El Shaarawy decide en otro partido para olvidar

El Shaarawy decide en otro partido para olvidar

El Milan venció pero siguió sin convencer en un partido de constantes idas y venidas que pudo haberse llevado cualquiera de los dos conjuntos.

Milan
2 0
Cagliari

El AC Milan volvía a San Siro, territorio maldito para los dos equipos de la ciudad durante esta campaña, pues ninguno había conseguido la victoria hasta entonces. El Milan, muy mermado moralmente tras las últimas actuaciones tanto en el campeonato como por Europa, se presentaba con su técnico Massimiliano Allegri (vió el partido desde un palco por la expulsión sufrida la pasada jornada)  pendiendo de un hilo y una afición que no toleraba un error más, pues una derrota podría acabar con los rossoneri en puestos de descenso. Primera final y la temporada recién comenzada, mal asunto.

El Cagliari, por su parte, llegaba tras no haber disputado su anterior partido a causa de la cabezonería de su presidente Massimo Cellino por querer disputar el partido ante la Roma con público, en un estadio que no garantizaba la seguridad de los asistentes. Decisión rápida de la competición, 0-3 para la Roma y a seguir discutiendo en los tribunales.

El encuentro comenzó vivo, con intensidad y movimiento de balón por parte del Milan, que combinaba y participaba en zonas peligrosas. Dominio sin apenas acecho del Cagliari, que salió adormilado y aguantando como pudo al Milan hasta que pudo. En el minuto 14, una combinación desde atrás la condujo Montolivo, que logró trazar un pase en profundidad buscando el gran desmarque de El Shaarawy, quién batió por bajo a Agazzi. Tras el gol, el Milan siguió llevando el encuentro por los mismos derroteros, dominio cómodo aunque sin certificarlo con claras oportunidades de gol, en parte por la desaparición de Pazzini durante todo el encuentro.

El partido sufrió una metamorfosis a medida que iban transcurriendo los minutos y el Cagliari cogió peso en el centro del campo y contabilizó alguna llegada peligrosa, como en el minuto 23, donde RIbeiro empaló un envío desde el centro, que Abiatti despejó lanzándose bien abajo. El centro del campo milanista se desmoronaba por momentos, De Jong no era capaz de robar y, cuando lo hacía, perdía balones con suma facilidad; al igual que Montolivo, deambulando por el verde en gran parte del encuentro. El Cagliari aprovechaba ese dominio para irse acercando poco a poco y, en alguna ocasión estuvo cerca de silenciar a San Siro colocando un empate. El Milan trataba de rehacerse de este dominio con algún acercamiento por la izquierda, donde De Sciglio y El Shaarawy, el mejor del encuentro, se prodigaban con centros o internadas que no acababan en buen puerto.

El descanso llegó cuando el Milan se volvía a rehacer del dominio de los isleños, aunque en el primer minuto de la reanudación Pinilla puso en alerta a los de Allegri con un buen cabezazo que se marchó alto. 5 minutos después, el propio Pinilla volvió a intentarlo con la testa y el remate se marchó a un lateral.  El Milan consiguió nuevamente salir de ese acoso y entró en unos minutos de juego en los que más se pudo ver a los hombres del centro apoyarse en los falsos 'trequartistas' como El Shaarawy y Emmanuelson; Pazzini, por su parte seguía a lo suyo y tan sólo apareció con claridad en una acción extradeportiva en la que, fruto de la desesperación, asestó una patada a Conti sin balón de por medio que el colegiado zanjó con amarilla para el delantero y también para Conti por protestar.

Esa tarjeta desencadenaría una de las claves del encuentro ya que el propio Conti volvería a recibir otra amonestación tras un codazo a Pazzini, que le llevaría camino del vestuario. Las fuerzas de los de Ficcadenti disminuirían notablemente tras la expulsión, y pasaron del acoso y del posible empate, a un repliegue más conservador tratando de salir al contragolpe con balones largos que hiceran daño a las espaldas de los zagueros milanistas, fallones en algunos aspectos del encuentro.

El Milan volvió a coger un mando que ya no soltaría, y menos, a partir del minuto 76, en el que Ambrosini, ingresado en el terreno de juego para poder dormir el encuentro desde la medular, lanzó un buen balón al espacio a El Shaarawy que aprovechó para batir nuevamente a Agazzi por bajo con una gran definición. El Cagliari tuvo que venirse arriba en los minutos finales para tratar de lograr una machada que no se produciría, esto lo aprovecharon los locales para crear peligro en alguna contra con las subidas de los laterales, pero que no desembocarían en otro tanto para el luminoso.

A la conclusión, tres puntos de oro para un Milan que estuvo demasiados minutos espeso en el terreno y sin poder llevar el peso del mismo. 6 puntos para los de Allegri, que podrá respirar una semana más en el banquillo. O no...

Fotografía: LaPresse

Ficha técnica:
Milan: Abbiati, Abate, Bonera, Mexes, De Sciglio, Traoré (Constant, min. 55), De Jong, Montolivo (Ambrosini, min.75), Emanuelson (Robinho, min. 64), El Shaarawy, Pazzini
Cagliari: Agazzi, Perico, Rossettini, Astori, Pisano, Dessena, Conti, Nainggolan, Thiago Ribeiro (Sau, min. 64), Ibarbo (Ekdal, min. 70), Pinilla (Nené, min. 82).
MARCADOR: 1-0 El Shaarawy, min. 14 2-0 El Shaarawy, min. 76
ÁRBITRO: Vuoto Constanzo. Amonestó a De Jong, Pazzini y De Sciglio (Milan) y a Pisano y Pinilla (Cagliari). Expulsó a Conti (Cagliari) por doble amonestación.
INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la 5ª jornada de la Serie A disputado en el estadio de San Siro (Milan).