AC Siena 2011-2012: Permanencia y sueño con la Coppa

Los 'bianconeri' lograron la permanencia con suficiencia gracias a las instrucciones del entrenador Giuseppe Sannino y a los goles de la estrella, Mattia Destro · Sólo el campeón Nápoles consiguió acabar con la gran trayectoria del equipo en la competición del KO.

AC Siena 2011-2012: Permanencia y sueño con la Coppa
AC Siena 2011-2012: Permanencia y sueño con la Coppa

Nunca es fácil para un equipo recién ascendido superar el primer año en la vuelta a la máxima categoría, y mucho menos para un club de la dimensión del Siena, es decir, una entidad con poca historia en la élite (no en vano, debutó en la máxima categoría en el 2003) pero con mucho sabor a fútbol en sus vetustas calles, aunque es una ciudad donde manda el baloncesto. La situación se complica aún más cuando el entrenador que ha vuelto a poner al Siena en la Serie A se marcha al club más grande de Italia, la Juventus. Ese entrenador es Antonio Conte, que dio a la afición robur un maravilloso año en la Serie B, que se completó con el ascenso el 7 de mayo de 2011 contra el Torino en el Artemio Franchi.

Tardó en coger el ritmo

La reconstrucción del equipo se basó en dos pilares fundamentales. El primero de ellos era el sustituto de Conte en el banquillo bianconero. Giuseppe Sannino era un técnico experimentado, pero siempre había dirigido equipos menores y nunca había dado el salto a la Serie A, por lo que se le presentaba una oportunidad única con esta empresa tan complicada. El segundo pilar llegó de Génova, es delantero y se llama Mattia Destro. El canterano del Inter se convirtió en pieza clave en el sistema del Siena, siendo el máximo goleador y el líder del equipo en el ataque.

El inicio de la temporada fue el habitual de un equipo nuevo en la categoría. Las dudas y la falta de costumbre al fútbol de la A hicieron que el Siena solo fuera capaz de sumar tres puntos en las cuatro primeras jornadas. La victoria contra el Lecce por 3-0 en la jornada 5 comenzó a dar alas al proyecto de Sannino, que cinco jornadas después se encontraba a las puertas de Europa. El sueño de disputar competición continental se disipó rápidamente, pero en ningún momento se sufrió en exceso por permanecer en la Serie A. Aun así, la mala racha que encadenó hasta el final de 2011 acercó peligrosamente al Siena a los últimos puestos de la classifica italiana.

La salvación definitiva

El momento clave del año y que afirmó al Siena como un candidato claro a la permanencia fue el 4-0 ante la Lazio en el primer partido de 2012. Los dobletes de Calaiò y Destro dieron un soberbio repaso a uno equipo que luchaba con rabia por entrar en los puestos de Champions. No se le ganaba a un cualquiera. No suponía la tranquilidad absoluta, pero sí demostraba que el equipo toscano era lo suficientemente competitivo para luchar con más argumentos que sus rivales por seguir en la Serie A.

El Siena dio el salto definitivo entre los meses de febrero y Marzo, donde acumuló cuatro victorias en cinco partidos que alejaron el puesto decimoctavo a siete largos puntos, confirmando su presencia la próxima temporada en la élite del calcio en la ante penúltima jornada, de nuevo ante la Lazio, con un empate en el Olímpico que supo a gloria romana.

La histórica Coppa Italia

La temporada en la Serie A fue exitosa, consiguiendo la permanencia con cierta soltura y desplegando por momentos un fútbol de buen ver. Pero sin duda alguna la gran alegría de la temporada para los senesi fue el gran papel de su equipo en la Coppa Italia. Sin hacer demasiado ruido, Sannino condujo a su equipo a la mejor participación de su historia en la competición del KO. Hasta este 2012, el Siena no había sido capaz de superar la barrera de los octavos de final en sus 108 años, algo que pasó a mejor vida cuando Emanuele Pesoli introdujo el último y decisivo penalti en la tanda contra el Palermo, después de un espectacular 4-4 en el tiempo reglamentario. La suerte deparó que en cuartos de final fuera el Chievo el rival, quizás el más asequible de los siete rivales que tenía el Siena. Fue un único tanto de Mattia Destro el que ponía al Siena a un solo paso de la final.

  

En la ida de las semifinales el Siena tenía contra las cuerdas a todo un Nápoles, equipo Champions, ganando por 2-0 a falta de 5 minutos. Pero esta vez Pesoli fue verdugo de su propio equipo marcando un gol en propia meta que daba vida a los azzurri. En la vuelta, de nuevo un autogol de Vergassola, el gran capitán, daba la vuelta a la eliminatoria, que sentenció Cavani. El sueño se esfumó, pero el sabor que quedó en la boca de los seguidores del Siena fue muy dulce.

El probable adiós de Sannino

El Siena se va a ver obligado a comenzar de nuevo desde cero el año que viene. Esos dos pilares que sostuvieron al equipo, Sannino y Destro, tienen todas las papeletas para salir del club. El entrenador lo tiene casi hecho con el Palermo para marcharse a Sicilia, mientras que el delantero todavía tiene que aclarar su futuro, aunque depende del Genoa, club al que pertenecen sus derechos. El Inter de Milán lo quiere recuperar, pero también se ha interesado el campeón, la Juventus. Se habla de que el candidato para suplir a Sannino es el actual entrenador del sorprendente Sassuolo, Paolo Mandelli, que ha llevado a este humilde equipo de la Emilia-Romaña a luchar por el ascenso a la Serie A.