Tarde sin goles en el Brittania Stadium

Ni Stoke ni Sunderland pudieron marcar un gol para acercarse a la zona media alta. Las mejores ocasiones llegaron para el Stoke, abortadas por un Mignolet que nuevamente salvó a los 'Black Cats'. Wilson, tras una entrada de Fletcher, se retiró del campo atendido por los servicios médicos y fue trasladado al hospital. / Fotos: Getty Images

Tarde sin goles en el Brittania Stadium
Stoke
0
0
Sunderland
Stoke: Begovic; Cameron, Huth, Shawcross, Wilson (Wilkinson, min.53); Kightly, Adam (Owen, min.79), Nzonzi, Whitehead, Walters (Etherington, min.71); Crouch
Sunderland: Mignolet; Gardner, O'Shea, Cuéllar, Rose (Bardsley, min.83); Larsson (Sessegnon, min.61), Cattermole, Collback, Johnson (Saha, min.89), McClean; Fletcher
ÁRBITRO: Mark Halsey. Amonestó a Rose (min.20), Whitehead (min.55), Crouch (min.69), Gardner (min.83)
INCIDENCIAS: 9a jornada de la English Premier League, disputada en el Stadium of the Light (Sunderland, Tyne and Wear, Inglaterra). 27,005 espectadores.

No se podía esperar algo muy diferente de un partido que reunía al equipo menos goleador, el Sunderland con sólo 6 goles, y al tercero en la misma clasificación, el Stoke -si bien hay tres equipos con 7. El encuentro acabó sin goles y con poco juego, al Sunderland le faltaba profundidad y al Stoke le falta calidad para intentar otra cosa pero lo compensan con un espíritu aguerrido que le da para ganarse el reconocimiento de su público.

En los primeros minutos el Sunderland dominó el balón, pero le faltaba la profundidad necesaria para poder convertir en gol la posesión, o al menos para tirar a puerta. Fletcher, que ha marcado 5 de los 6 goles en esta temporada para los de Martin O'Neill, estuvo desaparecido durante el partido debido a este problema. La ocasión más clara llegó para el delantero en los últimos minutos, recibió solo en el área pero recortó para acomodarse el balón y cuando disparó su balón se encontró con los zagueros locales que ya habían llegado, pudo haber sido penalti ya que tocó en las manos de un defensa. La ocasión llegó con Sessegnon ya en el césped, que comenzó en el banquillo y salió para sustituir a Adam Johnson. El de Benín se situó por delante de Collback y Cattermole, en la línea de tres junto a McClean y Larsson, que durante la primera parte forzaron las pocas ocasiones del Sunderland.

Larsson aprovechó su pegada a balón parado para crear peligro en la primera parte, una vez tiró a puerta por encima del larguero y en la siguiente centró para que rematara Cuéllar, el español inquietó a Begovic pero el balón ya se iba fuera. McClean, jugador vertical y de rapidez por el carril izquierdo, acusó el poco ataque del Sunderland y apenas pudo meter dos balones al área que fueron conjurados sin crear peligro.

El Stoke no tuvo más acierto pero sí tuvo ocasiones más claras. En el minuto 21, Mignolet salvó una doble ocasión tras una falta cometida por Rose, que recibió amarilla. El centro de Charlie Adam lo rechazó Mignolet, cuyo rechace provocó una segunda jugada que culminó en un tiro cruzado de Shawcross que volvió a abortar el portero belga. El arquero salvó al Sunderland tantas ocasiones como fue requerido. Sus minutos de más actividad volvieron a ser los finales, cuando salvó las ocasiones más claras del Stoke, incluida una bajo palos.

El partido acabó en el 98, por el tiempo perdido mientras se atendía a Wilson por una entrada de Fletcher. Sin embargo, el gol no llegó. Una vez más, cuando ya se acababa el partido fue cuando O'Neill dio entrada a Saha en el Sunderland, cuando ya no había tiempo para casi nada. Pulis siguió fiel a su estilo y siguió bregando esperando que cayera algún gol. 0-0 y un punto para cada uno.