El Manchester United vence al Arsenal y sigue a la caza del City

El Arsenal tenía hoy la oportunidad de vengarse de la humillante derrota sufrida en Old Trafford en la primera vuelta. Sin embargo, tras un inicio prometedor de los locales, fue el Manchester United quien tomó la iniciativa y la delantera en el marcador. En la segunda parte, el conjunto ‘gunner’ fue a por la victoria y tras el gol del empate todo parecía posible, pero a falta de diez minutos Welbeck marcó el definitivo 1-2 y acabó con las esperanzas del equipo londinense.

El Manchester United vence al Arsenal y sigue a la caza del City
Arsenal
1 2
United
Arsenal: Szczesny; Djourou (Yennaris, min. 46), Mertesacker, Koscielny, Vermaelen; Rosicky, Song; Walcott, Ramsey (Park, min. 84), Oxlade-Chamberlain (Arshavin, min. 73); Van Persie.
United: Lindegaard; Jones (Fabio, min. 17), Smalling, Evans, Evra; Valencia (Park, min. 76), Carrick, Giggs, Nani (Scholes, min. 75); Welbeck, Rooney.
MARCADOR: 0-1, min. 45, Valencia; 1-1, min. 71, Van Persie; 1-2, min. 81, Welbeck.
ÁRBITRO: Mike Dean.
INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la vigesimosegunda jornada de la Premier League, disputado en el Emirates Stadium ante cerca de 60.000 espectadores.

‘Venganza’. Dícese de la ‘satisfacción que se toma del agravio o daño recibidos’. Hoy el Arsenal tenía una oportunidad inmejorable para llevar a cabo su venganza particular ante el Manchester United por la humillación que sufrieron en Old Trafford la última vez que se vieron las caras, donde los ‘gunners’ cayeron por un contundente 8 a 2. No obstante, todos sus esfuerzos fueron en vano. Los pupilos de Sir Alex Ferguson volvieron a ser superiores y lograron los tres puntos que les mantienen vivos en la lucha por la Premier League.

Las bajas en ambos conjuntos fueron un factor determinante. El Arsenal recibía al segundo clasificado sin hombres tan importantes como Mikel Arteta, Jack Wilshere, Gervinho o Bacary Sagna. Tampoco podía contar el United con varias de sus piezas clave, como Ashley Young, Tom Cleverley o la pareja titular de centrales, formada por Rio Ferdinand y Nemanja Vidic. Aún así, fue el conjunto ‘gunner’ quien acabó acusando más las bajas y no supo reaccionar cuando, a falta de diez minutos, se vio por debajo en el marcador.

Tras un inicio de partido muy prometedor de los locales, poco a poco el Manchester United fue encontrando su lugar en el campo y haciéndose con el control del esférico. El peligro de los ‘red devils’ llegaba a través de las bandas, especialmente la izquierda. Los visitantes encontraron en el lateral derecho del Arsenal, defendido por Johan Djourou, su auténtico talón de Aquiles y lo aprovecharon al máximo. Fue precisamente como consecuencia de un centro desde la derecha que llegó el primer gol del conjunto visitante. Ryan Giggs sirvió un exquisito balón para que Antonio Valencia, muy activo en los primeros cuarenta y cinco minutos, le ganase la posición a Thomas Vermaelen y adelantase a los suyos en el marcador.

El Arsenal notó en exceso la ausencia de Arteta en la medular

A pesar de ir al descanso únicamente perdiendo por la mínima, la evidente fragilidad defensiva de Djourou obligó a Arsène Wenger a cambiarlo en el descanso para evitar un desastre mayor. En el medular, Michael Carrick también le había ganado la batalla a los centrocampistas ‘gunners’, siendo el pésimo partido de Aaron Ramsey una muestra más que evidente de ello. El técnico de Alsacia estaba echando de menos, y de qué manera, al donostiarra Mikel Arteta, pieza fundamental en su centro del campo durante los últimos meses.

El Arsenal es conocido por ser un equipo muy peligroso con el balón y bastante inofensivo sin él. Al inicio de la segunda parte, el United cometió el error de cederle la posesión del esférico a los ‘gunners’ y a punto estuvo de pagarlo caro. Tras la reanudación, el conjunto londinense se abalanzó sobre la portería defendida por Lindegaard y dispuso de tres buenas ocasiones para devolver la igualada al marcador, la más clara de ellas, un disparo de Van Persie a portería prácticamente vacía después de un grave error de Smalling.

Sin embargo, pasados los primeros quince minutos de la segunda parte, el Arsenal perdió el control del juego y el partido se rompió completamente, propiciando ocasiones en ambas porterías. Los aficionados se frotaban las manos y los entrenadores se las llevaban a la cabeza. Era futbol inglés en estado puro. Primero la tuvo Welbeck con un remate que forzó a Mertesacker a sacar el cuero bajo palos. Pocos minutos después, llegó la réplica del Arsenal, que esta vez sí estuvo acertado de cara a puerta. Una soberbia recuperación de Koscielny en su propia área dio lugar a una contra de libro culminada por Robin Van Persie. El máximo goleador de la Premier League seguía acrecentando su leyenda.

El Manchester United se mantiene a tres puntos del City

No obstante, no le duró mucho la alegría al equipo de Arsène Wenger, puesto que a falta de diez minutos para el final, el Manchester United volvió a tomar la delantera, y esta vez de forma definitiva. Una gran jugada de Valencia, ante la pasividad del recién ingresado Andréi Arshavin, acabó con el balón en las botas de Welbeck, que ahora sí, no falló a la hora de perforar las mallas de la portería defendida por Szczesny.

Los últimos compases del encuentro no tuvieron mucha historia. Aún así, aún hubo tiempo para dos ocasiones más en ambas porterías. El cansancio había hecho mella en los jugadores de ambos conjuntos y las interrupciones fueron constantes. Los ‘gunners’ habían notado en exceso las lesiones. Cuando Wenger se giraba hacia su banquillo no veía alternativa alguna para poder cambiar la situación. Con este resultado, y con la derrota del Tottenham ante el City, la Premier League parece más que nunca una cosa de dos.