Decepcionante temporada de la Fiorentina

Discreta temporada de la Fiorentina que como cada temporada comenzó con aspiraciones europeas pero que poco a poco fue perdiendo fuelle hasta quedarse al borde de los puestos de descenso a Serie B. Ahí comenzó una versión más aguerrida y comprometida del equipo que logró importantes triunfos y salvar la categoría sin grandes apuros al final.

Decepcionante temporada de la Fiorentina
Amauri máximo goleador de la Fiorentina esta temporada

La llegada de Delio Rossi al principio de temporada hacía prever que el cuadro de Florencia podría aspirar a los puestos europeos teniendo en cuenta la trayectoria del técnico en la Lazio.

Sin embargo, la temporada se empezó a torcer para los intereses de la Fiorentina. Un inicio muy irregular con partidos buenos y victorias cómodas ante Roma o Parma por 3-0 en casa, y derrotas graves e inoperantes fuera de casa como en Verona o en Udine, donde el equipo mostró una cara muy floja. Así, la Fiorentina permanecía estancada en la zona media de la clasificación al término de la primera vuelta, aunque los puestos europeos seguían bastante cerca debido a la irregularidad de los de arriba.

Mal comienzo de segunda vuelta

El comienzo de la segunda vuelta condenó gran parte de las aspiraciones europeas de la Fiorentina y vio como el equipo empezaba a jugar otra liga. La derrota en casa frente al Lecce, que marcaba puestos de descenso, y la irregularidad del principio empezaba a dar paso a varias derrotas consecutivas que le acercaban poco a poco más a la zona de descenso por lo que el objetivo dejaba de ser Europa para empezar a mirar a la zona baja de la tabla.

Humillación de la Juve

Con esta irregularidad y con los puestos de abajo cada vez más cerca llegó el partido clásico y más esperado para el público de Florencia. La Juventus de Conte jugándose la Liga visitaba Florencia con la necesidad de ganar los tres puntos, y no sólo los ganó sino que paso por encima de la Florentina, infringiéndole una "manita" que pasará a la historia de los enfrentamientos entre estos equipos. Fue un golpe durísimo para los locales, que pese a todo mantuvieron la confianza en su entrenador Delio Rossi.

Momento clave

Tras la derrota el palo fue muy fuerte para la Fiorentina, que pudo empatar en Genoa pero que acabó de hundirse perdiendo en casa frente al Chievo y quedándose a sólo un punto del descenso. El futuro era negro con una visita a Milan por delante y un 1-0 al descanso. Entonces un gol de Jovetic y una contra finalizada por Amauri con el Milan volcado le daba tres puntos de oro a la Fiorentina en Milan. Tres puntos de Oro para ellos y para la Juventus que más tarde resultarían decisivos a la hora de determinar al campeón de la Serie A.

Gran recta final

Tras conseguir la victoria en Milán se volvió a ver a la Fiorentina que se prometía al principio de temporada. Con esta solidez consiguió empatar al Inter que venía en clara ascensión y ganar en Roma lo que le alejó un poco más del descenso. Parecía que el rumbo se había enderezado pero la derrota en Bergamo ante el Atalanta condenaba a los de Florencia a sufrir hasta el final de temporada.

Nuevo escándalo  y salvación

La temporada afrontaba su recta final, con cuatro partidos por delante y la salvación relativamente cerca. La primera final era ante el Novara. Partido asequible en casa ante un rival descendido que se adelantó por 0-2. Entonces llegó el escándalo. Rossi sustituyó a  Delio al serbio Adem Ljajic, después de que este protestara tras ser sustituido aplaudiendo irónicamente al técnico, el técnico se dirigió hacia él golpeándole en varias ocasiones y teniendo que ser sujetado por el resto de sus jugadores.

Delio Rossi fue sancionado con tres meses de inhabilitación por el comité italiano y la Fiorentina le cesó de su puesto nombrando como sustituto a Vincenzo Guerin.

El nuevo míster se jugaba la temporada en dos partidos. El primero la gran final frente al Lecce que marcaba los puestos de descenso. Una victoria salvaba al equipo pero una derrota le acercaría casi de manera decisiva a la Serie B. El partido fue tenso típico de la zona baja y un solitario gol de Alessio Cerci garantizó la permanencia en la Serie A. El partido fue sufrido tanto que varios jugadores como el capitán Montolivo acabaron con calambres y problemas físicos sobre el campo del Lecce. Días después hemos sabido también que ese fue su último partido como jugador de la Fiorentina ya que el año que viene defenderá los colores del Milan.

Evaluación de la temporada

Lo mejor: Las victorias en Roma y en Milan que acercaron la salvación a los toscanos

Lo peor: Sin duda la bochornosa  imagen de Delio Rossi agrediendo a un futbolista suyo. También fue muy negativa la imagen ante la Juventus en el 0-5

Momento clave: La victoria en Lecce que acabó con cualquier posible fantasma de descenso y que garantizó la permanencia matemática.