Lokomotiv 0 – 2 Dinamo: Inesperado reencuentro con la victoria del equipo de Silkin

El equipo ferroviario perdió una magnífica oportunidad para situarse en posición de Champions. Su tropiezo con el Dinamo, que no ganaba un encuentro desde noviembre, es tan inoportuno como inesperado para el equipo de Coucerio, el mejor en la PLR desde su reanudación.

Lokomotiv 0 – 2 Dinamo: Inesperado reencuentro con la victoria del equipo de Silkin
El Dinamo se reencuentra con la victoria y se mete en la lucha por la Champions
Lokomotiv
0
2
Dinamo
Lokomotiv: Guilherme; Shishkin (Sychev, min. 89), Burlak, Belyaev, Yanbaev; Ozdoev, Torbinsky (Obinna, min. 60), Glushakov; Ignatjev (Loskov, min. 60), Caicedo, Pavlyuchenko.
Dinamo: Shunin; L. Wilkshire, L. Fernández, Granat, Rykov; Semshov (Yusupov, min. 75), Noboa; Samedov, Kokorin (Nekhaychik, min. 90), Voronin (Misimovic, min. 78), Kuranyi.
MARCADOR: 0-1, min. 42, Kokorin. 0-2, min. 88, Misimovic (p).
ÁRBITRO: Aleksey Nikolaev amonestó a Burlak, Ozdoev y Pavlyuchenko del Lokomotiv, y a Rykov y a L. Wilkshire del Dinamo.
INCIDENCIAS: 15,640 espectadores en el Estadio Dinamo de Moscú.

Tras el empate del CSKA con el Kuban, el Lokomotiv de Moscú disponía de una gran oportunidad; en caso de victoria ascendía hasta la segunda plaza, posición Champions, superando al equipo de Slustky. A priori era un escenario perfecto para el conjunto ferroviario, que estaba imbatido desde que se reanudó el campeonato tras el parón invernal y que había cosechado tres victorias en los cuatro encuentros disputados. Además el Dinamo, después de una fuerte inversión en el mercado de fichajes, llegaba al encuentro sin conocer la victoria desde noviembre. Paradójicamente fue el conjunto visitante el que se llevó los tres puntos, y de este modo se reengancha a la lucha para la máxima competición europea.

Sergey Silkin dejó por primera vez desde que llegará en invierno a Balázs Dzsudzsák en el banquillo. Kokorin y Samedov ocuparon las alas del ataque blanquiazul. Kuranyi y Voronin, que volvió al once, formaron pareja atacante. Noboa y Semshov ocuparon la medular. Por su parte, Couceiro repitió con el 4-3-3, con Caicedo e Ignatjev como extremos y Pavlyuchenko en el centro del ataque. Ozdoev, Torbinsky y Glushakov, formaron el trivote del centro del campo del Lokomotiv. El ex Zaragoza Zapater, de nuevo, fue suplente.

No fue un encuentro excesivamente vistoso. Ni Lokomotiv, ni Dinamo desplegaron un gran juego. Al final venció el que menos errores cometió. El partido arrancó con balonazos largos de los visitantes sobre el campo del equipo local, que de forma imprecisa trataba de combinar. El siempre incisivo Kokorin fue como de costumbre uno de los mejores de su equipo. En banda o arriba, el joven atacante internacional con Rusia siempre rinde a un gran nivel. Las mejores ocasiones de la primera mitad estuvieron protagonizadas por las incursiones del 9 del Dinamo. Precisamente Kokorin fue el autor del primer gol, después de aprovechar un error del portero Guilherme para adelantar a los pupilos de Silkin al borde del descanso. Golpe de ánimo para un Dinamo en crisis necesitado de un buen resultado para recuperar la confianza.

Desde el comienzo de la segunda parte, el Dinamo se echó para atrás. El Lokomotiv, nada inspirado, se hizo con la posesión, pero la acumulación de hombres cerca del área visitante hacía imposible la asociación. Poco a poco, a través de individualidades, el cuadro de Couceiro comenzó a protagonizar acciones de peligro. El equipo blanquiazul, cómodo jugando al contraataque, también dispuso de algunas ocasiones para finiquitar el encuentro. Así fue como en las postrimerías del encuentro una contra en solitario de Samedov, que arrancó desde su propia área prácticamente, terminó con un penalti favorable al Dinamo después que Ozdoev derribará al interior visitante cuando éste enfilaba a Guilherme. Misimovic, que salió de refresco, puso el 0-2 definitivo.

Con la inesperada victoria, el Dinamo vuelve a la terna para la última plaza Champions. Tras unas jornadas fatídicas para el cuadro de Silkin, la jornada 37 fue propicia para las aspiraciones europeas del equipo propiedad de VTB. El CSKA, segundo clasificado empató, y sus inmediatos perseguidores, Spartak y el propio Lokomotiv perdieron. Los tres puntos sitúan el Dinamo a un punto de su rival del fin de semana y a tres del último equipo que disputaría la previa de la máxima competición europea.