Resumen Jornada 9 de la Premier League: los árbitros toman el protagonismo

Mala semana en Inglaterra para el arbitraje, donde se produjeron jugadas polémicas que condicionaron hasta 3 partidos. El Chelsea reduce a un punto la distancia con los perseguidores de Manchester, tras caer en casa con el Man Utd, con dos expulsados y el gol decisivo del Chicharito en fuera de juego. Everton y Liverpool empataron a 2 en el derbi del Merseyside, tras un partido competido y apasionante, que se pudo llevar cualquiera. Al City le bastó un chispazo de Tévez y poco más para imponerse a un Swansea que mereció más. Tottenham y Arsenal se agarran arriba con victorias sufridas. El partido más espectacular, el empate agónico entre Reading y Fulham.

Resumen Jornada 9 de la Premier League: los árbitros toman el protagonismo
Foto: Goal.com

Casi un cuarto de competición liguera completada y los márgenes comienzan a ser notables. Chelsea, Manchester United  y Manchester City tienen todas las papeletas para ser los privilegiados que disputen el título de liga. Los tres se afianzan en lo alto de la clasificación con una distancia de un punto entre ellos. Este domingo, en el Super Sunday del fútbol inglés de cada semana, se produjo el asalto definitivo del Manchester United a Stamford Bridge, alcanzando a los de Di Matteo en la clasificación con una victoria por 2-3 en un gran choque de fuerzas que se empezó a romper cuando Mark Clattenburg, protagonista indeseable de la jornada, favoreció con sus decisiones la victoria de los de Ferguson, que siguen con sus buenas relaciones con los árbitros. Antes, la mano de los colegiados británicos se hizo notar en el otro gran partido de la jornada,  en el Mersey, duelo de vecinos entre Everton y Liverpool que acabó con reparto de puntos después de un choque abierto, disputado y en el que se le negó a Suárez un gol aparentemente legal en el último minuto de partido. 

También al Arsenal le echaron una mano para sacar 3 puntos frente al Queens Park Rangers, que continúa cerrando la tabla. Un gol de Arteta, en claro fuera de juego, puso por otra parte justicia a la superioridad gunner. Más allá de la cuestión arbitral, el Man City superó el escollo contra el Swansea con un zarpazo de Carlos Tévez en un partido gris de los citizens, únicos invictos en la Premier.

En el resto, abundancia de empates en la jornada. Unos más pobres, como el Stoke-Sunderland, y otros con más animación, como el pulso entre Reading y Fulham. Victorias locales de Newcastle, con un gol muy afortunado en el último instante, y del Wigan, en su estreno triunfal como locales.

ASTON VILLA 1-1 NORWICH

Lambert contra sus antiguos pupilos. Un punto para cada uno entre dos conjuntos de la parte baja de la clasificación. Valioso para el Norwich, que consiguió rascar en Villa Park fruto del gol de Turner después de reponerse con justicia del gol inicial de Benteke, en un error claro de la defensa amarilla. Los villanos vuelven a defraudar, solo suman una victoria y son los que marcan la frontera del descenso.

ARSENAL 1-0 QPR

El Arsenal puso fin a su semana más fatídica, venciendo no sin dificultades al farolillo rojo de la categoría, un deprimente QPR, que sigue sin añadir una victoria a su proyecto magno. Wilshere y Sagna debutaron esta temporada para agrado de los gunners, necesitados del ingenio de su joven perla y del poderío de su lateral derecho. Los de Mark Hughes soportaron el caudal de juego local manteniendo la portería a cero durante gran parte del partido, con una actuación escandalosa de Julio César en el arco. Los problemas del Arsenal con el gol ya son conocidos y se volvieron a demostrar. Ni Giroud, ni el venido a menos Podolski, ni Cazorla (falló un gol cantado). Tuvo que ser el pluriempleado Arteta el que le diera el gol en evidente fuera de juego, al Arsenal. Acostumbrados a convivir con el suspense, el Arsenal le permitió a Granero y Mackie dos ocasiones clarísimas para el empate de los Hoops.

WIGAN 2-1 WEST HAM

Hay que remontarse unos meses para encontrar el último partido ganado del Wigan como local. Este fin de semana, el DW Stadium festejó sus tres primeros puntos merced a una convincente victoria de los latics (2-1) sobre un West Ham que se plantaba acariciando los puestos europeos. Los hammers no dieron su mejor imagen y sucmbieron ante el Wigan ya desde el minuto 8, cuando Ramis empalmó con violencia un córner. Soberbio gol del central, el 2º desde que está en Inglaterra, los dos al West Ham. Los locales fueron superiores y pudieron sentenciar el partido hasta que lo hizo Mc Arthur en la reanudación. El triunfo del Wigan solo se vio amenazado en los minutos finales con el último apretón de los londinenses, que derivó en el gol de Tomkins, el único que puso el peligro en la meta de Al Habsi.

STOKE CITY 0-0 SUNDERLAND

Suponía un riesgo apostar para este partido algo que no fuera una igualada, ya que estamos ante los reyes de los empates. Llevan 6 en lo que llevamos de temporada. Equipos competitivos que equilibran cada partido, pero que no han marcado la diferencia por el momento. Pocas ocasiones como siempre en el Britannia, empuje local y entradas durísimas. El pan de cada día en Stoke-on-Trent. Los potters tuvieron los mejores acercamientos, pero se tropezaron con un solvente Mignolet. El Sunderland reclamó un penalti por manos dentro del área de Shawcross que evitaban un gol de Fletcher. Al final, con mucho significado, partido sin goles.

