El Rangers ha muerto

Ayer las autoridades de la hacienda británica firmaron la garantía de defunción para un club de fútbol que muchos pensaron que duraría para siempre. Se equivocaron. La arrogancia y el odio provocaron la autodestrucción del Rangers.

El Rangers ha muerto
El Rangers ha muerto

El Rangers ha muerto. No haré ver que escribir esta frase no me ha alegrado mucho. Lo ha hecho. Estoy contento, me gusta que hayan muerto. Durante toda mi vida, esta “institución escocesa” ha sido un símbolo poderoso, una forma de representar que yo, por casualidad, había nacido en un país que no me quería ni me valoraba.

Si el Celtic es una representación icónica de la existencia de una comunidad irlandesa en Glasgow, el Rangers simbolizó la xenofobia y el odio a mi gente. A principios del siglo XX, el club de Ibrox instauró una política de no fichar jugadores católicos. De hecho, la leyenda del Rangers Sandy Jardine dijo recientemente que cuando se unió al club no había ningún católico, ni siquiera en el equipo técnico, ninguna persona empleada en el Rangers profesaba tal religión. Pese a que la prohibición de firmar jugadores fue anulada en 1989 con el fichaje del exjugador del Celtic Mo Johnston (católico confeso, procedente del Nantes), otra “política” prosiguió.

Desde que la Asociación de Fútbol Irlandesa fue reconocida por la FIFA como una entidad independiente en 1949, no ha habido ningún jugador de la República de Irlanda que juegue para el primer equipo del Rangers. Todos los clubes del Reino Unido, durante los últimos 20 años, han tenido alguna vez a un jugador irlandés en sus filas. Todos, excepto el Rangers. Esto no ha sido nunca criticado por los medios en Escocia.

El guión de la muerte del club del establishment en Escocia no podría haber sido mejor. Ni un aficionado del Celtic ni una productora lo habrían hecho mejor. Durante una década este club estafó al cobrador de impuestos británico mientras proclamaba un amor sempiterno hacia su país. Durante este tiempo, el Reino Unido ha luchado en dos guerras mundiales y muchos hombres murieron por tener un equipamiento inadecuado. El club invitó a soldados en uniforme para que hicieran de relaciones públicas con los aficionados del equipo irlandés de la ciudad. Habría sido mejor para las tropas si el club hubiera pagado sus impuestos como hace todo el mundo.

Bajo el mando de Sir David Murray, el Rangers creó una burbuja económica en el fútbol escocés. El país tenía la tradición de hacer crecer a sus propios jugadores, que después iban a parar a clubes más grandes en Inglaterra. El Celtic había ganado la Copa de Europa en 1967 con un equipo 100% escocés. Ser el primer equipo de las Islas en conseguir ese torneo le infligió una herida psicológica al Rangers. Murray quiso igualar el éxito de los Lisbon Lions, pero sabía que tendría que gastar un dinero que el fútbol por si solo no generaba. Su modelo de negocio, basado en el préstamo y los créditos, llevó el desastre. Otros clubes empezaron a gastar y a pedir préstamos para aguantar el nivel del Rangers. Los jugadores escoceses se quedaban sin posibilidades en una liga poblada por jugadores extranjeros que recibían unas cantidades dinero que muchas veces no merecían.

Ahora hay una reclamación sobre si el Rangers incluyó a jugadores no elegibles en partidos, eso rompería muchas reglas del fútbol actual. El club de Ibrox usó un sistema de dobles contratos para escapar de hacienda. Pese a que la historia del Rangers ha acabado con la liquidación, puede que el equipo pierda muchos de los trofeos que consiguió durante el mandato de Murray. En mayo de 2011, Murray vendió el club a un oscuro hombre de negocios: Craig Whyte. La venta se hizo por una libra. Los principales medios decían que Whyte era billonario, que tenía una riqueza descomunal. Actuaron de secretarios y de relaciones públicas de Whyte y no ejercieron su trabajo como periodistas.

En junio de 2011, escribí sobre Whyte. Él había usado el dinero de los socios del Rangers para pagar la deuda con el banco y adquirir el club. Usó el dinero de los fans del Rangers para comprar el club. ¡Ni siquiera era un millonario! El dinero que gastó en el club venía a partir de la retención de impuestos de impuestos que debía pagar al gobierno. Este dinero fue añadido al que ya se debía desde la era Murray. Este caso debe ser aún juzgado.

El seguimiento de la muerte del Rangers ha sido una victoria para los nuevos medios. Los bloggers han estado por delante durante toda la partida. Finalmente, algunos periodistas serios de los principales medios entraron a investigar. Mark Daly de la BBC o Alex Thomson del Channel 4 News empezaron a buscar sobre el escándalo del Rangers. Durante toda esta saga, los periodistas deportivos de Glasgow han continuado con su política de obediencia y han transmitido un mensaje: todo acabaría bien para el Rangers.

A medida que las noticias fueron llegando, algunos periodistas fueron ridiculizados en Twitter por su cobardía. Ahora hay otro plan: la creación de una nueva compañía (Newco) que use los bienes del club antiguo. No está claro en que liga jugará este equipo. Sin embargo, lo principal es que el Rangers está muerto y en mi opinión la sociedad escocesa será mejor gracias a esto. El club de Ibrox ha proporcionado un punto de encuentro a algunos de los elementos más tóxicos de la sociedad escocesa durante generaciones.

Ser un aficionado del Rangers era, en cierta forma, tener la permisión de odiar a los católicos y a los irlandeses. En 2008 algunos aficionados empezaron a cantar una canción que se burlaba de los que murieron en la Gran Hambruna en 1847. Uno de ellos era el tío de mi abuela. "The famine song" fue declarada racista e ilegal por el Tribunal Supremo de Escocia en 2009.

La gente de las ciudades de toda Europa se estremecía cuando sabía que los aficionados del Rangers estaban a punto de visitar la ciudad. Ahora almenos esos fans no tendrán interés en las competiciones europeas. Nadie los echará de menos. Europa no es el único sitio donde el nuevo Rangers podría ausentarse. Las competiciones escocesas empiezan en agosto y es posible que el nuevo Rangers no se pueda registrar a tiempo. Para algunos es algo demasiado grande como para aceptarlo. Sin embargo, es un hecho.

El Rangers ha muerto.

Phil Mac Giolla Bhain para VAVEL UK