Pardew buscará mantener al Newcastle en la brecha

En menos de seis días el Newcastle se enfrentará al Tottenham para disputar el primer partido para las 'urracas' de la Premier League esta temporada. Afrontan una campaña en la que se sueña con mejorar los registros. Pero los refuerzos de los equipos rivales ponen en duda la capacidad del Newcastle por mantenerse arriba. La mejor noticia, la no salida de Demba Ba.

Pardew buscará mantener al Newcastle en la brecha
FOTO: The Sun.

La tempestad acabó, pero en la memoria de los aficionados del Newcastle perdurará el mal momento que se pasó en la temporada 2008-2009, cuando se descendió y se dejó por primera vez en 25 años la Premier League. Concretamente desde 1993 no ocurría algo así. Un club donde han militado jugadores de la talla de Shearer, Owen, Gary Speed (recientemente fallecido) o Shay Given. El primero tuvo que hacerse cargo del banquillo en el tramo final de dicha temporada con el complicado objetivo de salvar al equipo de la catástrofe. Su efímero proyecto se fue al traste y el Newcastle bajó a la Premiership.

No comenzaba bien el verano para "las urracas". Con el ajetreo en los banquillos, el dueño del club, Mike Ashley, decidió poner el equipo a la venta por una cifra cercana a los 100 millones de libras. El mismo día que se firmó como entrenador a Hughton, Ashley confirmó que finalmente no vendería el club por el momento. A partir de ahí la situación mejoró, hasta tal punto que el Newcastle acabó la temporada ganando el campeonato y sellando el billete a la Premier con cinco partidos de antelación. El equipo de Newcastle upon Tyne había vuelto a la máxima competición nacional.

Alan Pardew, cinco años y medio de confianza

Pero por inercia, algo preocupantemente común en el mundo del fútbol europeo, cuando un entrenador consigue el ascenso, en muchos casos poco dura en la liga superior. Y le ocurrió lo mismo a Hughton. Malos resultados que propiciaron su cese como entrenador del Newcastle. En su lugar llegó Alan Pardew, el cual llegaba de entrenar a equipos como Southampton, Chartlon Athletic, West Ham o Reading. Se firmó un contrato muy largo, quizá porque Ashley y sus ayudantes preveían que los éxitos llegarían con un futbolista de medio pelo en el panorama internacional pero que se estaba forjando un nombre en los banquillos ingleses. Ahora afrontaba un reto mayúsculo: devolver al Newcastle a Europa.

Se vendió a Carroll, a Barton, a Nolan y a José Enrique en 2011. Se compró a Ba, Cabaye, Ben Arfa, Santon o Cissé

Sin margen de maniobra, dirigió al equipo como pudo por la media tabla con actuaciones que dejaban que desear para el aficionado más vetusto y viejo pero que alentaban a la mejoría. Se finalizó la temporada en la decimosegunda posición. Pero en esa media temporada no fueron los partidos lo más destacado del primer proyecto de Pardew, sino la controversia surgida en torno a la venta al Liverpool del pilar del Newcastle, Andy Carroll, el cual hasta entonces estaba sosteniendo al equipo de goles trascendentales. En 20 partidos había marcado 11 goles, por no hablar de la importancia que tuvo en la Premiership. En el último día de traspaso y con la campana sonando, el Liverpool se hizo con sus servicios pagando 35 millones de libras, el fichaje más caro en la historia del equipo 'red' y la mayor cantidad pagada por un jugador inglés hasta entonces. El equipo de la ciudad de los Beatles utilizaba el dinero embolsado por Torres (50 millones de libras) para conseguir un delantero de caché. Los aficionados del Newcastle mostraron durante días su descontento, pero Pardew consiguió la permanencia y su beneplácito.

2011-2012. Una temporada de ensueño con un final agridulce

La confianza puesta en Pardew se vio recompensada. Con las nuevas llegadas y con algunas salidas necesarias para dar un respiro económico, se rejuveneció el equipo y se le dio el brazalete de capitán a Coloccini. Demba Ba llegó procedente del West Ham y el rendimiento del senegalés fue mayor de lo esperado: Marcó más de 10 goles en la primera vuelta y se hizo con el premio al mejor jugador del mes de diciembre. Su marcha a la Copa de África junto con Tioté propició que el Newcastle bajase su rendimiento hasta salir de puestos Champions, en los cuales se había acomodado relegando al Tottenham, Liverpool o Chelsea al ostracismo. Pero por entonces se firmó a Pappis Cissé, proveniente del Freiburg. Su rentabilidad fue máxima, hasta tal punto que cogió los galones del equipo y, a pesar de la sequía de Demba Ba (al cual le pudieron afectar los rumores de su posible salida al Liverpool), y tras diez partidos con la camiseta del Newcastle su coeficiente goleador estaba por encima de uno.

