El Dinamo tumba al líder

El equipo de Dan Petrescu remonta el vuelo y logra su segunda victoria consecutiva en el feudo de un mal CSKA, que se cae del primer puesto y empieza con mal pie el tramo de competición más complicado de la temporada.

El Dinamo tumba al líder
CSKA
0 2
Dinamo
CSKA: Akinfeev; M. Fernandes, Ignashevich, V. Berezutskiy, Nababkin; Cauna (Oliseh, min. 86), Elm; Dzagoev, Honda, Tosic (Mamaev, min. 75); Musa.
Dinamo: Berezovskiy; Wilkshire, L Fernández, Granat, Lomic; Ropotan (Yusupov, min. 62), Sapeta, Semshov (Noboa, min. 66); Dzsudzsák, Jantscher; Kokorin (Kuranyi, min. 74).
MARCADOR: 0-1, min. 38, Dzsudzsák. 0-2, min. 51, Kokorin.
ÁRBITRO: Sergey Karasev amonestó a Ropotan, Wilkshire y Sapeta del Dinamo y expulsó con roja directa a Dzagoev.
INCIDENCIAS: 18,636 espectadores en el Arena Khimki de Moscú.

En Rusia nadie cree que el CSKA disponga de opciones reales de ganar la PLR. Sin delanteros (Matías Suárez no pasó el reconocimiento médico, Necid 9 meses KO, y Doumbia 3 meses KO) y con la poca convicción que hay en Slutskiy (muy criticado a lo largo de las primeras semanas de competición), este equipo juega como un conjunto menor y a menudo se muestra demasiado inconstante. La figura de Dzagoev ejemplifica la fragilidad y la irregularidad del CSKA, que remontó en 45 minutos un 2-0 ante el Volga la pasada semana, con dos goles y una gran actuación del joven mediapunta ruso, y fue derribado con cierta facilidad como local por un Dinamo muy pragmático. En el derbi moscovita del pasado fin de semana, Dzagoev fue expulsado a falta de media hora para el final (2-0) a causa de una agresión estúpida sobre un rival, en la que fue la segunda roja que ve el futbolista en esta campaña. El liderato que ostentaba el club del ejército rojo ero algo circunstancial. Como un ciclista que toma delantera en la clasificación general gracias a una escapada, los de Moscú aprovecharon el asequible calendario inicial para sumar puntos con relativa facilidad y auparse hasta lo más alto de la tabla. Pero los primeros puertos de montaña pusieron al descubierto las grandes debilidades del conjunto. Y tras el partido del Dinamo llega el tourmalet. Spartak, Rubin Kazan, Terek Grozniy y Lokomotiv pueden dictar sentencia acerca del futuro de Slutskiy (que presentó su dimisión, que no fue aceptada, al término de la pasada temporada), que puede tener idéntico final al que vivió Silkin en el Dinamo de Moscú, hace algunas semanas.

Slutskiy salió con Musa (joven extremo nigeriano sin puesto en banda y relegado al banquillo a lo largo del último tramo de la pasada temporada) como único delantero y una talentosa línea de mediapuntas formada por Tosic, Honda y Dzagoev. Elm y Cauna volvieron a formar en el doble pivote. Por su parte, Petrescu alineó un 4-5-1 con dos extremos abiertos como Jantscher y Dzsudzsák y un trivote formado por Semshov, Sapeta y Ropotan. Este último, la pasada temporada estuvo cedido en el Tom Tomsk y apenas había disputado 45 minutos en la presente campaña, pero con la marcha de Dujmovic, el rumano es el único pivote puro de contención del que dispone el entrenador del Dinamo. Kokorin jugó como único atacante sentando en el banco al capitán Kuranyi.

Ante la rigidez defensiva del Dinamo, el CSKA volvió a mostrar su cara B. El equipo de Slutskiy dominó la posesión a lo largo de los primeros 45 minutos. Pese a ello, fue un control de balón estéril. El propio Petrescu habló sobre ello tras el encuentro: “Comprendimos que no enfrentábamos contra el líder y que ellos nos dominarían, por esa razón tratamos de fijar bien nuestras líneas y no dejar espacios para sus transacciones”. El partido salió tal como planeó el técnico rumano. La acumulación de hombres en la medular y los escasos huecos que ofreció la zaga visitante terminaron por ahogar a un CSKA sin ideas que acabó sucumbiendo ante el orden rival.

Dzagoev fue expulsado por agredir a Wilkshire y podrían caerle varios partidos de suspensión

Si bien los primeros acercamientos fueron del conjunto local, el Dinamo se adelantó a falta de 7 minutos para el descanso. Lo hizo gracias  a un error de Rasmus Elm, que intentó despejar con la cabeza un balón colgado desde el costado derecho por Kokorin y habilitó al húngaro Dzsudzsák, quién batió con un disparo raso a Akinfeev. Ya en la reanudación, fue el propio Kokorin quién prácticamente sentenció el encuentro con el 0-2 en el 51’. El internacional ruso, estandarte de este Dinamo, anotó tras una buena jugada personal. Realizó una larga conducción y desde fuera el área superó al meta con un fuerte disparo con la derecha.

La expulsión de Dzagoev en el 58’ dilapidó las escasas opciones de remontada que tenía el CSKA. El mediapunta agredió a Wilshire y de inmediato el árbitro le mostró la roja directa. La acción podría acarrearle varios partidos de suspensión al jugador, justamente ahora, cuando su equipo debe afrontar el tramo más complicado en lo que va de campeonato.

Con uno menos, el CSKA siguió volcado en ataque y dispuso de ocasiones de peligro. Pese a ello, el Dinamo también pudo cerrar el partido a la contra. Al final el marcador no se movió y el conjunto local vio frustrada su racha de seis victorias consecutivas y perdió el liderato en favor del Anzhi Majachkalá. Por su parte, al equipo de Petrescu, el tercer triunfo de la temporada le permite salir de la zona de descenso.