La eficacia se impuso a la insistencia

El clásico por excelencia del fútbol italiano puso de manifiesto la enorme crisis milanista. Los de Allegri ceden ante el eterno rival pese a jugar 45 minutos con un futbolista más. Hubo una parte para cada equipo pero el Inter supo resistir la embestida local con un futbolista menos sobre el césped. Samuel, en el minuto cuatro, logró el único tanto del encuentro.

La eficacia se impuso a la insistencia
Walter Samuel tras marcar el gol de la victoria.
Milán
0
1
Inter
Milán: Abbiati; Yepes, Bonera (Abate, min. 50), Mexes, Di Sciglio (Robinho, min. 57); Boateng, de Jong, Emanuelson, Montolivo; Bojan, El Shaarawy (Pazzini, min. 71)
Inter: Handanovic;Samuel, Ranocchia, Juan; Zanetti, Nagatomo, Cambiasso, Gargano, Coutinho (Guarín, min 46); Cassano (Pereira, min. 53), Milito (Palacio, min. 71)
MARCADOR: 0-1, Samuel (min. 4)
ÁRBITRO: P.Valeri amonestó a: Juan (min. 11), Nagatomo (min. 24), Mexes (min. 34), de Jong (min. 38), Pazzini (min. 82) Ranocchia (min. 83), Montolivo (min. 85) y Yepes (min. 88) y expulsó a Nagatomo (min. 48)
INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la séptima jornada de la Serie A y disputado en el estadio de San Siro (Milán)

El mismo día que Barcelona y Real Madrid disputaban el clásico español, más allá de nuestras fronteras Milan e Inter disputaban el gran derbi italiano, algo venido a menos en los últimos tiempos. Ganaron los que esta vez jugaban de visitantes con el solitario gol de Samuel en el minuto 4 ahondando así en la crisis del eterno rival, que se queda en undécima posición y a 12 puntos de la Juventes, colíder de la Serie A junto al Nápoles. El Inter, por su parte, va encauzando la temporada y ya se sitúa en cuarta posición a tan solo cuatro del equipo turinés. 

Dominio interista

Hasta la expulsión de Nagatomo, nada más iniciarse el segundo acto del encuentro, fue el Inter el que gobernó el partido. Stramaccioni sorprendió con una línea de tres centrales (Juan, Ranocchia y Samuel) dejando libres las bandas para Nagatomo y Zanetti, y así sorprendió al Milán, que tardó en ubicarse sobre el césped. Este buen inicio visitante dio lugar al primer y único gol del encuentro, anotado por Walter Samuel y que, a la postre, iban a significar tres nuevos puntos. Durante toda la primera parte la línea de cinco del Inter iba a ser decisiva. Allegri no encontró la forma de percutirla y Bojan y El Shaarawy apenas participan del juego local.

El centro del campo del Milan se mostraba inoperante, Emanuelson no entraba en contacto con el balón y de Jong y Montolivo bastante hacían con contener al mejor Coutinho de la temporada. Con este dantesco panorama se marchaba el partido al descanso tras una primera parte realmente oficiosa del Inter de Milan, que apenas se desgastó tras el tanto inicial.

La expulsión cambió el panorama

En el minuto 48 llegó la expulsión de Nagatomo y el partido cambió por completo. El Inter dio dos pasos atrás y eso hizo creer al Milán en la victoria. Primero Robinho y más tarde Pazzini ingresaron en el terreno de juego y con ellos apareció una gran mejoría en los de Allegri, que acorralaron al Inter durante toda la segunda mitad. Las ocasiones se sucedían una tras otra, pero todas sin suerte alguna. 

Murió el encuentro con el Inter colgado del larguero y el Milan buscando un empate que mereció con todos los honores en una gran segunda mitad. Los de Stramaccioni suman tres puntos vitales en su lucha por el Calcio y, de postre, sacuden un poco más al eterno rival, cuyo presente más inmediato se antoja muy negro. Ganó la eficacia Interista y perdió la insistencia local, pero el clásico italiano sigue perdido en el mundo. Los buenos tiempos siguen quedando demasiado atrás.