Punto estéril para el Aston Villa ante el WBA

Los hombres de Paul Lambert no pudieron regalar una victoria a su afición después de la sorprendente victoria ante el Manchester City en la League Cup. Long adelantó a los Baggies y Bent empató para los locales a falta de diez minutos. El equipo de Steve Clarke afianza su sexta plaza mientras los Villains siguen sin alejarse de la zona baja de la tabla.

Punto estéril para el Aston Villa ante el WBA
Aston Villa
1
1
WBA
Aston Villa: Guzan, Lowton, Vlaar, Clark, Bennett; Albrighton (N'Zogbia, min.66), El Ahmadi, Holman, Delph (Bannan, min.71); Benteke (Bent, min.68), Agbonlahor.
WBA: Foster, Olsson, McAuley, Jones (Tamas, min.45), Popov; Yacob, Morrison, Brunt (Dorrans, min.39), Mulumbu, Gera; Long (Lukaku, min.72).
MARCADOR: 01, min.51, Long. 1-1, min.80, Bent.
ÁRBITRO: Anthony Taylor (ING) amonestó a Delph (min.24) y a Tamas (min.94).
INCIDENCIAS: 6a jornada de la English Premier League disputada en Villa Park (Birmingham, West Midlands) ante 34 489 espectadores.

Hoy se respiraba fútbol en Birmingham. El encuentro invitaba a ello, ambos equipos se presentaban hoy con posibilidades de ganar después de inicios de temporada considerablemente diferentes. El West Brom, equipo ascensor por excelencia durante la última década, ha encontrado la fórmula para mantenerse en Premier League: jugadores muy trabajadores en todas las posiciones, un portero contrastado y la buena mano de entrenadores como Roberto Di Matteo, Roy Hodgson y ahora Steve Clarke. Año a año los Baggies han ido construyendo un equipo cada vez más compensado y ahora están recogiendo los frutos del trabajo. El Aston Villa persigue recuperar los tiempos de Martin O’Neill, cuando Villa Park era un campo prácticamente inexpugnable y sus jugadores podían crear problemas a cualquier equipo en Premier League, después de unos años inmersos en la mediocridad y de coquetear con el descenso, la directiva decidió fichar a Paul Lambert para remediar eso. El escocés, que subió al Norwich de League One a Premier League y consiguió mantener al equipo en la élite, parecía el hombre idóneo para cambiar la situación de los Villains. Durante las primeras jornadas, los resultados no fueron los esperados, pero la victoria en el Etihad en la Capital One Cup ante el City (2-4) da esperanzas de cambio a los hinchas en Villa Park. Hoy era el día idóneo para confirmar la recuperación con una victoria ante uno de los rivales ciudadanos (el Birmingham City está en segunda), históricamente inferior, pese a que su progreso en las últimas temporadas hacen que el WBA sea ahora mismo un rival correoso.

El West Brom ha encontrado la fórmula: jugadores trabajadores en todas las facetas del juego y un portero fiable

El partido no pasará a la historia, la falta de ritmo durante gran parte del encuentro fue alarmante y solo algunos chispazos de los jugadores más creativos de ambos equipos permitieron que el marcador se moviera. Shane Long adelantó a los 5 minutos de la segunda parte al WBA después de una internada de James Morrison por la derecha, un centro y un remate a bocajarro para poner el 0-1 en el marcador. Dos minutos antes el irlandés había visto como le anulaban un gol por claro fuera de juego, pero esta vez si pudo adelantar a su equipo. Darren Bent, que hoy no fue titular, empató para el Villa después de una jugada entrometida a partir de un córner para los locales. Quedaban pocos minutos para el final y el empate era un buen resultado para los visitantes, mientras que los Villains no demostraron la calidad suficiente en la línea de tres cuartos para inquietar a su rival durante los últimos minutos. Resultado justo para ambos equipos,

Perdonó el Villa

La primera parte contó con pocas ocasiones, pero el Villa pudo irse con una ventaja clara al descanso si hubiera tenido más acierto de cara a la portería rival, si bien es cierto que Ben Foster estuvo también muy inspirado para salvar a su equipo. La primera ocasión del partido fue para Shane Long, después de una jugada típicamente británica, centro al área, pase de cabeza de Morrison y posterior remate (también de cabeza) del expunta del Reading. Su remate marchó por poco, y eso que estaba completamente libre de marca, situación idónea para adelantar a su equipo. A partir de ahí, el Villa empezó a dominar la posesión (en los instantes finales de la primera parte se registraron índices de posesión insultantes a favor de los hombres de Paul Lambert), sin embargo, las ocasiones llegaron por errores defensivos del WBA o chispazos individuales de Brett Holman.

Brett Holman volvió al once titular en forma, su influencia se desvaneció durante el segundo tiempo

El australiano volvía de una lesión y fue el jugador más incisivo de los locales. Primero chutó de volea un tiro con efecto que a punto estuvo de batir a Foster, el cancerbero inglés desvió a córner con la yema de los dedos. Minutos después, el mismo Holman se buscaría el espacio después de marchar de dos defensores, su tiro con la izquierda fue también desviado a córner. La oportunidad más clara para los locales la tuvo Benteke, el punta nigeriano se deshizo de un defensor por potencia, se introdujo dentro del área y dribló orientándose el balón a su pierna derecha… pero su tiro, pese a ir bien direccionado, fue demasiado potente. La grada lamentó la oportunidad, y es que un gol al filo del descanso hubiera sido clave para desmoralizar al WBA, que pese a no haber tenido casi oportunidades durante la primera parte, estaba bien plantado sobre el terreno de juego y dejaba pocos espacios a los atacantes del Villa, un equipo con jugadores rápidos pero carente de imaginación en mediocampo.

Reparto de puntos en una insípida segunda parte

La segunda parte mostró un claro cambio de tendencia durante los primeros compases, el WBA atacó más, presionó más arriba y provocó errores de la defensa local, Long y los jugadores de banda por fin conectaba y el equipo consiguió crear varias ocasiones consecutivas. En una de ellas, llegó el gol. Morrison, en línea con el último defensor del Villa, cogió desprevenida la defensa y encontró el espacio para centrar al punta Shane Long para que este pusiera el 0-1 en el marcador. No era el resultado más justo después de ver la primera parte, pero la incapacidad del Villa para crear peligro a partir del gol fue alarmante, un síntoma de que, a pesar de mejorar su circulación de balón durante las últimas semanas, al equipo de Lambert le sigue faltando esa conexión entre mediocampo y delantera, los centros desde la banda son un recurso demasiado previsible y la mayoría de equipos están lidiando bien con la única y primaria amenaza que ofrece el Villa.

Los de Lambert introdujeron cambios a la espera de cambiar la dinámica del partido, sin embargo, el esquema de juego y las armas seguían siendo las mismas, solo un gol de Darren Bent en una embarullada jugada dentro del área pudo dar el empate a un Villa que, por lo que mostró durante la segunda parte, puede estar satisfecho con el punto aconseguido. Incluso Lukaku pudo poner el 1-2 en el marcador en los últimos minutos, pero Guzan salvo un punto para los locales que difumina un poco el optimismo conseguido entre semana.