READING 3-3 FULHAM

Trepidante partido, como viene siendo habitual, en el Madejski Stadium. Sigue sumando de a uno el conjunto de Brian Mc Dermott, que tuvo que voltear de nuevo el marcador. De cariz blanquiazul en el primer acto, recompensado con el zapatazo de Leigertwood a la escuadra que adelantaba al Reading. La acción estuvo íntegra en el segundo tiempo. Bryan Ruiz y su efecto efervescencia, recién entrado en el partido, crea una jugada para machacar desde la frontal. A continuación, envío de esquina para el cabezazo a la red de Baird. Mc Cleary no perdonaba para establecer el 2-2. Berbatov devolvía el marcador a favor para el Fulham con aplomo y martillo. Aún quedaba tiempo para el empate de Robson-Kanu empujando el balón en una acción embarullada. Y antes del pitido final, dos ocasiones clarísimas del Reading para ganar su primer partido. El Fulham, experto en pescar puntos sin demasiado esfuerzo.

MANCHESTER CITY 1-0 SWANSEA

El City avanza firme a revalidar su título en cuanto a resultados, pero no en seguridad. Otra victoria apenas masticada, decidida por un magistral disparo de Tévez desde lejos a la hora de partido que llegaba impoluta a la base del poste. El gol trajo consigo la lesión de Vorm en la estirada. Antes, partido sin demasiadas alternativas, dominado a trancas y barrancas por el Swansea, con más cuidado de que el City no contragolpeara que de lanzarse al ataque. Michu tuvo el gol en varias ocasiones, pero Hart se lo denegó. De ahí al final, algún que otro susto de los cisnes y lesión de Micah Richards. El partido acabó con 12 minutos de añadido, récord en la Premier League.

EVERTON 2-2 LIVERPOOL

Derbi del Merseyside con expectación, el más igualado de los últimos años o con cierto favoritismo para los toffees, que han cuajado un gran arranque. El Liverpool, sin Reina y con José Enrique, iba a golpear primero, gracias al olfato de Luis Suárez para hacer sangre. Provocaría el 0-1 con un disparo suyo, mientras que en el segundo sí que pone su autoría en un disparo duro a bocajarro.

Con Suárez como amenaza constante durante todo el partido, se protegió el Liverpool, roto por el vendaval ofensivo del Everton, con Mirallas en plan ciclón. Osman recortaba distancias y poco después Naismith transformaba el 2-2, que pudo aumentar el Everton antes del descanso. Rodgers tuvo que mantener a su equipo más a la defensiva y equilibró el partido. Buenas ocasiones para los dos equipos hasta la jugada polémica. En el minuto 94, gol anulado a Suárez por falta al defensor, porque fuera de juego no hay.

NEWCASTLE 2-1 WEST BROMWICH

Triunfo de las urracas en St James Park, imponiéndose a una de las revelaciones, el West Brom, por un estrecho margen. La dosis de suerte del Newcastle volvió a valerle puntos en este partido. Primero, una vez desquitado del acoso inicial, Lukaku desperdició dos mano a mano contra un hábil Krul. En esas aprovechó Demba Ba para añadir un gol más a su cuenta. Lukaku, a la tercera, remató de testa un preciso envío de Gera. Cuando parecía que los de Steve Clarke tenían la victoria a tiro, llegó el 2-1 en un disparo de Sammy Ameobi que pega en la espalda de Cissé y se cuela.

SOUTHAMPTON 1-2 TOTTENHAM

Otra derrota del Southampton, la séptima de la temporada, líder en ese aspecto. Los Saints se vieron en desventaja otra vez, tirando la primera parte, donde el Tottenham exhibió su supremacía sobre el campo. Cabezazo al palo largo de Bale para el 0-1 y Dempsey en boca de gol daba más ventaja a los spurs ante la endeble zaga del Soton. Reacción en masa en la segunda parte, donde dispusieron de las mejores oportunidades y mostraron la versión buena, la de un cuadro que sabe atacar y tiene calidad para hacerlo. Jay Rodríguez reducía diferencias, pero faltó otro gol más para igualar el partido, que no llegó pese a la insistencia. El Tottenham olvida la dura derrota en The Lane ante el Chelsea y vuelve a zona Champions.

CHELSEA 2-3 MANCHESTER UNITED

El clásico del futbol inglés de los últimos tiempos dejó servido alimento para los próximos días. El Man Utd volvió a ganar en The Bridge tras 10 veces sin hacerlo y de paso recorta puntos al líder. Inmejorable inicio de los red devils, fieles a su productividad. Dos goles cayeron al principio. David Luiz, en propia tras un desgraciado rechace. Acto seguido, Van Persie con la diestra rematando solo un centro de Valencia. Mala defensa del Chelsea en los primeros goles. Reaccionaron pronto los londinenses, y tras tres providenciales salvadas de De Gea, se movió el marcador. Mata, en buen momento, clavó con maestría una falta en la frontal.

A la vuelta de vestuarios, Ramires devolvía la merecida igualada al marcador. Con el Chelsea crecido, le tocó el turno a Mark Clatenburg. Primero expulsó a Ivanovic con roja directa por último hombre. Acertada decisión. Sin tiempo para encajar el golpe, el árbitro enseña a Torres la segunda amarilla por supuesto piscinazo. Con 9 el Chelsea de manera muy rigurosa. Para redondearlo, el Chicharito Hernández iba a marcar otro gol de los suyos, de oportunista nato. El gol llegaba en una jugada larga y en un fuera de juego clarísimo del mexicano. Más leña al fuego. Ahí se desmoronó el Chelsea, con el ambiente ya muy enrarecido. Triunfo del United, con su portero como salvador, con dosis de fortuna y favorecido por el arbitraje.