Larga vida al Rey Arturo

Larga vida al Rey Arturo

La pasada temporada, la Juve contaba con un general (Conte), un emperador (Del Piero), un príncipe (Marchisio) y hasta tiene en su poder a un mago (Pirlo). Una extensa variedad de primeras espadas, capaces de liderar muchas batallas. Pero en toda batalla siempre se necesita un rey y la Signora lo ha encontrado en Arturo Vidal.

Arturo, como el nombre del legendario Rey que dirigió la defensa de Gran Bretaña frente a los invasores sajones a comienzos del siglo VI y cuya historia pertenece principalmente a la leyenda y a la literatura, aunque se discute si Arturo, o un personaje similar en el que se habría basado la leyenda, existió realmente.

Vidal se ha convertido en una de las revelaciones de la temporada. El chileno sin duda ha sido una de las piezas claves en el resurgir de la nueva Juventus. Y eso que su llegada a Torino estuvo cerca de no producirse. Marotta, el director general de los bianconeros, tenía en su agenda, la prioridad del suizo Inler, que finalmente acabó en el Nápoles.

La segunda opción era Vidal y el chileno ha hecho rendirse a todos a sus pies. Arturo llegó como un jugador prácticamente desconocido (menos para los seguidores de la Bundesliga o de la selección chilena) y ya se ha convertido en uno de esos jugadores catalogados como “Top Player”.

La Juve se lo quitó de las manos al Bayern de Munich, cuando los muniqueses lo tenían ya casi cerrado. Pero “Celia Punk” nada más saber de la oferta de la Juve, acabó negándose a recalar en el equipo de los Robben, Ribery y compañía. Vidal lo tenía claro, quería triunfar en el Calcio, donde ya lo había hecho su compatriota Alexis o el legendario Salas.

Todos recuerdan su espectacular debut con la camiseta bianconera. Partido de pretemporada contra el Milán en el Trofeo Tim. Vidal sale en la segunda parte y nada más coger el balón se saca un latigazo desde fuera del área y deja ko a Amelia.

Ese fue el día que el centrocampista hizo cambiar el módulo y los pensamientos de Conte. El técnico italiano que tenía en el 4-2-4 su inamovible estilo, se vio abocado a quedarse con el 4-3-3 o el 3-5-2 en su defecto, que tan buenos resultados le dio esta temporada para dar entrada en el once al chileno.

Y es que Vidal se ha convertido en el ojito derecho del técnico juventino. Junto a él, Pirlo y Marchisio se han convertido en el MVP de la Signora. Tres futbolistas que se complementan a la perfección, que son muy distintos, pero a la vez muy iguales.

Pirlo es la magia, la elegancia, el pase, el mando y la cabeza. Marchisio es el temple, la llegada, la sorpresa, el oficio y la lucha y Vidal es una mezcla de todo. Lucha, garra, pegada, pase, potencia y mucha calidad técnica.

En todos los partidos, el chileno que se ha metido a la afición en el bolsillo, acaba desgastado y sin fuerzas tras los noventa minutos. Vidal es de ese tipo de futbolistas que no conciben acabar un encuentro sin tener las piernas destrozadas de tanto correr. Y lo hace desde el primer minuto hasta la última acción del partido.

Una de las grandes cualidades del “23” juventino es la gran capacidad que tiene a la hora de estar presente en todos los lugares y en el imán que parece tener para quitar la pelota al contrario. Siempre atento, siempre intuitivo, Vidal se ha convertido en el mejor recuperador del Calcio.

Pero quien piense que Vidal es todo lucha, casta y fuerza, se equivoca. El chileno además de ser también corazón (celebra sus goles con el gesto), es un jugador con una gran técnica y poseedor de muchos recursos de calidad. Tras Pirlo y Vucinic es el jugador con más asistencias de la Juve y aunque en su anterior equipo, el Bayer, alcanzó el doble de goles, en su primera temporada en el Calcio sumó siete.

Una gran parte del mérito de esta Juve campeona e invicta, recae en los pies del jugador de 24 años de Santiago, que es uno de los ídolos de su país, donde ha sufrido esta temporada algún episodio negativo.

El 9 de noviembre de 2011 fue marginado de la Selección por el entrenador Claudio Borghi junto a sus compañeros Jorge Valdivia, Jean Beausejour, Gonzalo Jara y Carlos Carmona, debido a que se presentaron 45 minutos tarde y en un estado indefendible a la concentración del equipo, que se preparaba para enfrentar a la Selección de Uruguay dos días más tarde.

Hace unas semanas, el técnico de la “Roja” decidió levantarle el castigo, por lo que Vidal ha podido volver a defender la camiseta de su nación. Vidal, perteneciente a una familia humilde, ha tenido diversos capítulos tristes en su entorno. Hace unos años su padre intentó suicidarse y a principios de este, nuevamente Erasmo, junto a la tía de Vidal, acabó metido en problemas con la justicia por posesión de drogas.

Una familia complicada, que no le ha hecho perder la cabeza al jugador, que ha mantenido el tipo y la regularidad toda la temporada en Torino. Vidal se caracteriza por su fama de contundente en el terreno de juego, pero fuera de él es un chico risueño, feliz de poder dedicarse a lo que más le gusta y todo un rey en el arte del balón.

No es nada fácil entrar en la leyenda de la Juventus y más en la posición que desempeña, donde a lo largo de la historia han ido pasando los mejores jugadores de la misma, como Davids, Deschamps o Tacchinardi en la época más reciente, pero Arturo con tesón, esfuerzo, lucha y constancia ha conseguido ya meterse de lleno.

Su temporada de debut en el Calcio ha acabado con el Scudetto, algo que hasta el momento brillaba por su ausencia en su curriculum. Como mito el Rey Arturo ha pasado a la iconografía popular como sinónimo de inteligencia, honor y lealtad y su espada (Excalibur) como un símbolo del poder legítimo.

Vidal junto a sus compañeros de la Mesa Redonda, quiere convertirse en esa pieza capaz de arrebatarle el cetro al Rey oponente. Si todas las piezas del oponente son capturadas y el Rey no ha sido vencido, entonces la batalla no se ha ganado. El Rey debe ser protegido de ataque a cualquier coste y eso Conte y la Juve lo saben muy bien. ¡Larga vida al Rey Arturo!