sneijder. Tres años llevan flirteando el medio holandés y el United y el Inter de Milán podría, en este tercer verano de acercamientos e intereses, dejar emigrar a Inglaterra al internacional tulipán.

Lucas Moura y Van Persie

89 goles anotó el United en la Premier League la pasada campaña, 27 de ellos de Rooney, pero no fueron suficientes para ganar ningún título. El Manchester United tiene ‘rooneydependencia’, un mal que la temporada pasada le hizo enfermar en Inglaterra y caer en Europa. Ni Berbatov, ni Owen, ni Macheda ayudaron al delantero de Liverpool en su lucha titánica contra la interminable nómina de delanteros del Manchester City. Solamente Welbeck le escudó en su dura disputa.

Esta temporada, y sin que ni Berbatov, Macheda y Owen, aunque los dos primeros sigan en la plantilla de Old Trafford, sean opciones reales, Ferguson ha priorizado la contratación de un hombre ofensivo. Un futbolista que complemente a Rooney y Welbeck en la faceta goleadora. Las bandas y la mediapunta están bien cubiertas con Young, Nani, Valencia, Giggs y Kagawa y el mánager escocés busca un futbolista diferente, que no sea un delantero clásico, que complete el armamento de los diablos rojos.

La primero opción fue Lucas Moura. Ferguson habló públicamente del “interés y la oferta del United” aunque, al final, fue insuficiente. El elevado sueldo demandado por Moura y su agente y las altas pretensiones del Sao Paulo, que llegó a pedir 40 millones por el joven atacante, lejos de los 35 que llegó a ofrecer el United, terminó con Moura en París. Ferguson censuró el fichaje del PSG al considerar “increíble que un club pagara 43 millones por un jugador de 19 años”. Sin embargo, Moura jugará a partir de enero en el Parque de los Príncipes y Sir Alex tendrá que seguir buscando una estrella.

"El alto precio de Moura y la falta de interés en la negociación del Arsenal por Van Persie están lastrando la búsqueda de un atacante del United"

Descartado Moura, la otra opción que está manejando el United es Robbie Van Persie, el máximo goleador de la Premier League que ha manifestado su deseo de dejar el Arsenal. El Manchester United ha hecho una oferta, cercana a los 20 millones de euros, aunque, como ha desvelado Ferguson “el Arsenal está estudiando las ofertas de otros equipos” (entre ellas la del City) y “no tiene buenas sensaciones “respecto al fichaje del capitán Gunner.

A Ferguson no le salen las cuentas y el dinero que hay en las arcas de Old Trafford tampoco le ayuda a cuadrar los números y los futbolistas. El duelo de Goodison Park ante el Everton se acerca y su máquina sigue sin carburar. Ni el joven y prometedor Powell ni el genial Kagawa, las únicas contrataciones hasta ahora, son suficientes para reciclar a un conjunto que sigue viviendo del trabajo y la elaboración en el juego de dos veteranísimos como Giggs y Scholes y de la inspiración de Rooney, Nani y Young. Al mánager escocés le faltan piezas en defensa, en el medio campo y en ataque para conseguir encajar el puzle que le dé un conjunto fiable y efectivo que le permita competir con garantías en Inglaterra y en Europa. Aún quedan 22 días para que se cierre el mercado y para que los rumores y las intenciones sean realidad pero, a día de hoy, el United no se ha quitado la piel de la pasada campaña.