Hinchas del Zenit, en contra de la incorporación de futbolistas negros y homosexuales

Un grupo de aficionados han publicado un manifiesto en el que se oponen a los fichajes de jugadores de raza negra para “mantener la identidad nacional del club” y piden únicamente futbolistas procedentes de Rusia, Ucrania, Bielorrusia, la región escandinava y las antiguas repúblicas bálticas. El club ha respondido a estas demandas asegurando que “los jugadores no recalan en el Zenit debido a su procedencia o color de piel, sino por sus cualidades y méritos deportivos”.

Hinchas del Zenit, en contra de la incorporación de futbolistas negros y homosexuales
Los hinchas no quieren futbolistas africanos ni tampoco sudamericanos. (Foto: marcajeindividual.com)

El Landscrona, principal grupo de aficionados del Zenit de San Petersburgo, ha firmado un manifiesto en contra de la incorporación de jugadores negros en el club ruso. El documento, titulado Selección 12, habla sobre la necesidad de fichar y tener en plantilla únicamente futbolistas que preserven “la identidad regional y nacional del club”. Este tipo de jugadores deben proceder de Rusia, Ucrania, Bielorrusia, la región escandinava, las antiguas repúblicas bálticas, porque tienen la misma mentalidad y antecedentes históricos y culturales que estos territorios;  y como última opción del resto de Europa.

Identidad nacional y regional

“Como club más norteño de las grandes ciudades europeas, el Zenit nunca tuvo vínculos con África, ni con América Latina, Australia u Oceanía y solo tendría sentido hacerlo si honestamente el club ha hecho todo lo posible por encontrar deportistas en nuestra región, Rusia y el continente europeo”, de esto modo justifican los aficionados peterburgueses la negativa a la incorporación de extranjeros. Aún con ello, se desmarcan del concepto de racismo: “No tenemos nada en contra de los futbolistas de fuera de Europa y no somos racistas, pero no queremos jugadores de fuera por temas de tradición y porque están lejos de nosotros en mentalidad y espíritu”. 

Los hinchas consideran la homosexualidad un problema de conducta como fumar o beber en público

El manifiesto pide un Zenit regional, que represente y se nutra de jugadores de la zona. “Desde finales del 90, el club se ha aupado hasta lo más alto del país con futbolistas que han preservado nuestra identidad y queremos seguir así. Rehuimos de un proyecto futbolístico con jugadores de todo el mundo que no represente ni a una ciudad ni a una región como el Manchester City, el Arsenal o el propio Anzhi Majachkalá”.

La negativa a la llegada de jugadores homosexuales, también detallada en el manifiesto, se enmarca en la petición de los hinchas de futbolistas con un buen comportamiento fuera de los terrenos de juego. Además de pedir implicación en el campo, los aficionados quieren jugadores que no fumen ni beban en público, que sean honestos y que no sean homosexuales, equiparando de este modo la opción de sexual de cada jugador a otra norma de buena conducta.

Un problema histórico

Los aficionados ponen al Athletic de Bilbao como ejemplo de club regional y consideran que "ahora al Zenit se le están imponiendo futbolistas negros casi por la fuerza y esto causa una reacción negativa". El documento aparece en un contexto convulso marcado por la mala situación deportiva del equipo y la rotura de la unidad en la plantilla por la llegada de Hulk y Witsel. Se intuye en el manifiesto una dura crítica al club por la incorporación de ambos futbolistas -Hulk no es siquiera europeo- , quienes costaron 60 y 40 millones a la entidad, todavía no han mejorado el nivel de la plantilla y ya han sido el blanco de los demandas del resto de jugadores, encabezados por Denisov, por sus altos sueldos.

El Zenit es el único equipo de Rusia que nunca ha fichado a ningún futbolista de raza negra. Cuando el club incorporó a Bruno Alves, en el seno de la hinchada se planteó si el futbolista era negro o mulato, algo más razonable para ellos; hace algunos años Malafeev, actual capitán del equipo, reconoció que no se planteaban traer a jugadores de color porque los aficionados no lo permitirían. Y Dick Advocaat admitió justo antes de ganar la Copa de la UEFA en 2008 que se había sentido incapaz de contratar a jugadores negros, porque los hinchas no los hubieran aceptado. Estos episodios racistas los explicó la Panenka #4 en un reportaje sobre el emergente fútbol ruso. El pasado verano, el francés M’Vila no recaló en San Petersburgo por un motivo similar, aseguró la prensa francesa.

La respuesta del club

Tras la publicación del documento, el club rechazó las peticiones de sus hinchas y destacó que el Zenit es ejemplo de tolerancia. El portavoz de prensa del Zenit dijo a la agencia Itar Tass “que los futbolistas recalan en el equipo no debido a su procedencia étnica o el color de su piel, sino por sus cualidades y logros deportivos. La política del Zenit está dirigida al desarrollo e integración en la comunidad futbolística mundial y no respalda posturas arcaicas". La respuesta de la entidad tiene coherencia en relación al modelo y al proyecto que dirije, tomando en consideración que para aspirar alto es necesaria inversión -los hinchas también creen que el gasto es excesivo y se debería mantener el tope salarial que rompió la llegada de Hulk- y la incorporación de futbolistas procedentes de Rusia -el comunicado destaca que se oponen a los fichajes de futbolistas de clubes rivales tales como CSKA o Dinamo de Moscú- y del resto del mundo.