La Sampdoria empezará el campeonato con un punto menos

La Comisión Disciplinaria ha impuesto a la Sampdoria un punto de penalización para la temporada 2012/13, debido a la implicación de uno de sus exjugadores en el escándalo de apuestas ilegales que salpica al fútbol italiano. Los genoveses también deberán pagar una multa de 30.000 euros.

La Sampdoria empezará el campeonato con un punto menos
Guberti (azul), futbolista de la Samp implicado en el escándalo, durante el partido contra el Bari del 23-4-11 (ilsecoloxix.it)

La participación de la Sampdoria en el Calcioscommesse tendrá menos consecuencias de las que se temía. Por suerte para los blucerchiati, los tribunales han admitido el recurso presentado por el club y la sanción será sólo de un punto y de 30.000 euros. En días anteriores se especulaba con entre 3 y 6 puntos de sanción, pero el buen hacer de la abogada Giulia Bongiorno, famosa por haber defendido en su día al político Giulio Andreotti, ha conseguido que el castigo sea más reducido.

La sanción se refiere al partido que jugaron los ligures en Bari el 23 de abril de 2011, que se saldó con victoria visitante 0-1 y certificó el descenso matemático de los locales a Serie B (curiosamente, la Sampdoria, que entonces aún tenía esperanzas de salvación, también acabó descendiendo esa temporada). Al centrocampista Stefano Guberti, entonces en la Samp, hoy en el Torino cedido por la Roma, le interceptaron llamadas telefónicas justo antes del partido que sugieren su participación en un intento de manipulación del resultado. Guberti habría llegado a ofrecer 400.000 euros (que fueron rechazados) a algunos jugadores del Bari (concretamente Andrea Masiello y Marco Rossi) por dejarse ganar.

La Sampdoria ha recibido la sanción por responsabilidad objetiva en la conducta de Guberti, y por responsabilidad presunta en la de los jugadores del Bari. El abogado de Guberti ha declarado que su defendido no va a apelar para reducir su posible castigo, sino que espera demostrar su inocencia basándose en el testimonio de Aldo Guarino, ex responsable de un restaurante en el centro de Bari en el que, presuntamente, se produjo el contacto entre los futbolistas de uno y otro equipo.