Rangers: la película

Durante las últimas 48 horas, la acción en la película del desastre del Rangers ha acelerado considerablemente.

Rangers: la película
David Murray organizó presuntamente una red de pagos ilegales a los jugadores del equipo.

Si esta saga fuera una película, podríamos decir que ayer el director decidió darle ritmo al argumento y que hoy esta acción no ha decrecido. Los administradores de Duff & Phelps acaban de envíar la propuesta de CVA (Company Voluntary Arrangement, un acuerdo entre deudores y acreedores para que la historia del Rangers continúe intacta y el club no desaparezca) a los acreedores. Esta es una oferta para las compañías, individuos y organizaciones que esperan un dinero procedente del club de Ibrox. En las CVA, hay un porcentaje ofrecido antes de llegar al acuerdo (digamos, por ejemplo, un 10%). Según la legislación británica, aquellos acreedores a los que se deba un 75% del dinero pactado en cualquier momento, deben llegar a un acuerdo con el club (y, por lo tanto, pueden decidir si la CVA se puede dar o no).

Los principales acreedores que esperan cobrar la deuda son la HMRC (Her Majesty Revenue and Customs) y la compañía Ticketus. Cualquiera de estas dos podría bloquear la posibilidad de CVA. Se espera que la HMRC no acepte las condiciones de este acuerdo, pues estas son mucho peores que las que ofrecieron a principios de 2011. Entonces, el Rangers propuso poner 10 millones de libras para que hubiera un acuerdo en el llamado “Big Tax Case”. La HMRC buscaba 24 millones de impuestos evadidos, 12 millones de intereses y 15 millones de multa. El caso aún está en espera, debe ser adjudicado a tres jueces.

Sin embargo, si el Rangers pierde este caso, sus deudas pueden ascender a más de 70 millones de libras, ya que el club, bajo el mandato de Craig Whyte no pagó ni un penique de impuestos. Si la CVA es rechazada, la otra alternativa es Charles Green, quién ha comprado el club por 5,5 millones de libras. Por esta suma se haría con el estadio y los campos de entrenamiento, un precio de saldo. Esto conllevaría la creación de una Newco que sustituiría al Rangers. El club como tal sería liquidado.

¡El truco es intentar llevar a los aficionados a los estadios el año que viene como si nada hubiera pasado! El tema para los gobernantes del fútbol escocés ha sido que hacer con un club que ha roto tantas reglas y quiere volver a empezar de cero sin recibir ningún tipo de castigo. Ayer, los administradores del club llevaron a la Scottish Football Association a tribunales, y apelaron contra la sanción de un año sin fichar, alegando que esta “daba mala fama al fútbol escocés”. Esta sanción fue impuesta porque el club no pagó a algunos clubs el dinero debido por la compra de algunos jugadores, por ejemplo, Lee Wallace, del Hearts. El equipo de Edimburgo aún espera 800 000 libras por su defensa. El juez de Edimburgo Lord Glennie dictó sentencia: la SFA no tenía autoridad para imponer tal tipo de sanción (que impedía al Rangers fichar jugadores mayores de 18 años por un año). El caso está ahora en el tejado de la SFA y su tribunal, Lord Glennie dijo al Rangers que no podían esperar un castigo más leve. Es posible que el club sea suspendido como miembro de la  SFA, incluso podrían ser expulsados como miembro de cualquier asociación escocesa.

La FIFA, en un comunicado de prensa, expresó su disgusto por el transcurso de los acontecimientos. Que un club lleve un organismo a la justicia ordinaria  es extremadamente grave en el fútbol profesional. El Sion lo hizo el año pasado y fue castigado duramente por la Federación Suiza, a instancias de la FIFA. El tema es, si la SFA no actúa sobre el Rangers, será la FIFA la que actúe con diligencia contra la SFA. Esto podría significar que todos los equipos escoceses (A nivel de club y selección) pudieran ser sancionados sin participar en competiciones como el Mundial o la Champions League.

Hoy los clubes de la Scottish Premier League se reunieron para votar normas sobre el “Fair Play Financiero”, pero la propuesta acabó diluyéndose. El comité ejecutivo de la SPL quería crear una nueva regla, según la cual cualquier club de la liga podía resurgir de sus cenizas cual ave fénix, de esta forma podría formar una Newco sin tener que interactuar o ponerse de acuerdo con nadie. La propuesta fue también rechazada. La SPL también tiene entre manos el asunto de los segundos contratos que el Rangers adjudicó a sus jugadores (pagaban un % del sueldo a sus jugadores oficialmente, y el resto lo pagaban mediante un préstamo del banco. El Rangers aprovechaba este vacío legal para pagar un dinero libre de impuestos a sus jugadores, de esta forma ahorró millones de libras durante años). Esta acusación se desató después que el exdirector del Rangers Hugh Adam dijera que el club pagó a muchos jugadores mediante un (escondido y privado) segundo contrato, una clara infracción de las reglas del fútbol escocés.

Si esto fuera confirmado, significaría que tales jugadores no eran elegibles para disputar partidos, a causa del no registro de su segundo contrato. Los equipos que usan a jugadores no elegibles pierden el partido por 3-0. Fue lo que le sucedió al Sion ante el Celtic en sus dos partidos de Europa League el año pasado. Un documental de Mark Daly en la BBC la semana pasado mostró como estos segundos contratos fueron una costumbre en el Rangers durante más de una década. Si esto fuera probado, el Rangers perdería los títulos con jugadores no registrados implicados sobre el terreno de juego. Los partidos que ellos disputarán serían contados como derrotas por 3-0.

A medida que releo este artículo, me doy cuenta que este guión tiene desarrollos tan imprevistos que podrían considerarse de Pedro Almodóvar. Lo que resulta conmovedor es que el Rangers, muchas veces conocido como el equipo del “establishment”, esté ahora combatiendo contra todos los organismos del fútbol escocés, de esta manera, abre la puerta a una más que posible actuación de la FIFA. Sería correcto decir que la relación de amor entre el Rangers y la Scottish Football Association está llegando a su final. Los abrazos en el camino hacia Hampden Park han desaparecido por completo.