El Atalanta es menos malo que el Palermo

El Atalanta es menos malo que el Palermo

Los bergamascos se han impuesto a los sicilianos en uno de los partidos más flojos de la temporada. Tras 88 minutos de sopor, un cabezazo de Raimondi en un córner ha bastado para que los locales se queden, inmerecidamente, los tres puntos. El Palermo, que tampoco hizo nada por ganar, acumula con ésta tres derrotas y un empate en cuatro partidos.

Atalanta
1 0
Palermo

Aunque duela a lombardos y sicilianos, ni Atalanta ni Palermo están llamados a grandes metas esta temporada. Bajar, salvo catástrofe, no bajarán, porque hay equipos peores por ahí, pero no sería nada razonable por su parte siquiera soñar con la posibilidad de pasar de mitad de la clasificación. Los negriazules, como viene siendo costumbre, están lastrados por problemas extradeportivos que, de momento, les han costado dos puntos que podrían echarse mucho de menos a la hora de hacer cuentas en mayo. En el lado rosa parece que el tema burocrático lo llevan bien (más o menos), pero los tiempos gloriosos de Pastore y compañía pasaron a mejor vida. A día de hoy ninguna de las dos plantillas tiene algo que marque la diferencia, alguien que pueda dar un puñetazo en la mesa y romper un partido cuando sea preciso.

Tal carencia se notó desde el primer momento. Ambos equipos saltaron al césped faltos de ideas y, lo que es peor, de convicción. El transcurrir de los minutos se convirtió en un vaivén de tímidos acercamientos que en ningún momento llegaron a suponer riesgo real en ninguna de las dos porterías. Quizás estuvo algo más fino el Palermo, sobre todo gracias a Ilicic, que no paraba de mover el balón con buen criterio y consiguió generar alguna que otra ocasión interesante. Pero el buen hacer tanto de Consigli como del juez de línea (el fuera de juego en el gol anulado a Muñoz era claro) frustraron cualquier esperanza.

Nada cambió en el segundo tiempo, salvo algún nombre. Gasperini decidió sacar a Miccoli, que inexplicablemente se había quedado en el banquillo, pero para ello sacrificó a Ilicic, que estaba siendo de largo el mejor de los suyos; la apuesta, como cabía esperar, no dio frutos. Tampoco funcionaba el Atalanta, donde Moralez tenía uno de los días más fallones que se recuerdan y a Denis no le llegó un solo balón decente.

La siesta fue larguísima, y el despertador, como ocurre a menudo, no sonó hasta el último momento, disipando de golpe el pestazo a 0-0 que venía atufando desde que se empezó a mover la pelota. Momento de rara lucidez en ataque o imperdonable fallo de retaguardia, elija la opción que más les guste. Ambas alternativas sirven para explicar que Raimondi, libre de marca, rematara un córner de cabeza al fondo de la red. Si la jugada hubiera ocurrido, tal cual, en la portería contraria, nadie se habría sorprendido.

Si creen en esas cosas pueden considerarlo un designio divino, o u chiste del destino, o cualquier otro nombre que le quieran dar a que un simple instante beneficie a unos y perjudique a otros sin justificación aparente. Porque el Atalanta, ramplón y gris, no mereció la victoria, aunque tampoco aportó color uno de los Palermos más flojos que se recuerdan. Tanto es así que sólo ha sumado un punto en las cuatro jornadas que se llevan disputadas; de no ser por la sanción al Siena, el farolillo rojo sería suyo. En Sicilia hace falta una revolución urgente, aunque a los locales tampoco les va muy bien. Es cierto que con estos tres puntos pegan un subidón importante en la tabla (algo que, a estas alturas, tampoco es que valga para mucho), pero como no mejoren su juego frente a rivales que les planteen mayor exigencia, su futuro es más negro que las rayas de su camiseta.

Foto: Getty Images / T. M. Puglia

Ficha técnica:
Atalanta: Consigli; Ferri, Lucchini (Stendardo, min. 73), Manfredini, Brivio; Raimondi, Cigarini, Cazzola, Moralez (Troisi, min. 83); Bonaventura (De Luca, min. 59); Denis.
Palermo: Ujkani; Muñoz, Donati, Von Bergen; Morganella (Dybala, min. 90), Barreto, Arévalo Ríos, García; Giorgi (Pisano, min. 76), Hernández, Ilicic (Miccoli, min. 63).
MARCADOR: 1-0, min. 88, Raimondi.
ÁRBITRO: Giacomelli. Amonestó a Lucchini, Manfredini, Cigarini y Troisi (Atalanta) y a Donati, Giorgi e Ilicic (Palermo).
INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la cuarta jornada de la Serie A. Más de media entrada (unos 15.000 espectadores) en el estadio Atleti Azzurri d'Italia de Bérgamo.