La fortuna sonríe al Newcastle en el último minuto y vence al West Brom

El Newcastle recibía al conjunto dirigido por Steve Clark en un ambiente enrarecido por el tema de la publicidad en la camiseta además de la pobre regularidad mantenida hasta la fecha en Liga. Fue levemente superior el equipo visitante en el global, a pesar de comenzar perdiendo por un gol de Demba Ba (5 tantos ante este equipo en cuatro partidos) y acabar siendo derrotado por un gol en el tiempo añadido de Cissé sin querer y de rebote. Lukaku marcó, pero no fue suficiente.

La fortuna sonríe al Newcastle en el último minuto y vence al West Brom
FOTO: Reuters
Newcastle
2 1
WBA
Newcastle: Krul; Simpson (Cissé, 61'), Williamson, Coloccini, Santon; Ben Arfa, Perch, Cabaye, Gutierrez; Ba (Ameobi, 73'), Shola Ameobi (Obertan, 61')
WBA: Foster; Tamas, McAuley, Olsson (c), Ridgewell; Morrison, Mulumbu; Odemwingie, Gera, Dorrans (Rosenberg, 72'); Lukaku (Long, 65')
MARCADOR: 1-0, Demba Ba, 1-1, Lukaku, 1-1 Pappis Cissé.
ÁRBITRO: C. Foy amonestó a Perch, Mulumbu, Ridgewell, Cabaye y Jonas
INCIDENCIAS: Partido entre el Newcastle y el WBA en St. James Park. 47.000 espectadores.

Tioté estaba sancionado y Shola Ameobi volvía a ser titular en detrimento de Cissé, incapaz de retornar a un estado físico que le acerque a ese nivel exhibido a su llegada al Newcastle en el mercado invernal. En frente estaba el West Brom, un conjunto que había sobrepasado las expectativas que se tenían en el principio del campeonato liguero y que quería seguir soñando. Lukaku era titular.

La primera parte discurrida en St. James Park (estadio que vuelve a su nombre original) fue un fiel reflejo de lo que está atravesando el Newcastle. Crisis de fe, de estilo, psicológico... el caso es que la noticia de la renovación de Alan Pardew en su día por 8 años no afianzó la confianza y la unidad en el equipo y da la sensación que solo se mueve por individualidades, acentuado en hombres como Ben Arfa o Demba Ba, delantero que sigue salvando la situación. Y hoy el delantero senegalés, a pesar de no contar con su compatriota en la delantera volvería a demostrar lo trascendental que es su figura en el Newcastle.

Ba, el hombre gol

Volvió a marcar, pero no de cualquier manera. Batió a Foster con una volea brillante desde alrededor 15 metros.  La jugada había comenzado segundos antes en Krul, secundada por Ameobi y finalizada por el goleador senegalés que conseguía alcanzar una estadística demoledora: era su quinto gol ante el West Bromwich Albion en 4 partidos.

El segundo tiempo comenzaría con una pasividad característica de los últimos partidos del equipo de Pardew. De esta situación se aprovecharía el equipo rival que capitaneado por Dorrans y Odemwingie buscarían sin cesar la forma de dañar a la defensa local. Y tardaría poco en conseguirlo. 

Di Matteo ya sueña con la vuelta de Lukaku a pesar de desprenderse de él hace 2 meses

Mientras discurría en St. James Park el Newcastle - West Brom en Londres tendría lugar el Chelsea - Manchester United. En verano se acordó la cesión de Lukaku, pero ahora más de un seguidor 'blue' desearía no haber realizado dicha transacción. Fue el belga el encargado de empatar el partido. Tras descargar con la cabeza un balón que iba a propiciar un contraataque se abrió hueco para buscar un remate plácido. El centro fue inmejorable y el delantero, que ya había tenido dos manos a mano con Krul desperdiciados en la primera mitad aplicó el dicho de "a la tercera va la vencida" para batir al guardameta neerlandés.

El guion a partir del tanto del West Bromwich no sería muy diferente al visto antes. Leve dominio de los de Steve Clark, que querían el segundo y hacerse con la victoria, algo que tampoco rechazaba Pardew dando entrada a Cissé y a Obertan para abrir el campo y ser superior en fase ofensiva. No fue así, y el rival continuó dominando en una segunda mitad un tanto insípida.

Victoria inesperada

La lesión de Demba Ba a falta de 15 minutos obligó a Pardew a mover ficha y a dar entrada al otro Ameobi, Sammy. Cuando parecía que todo estaba abocado a un empate que probablemente iba a contentar a ambos un disparo lejano del delantero del Newcastle que acababa de ingresar al terreno de juego propiciaría una jugada más que fortuita y que le iba a dar los tres puntos a un Newcastle que se daría de bruces con la victoria prácticamente sin buscarla: el balón golpeó en la espalda de Cissé que, involuntariamente, marcó el gol de la victoria al despistar a Foster. Corría el minuto 93 y St. James Park era una caldera en ebullición. Una victoria inesperada.