A pesar de las circunstancias y de algunas lesiones, con el mediocampo formado por Tioté y Cabaye, con unas bandas compuestas por Ben Arfa y Jonas Gutierrez y una delantera que atemorizaba a las defensas inglesas, se combatió la irregularidad de la segunda vuelta y la falta de un central sólido que acompañase a Coloccini. Hasta la última jornada el Newcastle tuvo opciones de clasificarse para la Champions League, pero dependía de terceros después de no hacer un gran final de campaña. No cumplió al perder frente al Everton (3-1) y acabó quinto, justo detrás del Tottenham, que no había conseguido superar al Arsenal y finalmente se quedó sin Champions por la consecución de la misma por parte del Chelsea, que había finalizado sexto.

2012-2013. Sin salidas pero sin fichajes

Esta temporada que se acerca el aficionado volverá a ver jugarse en St. James Park la Europa League. Volverá a respirar el ambiente del fútbol europeo. La duda que se instala en el hincha es si con la plantilla con la cual se logró el quinto puesto dará a basto para cuatro competiciones. Best salió (no contaba en demasía para el técnico inglés) y llegó Bigirimana del Coventry City y Amalfitano del Reims, completando un Newcastle afrancesado (Ben Arfa, Cabaye, Amalfitano) a la vez que africano. No llegan fichajes de renombre mientras el Liverpool se prepara para asaltar la Premier con Allen como pieza de toque y Rodgers como general que copiará la obra compuesta por Guardiola en el Barcelona o Del Bosque en España para volver a intentar a españolizar el Liverpool, aunque esta vez sea tácticamente. El Arsenal tampoco se ha quedado atrás (Cazorla o Podolski más la recuperación de Wilshere para octubre además de alguna posible llegada de renombre y la posible llegada de Llorente tras la salida de Van Persie al Manchester United), mientras que Chelsea o Manchester United (y el City se incluye en esa terna) están haciendo esfuerzos económicos inalcanzables para el Newcastle, el cual se sitúa en una liga inferior.

Anita ha llegado para cubrir el lateral. Todavía falta un delantero que supla la baja de Ba y Cissé en enero por la Copa de África

Aún así, Demba Ba prosigue en el Newcastle a pesar de las cláusulas firmadas por las cuales si este verano llegaba un equipo inglés con siete millones de libras se podía llevar al senegalés. Pero hasta el momento no ha sido así y las ofertas han llegado de Turquía o Rusia, por lo que el Newcastle no cede. Una buena noticia que alegra - por ahora - el comienzo de temporada del aficionado "urraca". Solo lo haría en caso de que llegase Carroll o bien cedido o por unos 18 millones de libras, algo que según diferentes tabloides ingleses habrían ofrecido los de Alan Pardew por el que fuera su delantero. Más tarde se desmintió tal cantidad.

Pero la llegada de un delantero independientemente de la salida de Ba parece clara, ya que en el mes de enero se volverá a disputar la Copa África y los dos delanteros titulares (Ba y Cissé) se irán con Senegal para intentar cuajar una mejor actuación que en la anterior, donde se fueron en la fase de grupos a las primeras de cambio con un combinado que optaba a algo más. Además, un jugador que ya ha fichado por el Newcastle es Anita. Alrededor de siete millones de libras sería lo que va a pagar el Newcastle al Ajax por el lateral izquierdo, que también puede jugar en el mediocampo. Krul, portero titular de "las urracas", avalaba su fichaje: "“He jugado con él desde la Sub-15. Creo que está listo para la Liga Premier. Tiene buena habilidad para jugar en el mediocampo".

Una hipoteca que parece no llegar

Se quejaban los aficionados después de la salida de Carroll que Mike Ashley, presidente del Newcastle, había hipotecado el futuro del club para su beneficio, tratando al equipo de conjunto pequeño. Hasta ahora la jugada le salió satisfactoriamente después de las llegadas de unos jugadores que ofrecieron un rendimiento espectacular en relación con lo pagado (Ben Arfa, Ba, Cissé, Cabaye, Tioté...) además de la capacidad de Pardew para gestionarlos.