El Arsenal se desahoga en Reading

Partido sin apenas historia lleno de goles entre Reading y Arsenal. Los de Wenger se pasearon durante una hora de partido y acabaron goleando por un contundente 2-5 gracias a un hat-trick de un brillante Santi Cazorla para trasladarle las penas a los royals, colistas de la Premier. | Imagen: Soccernet.

El Arsenal se desahoga en Reading
Reading
2 5
Arsenal
Reading: Federici, Cummings, Mariappa, Gorkss, Shorey, Leigertwood, Tabb, Kebe (Mc Cleary, min 73), Mc Anuff, Pogrebnyak (Le Fondre, min 61), Hunt (Robson-Kanu, min 61)
Arsenal: Szczesny, Sagna, Mertesacker, Vermaelen, Gibbs, Arteta, Wilshere, Cazorla (Coquelin, min 83), Oxlade-Chamberlain (Ramsey, min 74), Podolski, Walcott (Giroud, min 85)
MARCADOR: 0-1, min 14, Podolski. 0-2, min 32, Cazorla. 0-3, min 34, Cazorla. 0-4, min 59, Cazorla. 1-4, min 65, Le Fondre. 2-4, min 69, Kebe. 2-5, min 79, Walcott.
ÁRBITRO: Anthony Taylor. Amonestó a Mc Anuff (min 37) y a Wilshere (min 78).
INCIDENCIAS: Partido de la decimoséptima jornada de Premier League. 24.125 espectadores en el Madejski Stadium.

La vuelta al escenario de los hechos, donde hace pocas semanas tuvo lugar un partido para recordar, no por la trascendencia sino por su desarrollo. 5-7. Reading y Arsenal nos regalaron una oda al fútbol en el que los gunners acabaron obteniendo el pase en la prórroga. Una alegría entre la penumbra que está rodeando al Arsenal desde entonces, tocando fondo el pasado martes en Bradford. Aquel día en Reading, el cuadro del cuestionado Wenger mostró dos caras; la de la verguenza, encajando un 4-0 en 45 minutos y dejándose empatar en el 120; y la de la épica, consiguiendo remontarlo a base de carácter.

Hoy, el Arsenal ha ofrecido una cara distinta, la de la exquisitez, una versión que hace tiempo que no suena por Islington. Noche para devolver la alegría a los aficionados y para recuperar la alegría propia en el juego, ya que el Arsenal durante gran parte del encuentro ha disfrutado bailando al Reading hasta endosarle un 2-5 muy significativo.

Las modificaciones no hacían presagiar una revolución en una semana dura para los londinenses. Triplete atacante con Walcott como punta de lanza, algo inédito esta temporada excepto en el mencionado partido de Capital One Cup en el Madejski, donde marcó tres goles. Oxlade-Chamberlain, otra bendita novedad en el once, no tardó en probar a un Federici que se empleó a fondo para que a su equipo no le cayera la del pulpo. El Reading, un equipo limitadísimo, sin nombres ni jugadores de nivel solo es capaz de amenazar a balón parado y segundas jugadas, la receta inglesa. Pero esta noche eso no funcionó, por lo que sus llegadas fueron contadas y sin peligro alguno. Tan solo Pogrebnyak supo buscar las cosquillas a la zaga gunner pero se perdió la oportunidad.

A partir de ahí, el Arsenal se adueñó del balón, empezó a encontrar asociaciones y fruto del dominio llegó el gol de Podolski en un centro desde la izquierda de Gibbs. El mismo gol se repitió tres veces en la portería de Federici: centro lateral que encuentra rematador entre las torres locales, la desconcertada pareja Mariappa-Gorkss. Santi Cazorla, que rondaba por el área materializó su doblete con suma pasmosidad. Diversión del Arsenal con la pelota, con un Wilshere magistral. Sufrimiento del Reading corriendo detrás de ella, adoleciendo incluso de actitud, pecado mortal en el fútbol inglés.

Con franqueza hay que reconocer que el partido siempre estuvo en manos del Arsenal. Y de Cazorla. Tenía tanta facilidad para llegar a áreas de remate que parecía no querer castigar al Reading, pero lo hizo. Remató a placer un pase de la muerte de Podolski y culminó su hat-trick, premio a un excepcional trimestre de campeonato. Fue este el mismo Arsenal que estuvo a punto de pegarse un tiro en el pie. Concedió dos errores atrás con la relajación del 0-4 para que el Reading, por medio de Le Fondre y Kebe, acortara distancia y soñara con que pudiera repetirse lo de copa, pero a la inversa. Se esfumó la posibilidad de remontada, aunque estaba ahí, cuando Walcott aprovechó para certiificar la victoria y ya de paso la goleada. Tiempo para sentar a Cazorla para que la gente le coreara, para pensar en un futuro optimista en el Arsenal tras la tormenta. La que llea a Reading, colista de la categoría con la victoria del QPR. Y lo peor, indicios de que no podrá evitar el descenso.