Pelea de Gallos en la Roma

Todavía no ha comenzado la temporada y ya ha estallado la bomba en Trigoria. La sorprendente eliminación en la Europa League ante el Slovan el pasado jueves, ha hecho saltar las primeras alarmas en la capital italiana, donde dos nombres enfrentan a un equipo que se ve en la necesidad de arreglarlo lo más pronto posible si no quieren que la temporada se vaya a la basura: Luis Enrique y Francesco Totti.

Pelea de Gallos en la Roma
Lusi Enrique y Totti han hecho temblar los cimientos de la Roma.

Todo comenzó hace una semana, en Bratislava con motivo del partido de ida de la previa de la Europa League. La Roma cayó derrotada por 1-0, pero la mayor sorpresa fue ver a Francesco Totti capitán y emblema del equipo en el banquillo junto a otros jugadores como Borriello o Perrotta. En su lugar varios jugadores de la "primavera" romana, asumieron la responsabilidad.

Solo a diez minutos para el final, Luis Enrique decidió dar entrada a Totti, que no se lo tomó nada bien, hasta el punto de llevar al entreno del día siguiente una camiseta con un emblema que ponia "Basta". Muchos lo vieron como el primer pulso que le echaba el capitán romano a su nuevo entrenador, que a su vez, en una rueda de prensa dijo que " un solo jugador no forma un equipo" en clara alusión al "10" romano, dejando ver cuales eran las intenciones del entrenador español con la estrella giallorosa.

Confiados en pasar la eliminatoria, tanto jugadores, entrenador, afición y prensa, no le dieron más bombo al asunto, hasta que el jueves llegó lo inesperado. Luis Enrique escogió a Totti en el once inicial y la Roma igualó la eliminatoria con un gol de Perrotta, pero cuando quedaban quince minutos para el final, llegó "el castigo" para Luis Enrique por parte de la afición romana, que le "regaló" una sonora ovación tras retirar a Totti por Okaka.

El capitán romano no quiso quedarse con sus compañeros en el banquillo y se marchó corriendo a los vestuarios en clara señal de disconformidad con el entrenador español. Sólo siete minutos después llegó el empate del Slovan que dejaba fuera a la Roma y que le daba la razón a Totti en detrimento de Luis Enrique.

Al día siguiente, palos por todos lados de la prensa italiana sobre "Lucho" que empieza a ver como es puesta en duda su condición para entrenar en el Calcio. Además de no haber conseguido adaptar su libreta al estilo italiano, su enfrentamiento con Totti puede ser la sentencia definitiva que dictamine su puesto en el banquillo.

No en vano, a pesar de ser una apuesta del director deportivo romano, Walter Sabatini, la hinchada romana ya no aguantará ningún fracaso más. Fuera de Europa, los romanos se centrarán solo en el campeonato. Luis Enrique tiene una difícil doble-misión. Por un lado, hacer entender su esquema y su fútbol al equipo, al que debe mantener unido en estos complicados momentos y por el otro ganar el pulso con Totti.

Esto último se presenta como el mayor desafío en toda la carrera de Luis Enrique, ya que hay que recordar que Totti ya mantuvo varios "episodios polémicos" con algunos entrenadores como Bianchi, Ranieri, Spalletti o Montella, acabando siempre imponiéndose a todos ellos. El ídolo romano es considerado un dios entre los aficionados que de tener que decidir entre la cabeza de Luis Enrique y la de su eterno capitán, no titubearán en acabar con el español.