La Juve se asegura ser campeona de invierno

La Juventus se impuso por 3-0 en su estadio ante el Atalanta, en un partido que se decidió en el primer tiempo. Los bianconeros aniquilaron a los visitantes en media hora y dejaron resuelto el partido. Con los tres puntos logrados, los de Conte se llevan el título de campeones de invierno con dos jornadas de anticipo, ya que aventaja en siete puntos al Inter y en ocho al Nápoles que cierra la jornada ante el Bolonia.

La Juve se asegura ser campeona de invierno
Juventus
3 0
Atalanta
Juventus: Buffon; Barzagli (18' st Padoin), Marrone, Chiellini; Litchsteiner, Vidal, Pirlo, Marchisio (25' st Giaccherini), Asamoah; Vucinic (11' st Quagliarella), Giovinco.
Atalanta: Consigli; Lucchini, Manfredini, Bellini; Schelotto, Radovanovic (1' st Biondini), Cigarini (29' st Cazzola), Peluso; Bonaventura (39' pt Stendardo), Moralez; Denis.
MARCADOR: 1-0, min.1, Vucinic; 2-0, min.14, Pirlo; 3-0, min.27, Marchisio.
ÁRBITRO: Massa. Expulsó por doble amonestación a Manfredini.
INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la jornada 17 de la Serie A. El Juventus Stadium albergó a 41 mil espectadores.

La Juve disputó una gran primera parte, dejando el partido resuelto y haciendo que los segundos cuarenta y cinco minutos fueran insoportables y carentes de emoción. Los goles de Vucinic, Pirlo y Marchisio, unidos a la expulsión por doble amonestación de Manfredini a los 29 minutos, acabaron por tumbar a los de Colantuono.

El Juventus Stadium se vistió de gala para recibir la visita del último equipo que jugará en Turín en este 2012, que precisamente fue el último que lo hizo la pasada temporada, en la última jornada de liga, recordada por la celebración del Scudetto y por el adiós de Alessandro Del Piero.

Las rotaciones aplicadas por Conte entresemana con la Coppa de Italia, aportaron frescura, fuerza y mucho aire limpio para los titulares en la Vecchia Signora hoy. La Juve salió como una apisonadora, dispuesta a hacer buena la derrota de anoche del Inter de Milan en Roma ante el Lazio.

Y solo bastó un minuto, para entender que la Juve iba a por el partido de verdad. Vucinic, tras una gran combinación con Giovinco, se plantó dentro del área y con una diagonal imparable para el portero neroazzurro, adelantó a los locales. Desde el 16 de septiembre el delantero montenegrino no marcaba en el campeonato (al Genoa) y suma su segundo gol en Torino en este 2012, desde el que anotó ante el Cagliari (15 de enero).

El Atalanta pudo haberse metido en el partido pocos minutos después, tras un pase atrás de Barzagli a Marrone, que este no pudo recibir tras resbalarse, lo que dejó solo a Buffon ante Denis, pero en el uno contra uno, el portero italiano sacó una mano milagrosa que impidió el empate y una posible reacción de los visitantes.

La Juve siguió creando y creando, hasta que a los 14 minutos de partido, se encontró con una falta fuera del área que Pirlo ejecutando de manera magistral a la escuadra, colocaba en la red de Consigli. El Atalanta estaba herido de muerte y la Juve no parecía saciada de hambre.

A los 27 minutos Marchisio cerraba el choque con un gran disparo colocado desde fuera del área que superaba por bajo nuevamente al guardameta del Atalanta que a pesar de los tres tantos encajados fue el mejor de los suyos, haciendo grandes paradas de mérito a disparos sobretodo de Giovinco y Quagliarella, que entró en la segunda mitad por Vucinic.

A falta de quince minutos para el descanso, el central Manfredini dejaba a los suyos con un jugador menos, tras una dura entrada por detrás a Chiellini en terreno bianconero, cuando intentaba cortar un contragolpe local. Solo dos minutos antes, el defensa del Atalanta había visto la primera amarilla por otra entrada a Vidal.

Colantuono decidió dar entrada a un defensa (Stendardo) sacrificando a un jugador de banda como Bonaventura para limitar el asedio bianconero, pero no hizo falta porque la Juve no quiso hurgar más en la herida y se limitó a contener el marcador y a dejar que fueran pasando los minutos.

La segunda parte fue un claro paseo de los locales, con largas posesiones de balón y constantes combinaciones, siempre sin disparar a portería contraria. Solo con la entrada del voraz Quagliarella la Juve intentó algún disparo que sacó Consigli. Conte dio entrada a Padoin y Giaccherini por Marchisio y Barzagli, para dar descanso a dos de sus piezas básicas.