Histórico three peat de los Seattle Sounders

El pasado 4 de octubre los Seattle Sounders se proclamaron por tercera vez consecutiva campeones de la US Open Cup

Histórico three peat de los Seattle Sounders
El veterano capitan de Seattle, Kasey Keller, levanta su tercera copa consecutiva

El pasado 4 de octubre los Seattle Sounders hicieron historia al proclamarse por tercera vez consecutiva campeones de la copa nacional de Estados Unidos (la Lamar Hunt US Open Cup).

Los de Seattle no son el primer equipo en proclamarse campeón de la misma tres veces  seguidas (eso ya lo hicieron en los años 30 el equipo de Sant Louis, el “Stix, Baer and Fullar, F.C.” y posteriormente en los sesenta el equipo neoyorquino de “Greek American Atlas Astoria”) pero si es el único equipo que lo ha hecho desde su fundación.  Es por ello que además Seattle Sounders es actualmente el único equipo en la historia de la US Open Cup que nunca ha perdido un partido de dicho torneo.

El equipo de Seattle, que año a año va a más, llegaba a la final en un gran estado de forma, segundos de su conferencia y todavía vivo en la Concacaf Champions League. Los Sounders son un equipo que claramente ha ido de menos a más a lo largo de la temporada y que se postulan, con permiso de Los Angeles Galaxy, como unos de los serios candidatos al título final de liga.

Por su parte, Chicago Fire, a pesar de no haber rendido a lo largo de esta temporada como se esperaba de ellos, con cese de entrenador incluido (Carlos de los Cobos), se presentaban llenos de moral a esta final, tras unas últimas jornadas en las que están corrigiendo su trayectoria inicial y que unido a la trayectoria errática de otros equipos de su conferencia les está permitiendo tener opciones de clasificarse para los play-offs. Sin duda alguna, Dominic Oduro es el hombre más en forma de Chicago en esta recta final de la temporada.

Tras unos primeros minutos de dominio de Seattle con claras ocasiones para ellos, Chicago rompió el hielo mediante un disparo de Marco Pappa que se va a un lado de la portería defendida por Kasey Keller, el cual disputaba su último partido en esta competición, puesto que este año se retira.

Durante la primera parte, el guatemalteco Marco Pappa fue el único que inquieto (y poco) la meta de Seattle. El hombre más destacado de esta primera parte fue el joven portero de Chicago Sean Johnson, que sus numerosas actuaciones impidió que los Sounders se pusieran por delante en el marcador. Por parte de los locales, el más destacado fue Osvaldo Alonso.

En la segunda parte Seattle imprimió un carácter ofensivo aun mayor al de la primera parte, que Chicago no pudo seguir. En el minuto setenta y siete, y tras unos minutos de verdadero “acoso y derribo” por parte de los Sounders, Fredy Montero consigue empujar a la red un rechace de Johnson. El colombiano, que ha formado parte del once inicial de Seattle los tres años, y que fue “Man of the match” con gol incluido en 2009, volvió a convertirse en protagonista de los locales y ser el encargado de llevar la locura a la grada.

Chicago decidió entonces ir a por el empate “a la desesperada” dando entrada a dos hombres de ataque como Sebastian Grazzini y Diego Chaves. Esto obligo a Chicago a dejar muchos más espacios en defensa, lo cual fue aprovechado por Osvaldo Alonso en el minuto noventa y seis, tras una buena jugada personal, para poner el broche a su gran partido (fue nombrado “Man of the Match”) y de esta manera poner fin a las pocas esperanzas de Chicago.

De esta manera  Seattle escribió una página para la historia del futbol estadounidense conformando un “Three Peat” mágico y probablemente irrepetible, cimentado en los nombres de Fredy Montero, Leonardo González, Osvaldo Alonso, Roger Levesque, Brad Evans o el veterano capitán de este grupo, el experimentado portero Kasey Keller.