El CSKA vence sin brillo a un Rostov muy inferior

El CSKA vence sin brillo a un Rostov muy inferior

Doumbia anotó el único gol de un partido dominado por el equipo local, que pese a su superioridad no fue nunca capaz de cerrar un encuentro en el que el que su rival no disparó a portería

CSKA
1 0
Rostov

Arrancó la temporada para el CSKA y la profunda renovación que se presumía en el club moscovita no llega. La entidad confirmó la continuidad de Slutskiy, muy criticado a lo largo de la temporada pasada y uno de los principales responsables del desastre del equipo azulgrana, y hasta la fecha solamente se ha realizado una nueva incorporación, Mario Fernandes. Honda y Doumbia, los dos jugadores más trascendentes del equipo, los cuales han mostrado su deseo de abandonar el club, siguen capitaneando el conjunto. Poco o nada ha cambiado respecto la temporada pasada. Tampoco el juego del equipo. Pese a la enorme superioridad del CSKA sobre el Rostov y el buen fútbol de combinación desempeñado a ratos por los locales, los moscovitas apenas dispusieron de ocasiones claras y con el 1-0 no fueron capaces de sentenciar a un rival roto que no disparó a puerta en todo el partido. La vuelta de Mark González a los terrenos de juego tras su grave lesión, es una de las mejores noticias del encuentro para los moscovitas.

Con una temperatura superior a los 20 grados, idónea para jugar al fútbol, y bajo la atenta mirada del próximo seleccionador ruso, Fabio Capello, el CSKA comenzó su andadura en la presente PLR. Ante un Rostov prácticamente desconocido – hasta la fecha ha realizado diez incorporaciones – Slutskiy recuperó el modelo de un solo delantero. Doumbia estuvo asistido por Dzagoev, como enganche. El sueco Wernbloom actuó de volante de contención por detrás de una línea de tres formada por Cauna, Honda y Tosic. Mario Fernandes debutó oficialmente con la camiseta azulgrana en el lateral derecho. El brasileño se mostró muy sólido en defensa y se prodigó permanentemente por el costado diestro del ataque local. Fernandes dispusó incluso de una ocasión clara para anotar. Sin lugar a dudas fue unos de los mejores del partido.

Miodrag Bozovic – el Rostov también estrenaba entrenador – ha alienado tres de los nuevos refuerzos: Angwba, que jugó como lateral derecho; Getigeshev, lateral zurdo y Sheshukov como pivote defensivo. Además, como referencia arriba actuó Adamov, quién ya jugó con el club la pasada campaña pero que hasta el presente mercado no ha sido comprado por la entidad. El 4-1-4-1 de Bozovic fue completado por Kalachev, Cocis, Gatcan y Blatnjak, quienes formaron la zona de centrocampistas. Consciente de su inferioridad, el equipo visitante salió agazapado atrás y con las líneas muy juntas. Los únicos acercamientos a la meta de Akinfeev vinieron a causa de un balón largo, a pelota parada o al contragolpe.

La superioridad del CSKA se hizo patente desde el arranque del encuentro. Con un fútbol sin velocidad pero con asociación, los pupilos de Slutskiy lograron acercarse a la portería de Pletikosa. Paradójicamente la primera ocasión del encuentro corrió a cargo de los visitantes, que en el minuto dos con un cabezazo de su delantero cerca estuvieron de poner en apuros a Akinfeev. Honda, muy incisivo a lo largo del encuentro dirigió el CSKA y dispuso de las primeras ocasiones del equipo local con dos disparos de falta que fueron desviados por el portero rival a córner.

Con el paso de los minutos, Adamov quedó fijo entre los defensas moscovitas a muchos metros de sus centrocampistas, quienes se incrustaron a su zaga para cerrar los espacios a un CSKA, lento y previsible que solamente ofrecía alguna variación y tenía opciones de sorprender con las proyecciones por banda de Mario Fernandes, que a menudo veía cortadas sus apariciones por la posición de Tosic, excesivamente pegado a la cal. Hasta el descanso, el guión del encuentro era más favorable para el Rostov, que había logrado maniatar a los locales y que se encomendaba a la fortuna de su capitán y único atacante.

La segunda parte comenzó de la misma forma que terminó el primer acto; con un CSKA con muchos hombres en tres cuartos de campo pero sin velocidad en la transición y un Rostov capaz de anticiparse a los movimientos de su rival. De nuevo un disparo de falta de Honda, fue la primera ocasión de la reanudación y el preludio del primer y único gol del partido que llegaría en el minuto 55. De nuevo Doumbia, que recibió hoy el trofeo de máximo goleador de la pasada liga rusa, resolvió para el CSKA. El delantero marfileño recibió solo entre el punto de penalti y el área pequeña para batir sin problemas a Pletikosa después de una buena combinación entre Shennikov y Cauna que terminó con la asistencia de este último al marfileño. El Rostov, que no había pasado excesivos apuros hasta el gol, fue sorprendido por la aparición de Cauna en el flanco izquierdo del ataque rival. De esta forma se desvanecía todo el trabajo realizado por el equipo hasta el momento.

Con el gol, los visitantes se vinieron arriba con más corazón que cabeza. El CSKA mantuvo el dominio del encuentro y dispuso de acciones suficientes para sentenciar. Como le ocurriera a Rusia en su encuentro de fase de grupos frente a Polonia, los azulgranas no fueron de forma decidida a por el segundo y su falta de ambición casi les cuesta dos puntos. A falta de tres minutos, el Rostov rozó el milagro después de un malentendido de la zaga moscovita que casi termina con el remate a bocajarro del central Djakov. A la postre, el CSKA venció de forma merecida para colocarse líder junto al Lokomotiv de Moscú. 

Ficha técnica:
CSKA: Akinfeev; Mario Fernandes, Ignashevich, V. Berezutskiy, Shennikov; Wernbloom; Tosic, Dzgaoev (Mark González, min. 87), Honda, Cauna; Doumbia (Musa, min. 90).
Rostov: Pletikosa; Angbwa, Dyakov, Salata, Getigeshev; Sheshukov; Kalachev (Holenda, min. 83), Cocis (Kirichenko, min. 73), Gatcan, Blatnnjak (Cesnauskis, min. 69); Adamov.
MARCADOR: 1-0, min. 55, Doumbia.
ÁRBITRO: Aleksandr Egorov amonestó a Wernbloom del CSKA, y a Salata, Sheshukov, Adamov y Kirichenko del Rostov.
INCIDENCIAS: 15,000 espectadores en el Arena Khimki de Moscú.