Rusia da la gran sorpresa y es campeona olímpica de volley indoor masculino

Superó contra todo pronóstico a la poderosa Brasil, por 3-2 en un encuentro vibrante tras una remontada histórica, salvando dos bolas de partido. El resultado fue 19-25, 20-25, 29-27, 25-22 y 15-9.

Rusia da la gran sorpresa y es campeona olímpica de volley indoor masculino
Rusia
3
2
Brasil
Rusia: Apalikov (6), Kthey (1), Grankin (4), Tetyukhin (12), A. Sokolov (0), Berezhko (0), Butko (2), Muserskiy (31), Ilinykh (2), M. Mikhailov (17), Volkov (6), Obmochaev (L) (0)
Brasil: Bruno (3), Wallace (27), Juniors Dos Santos (14), Leandro (0), Gilberto (0), Murilo (18), Sergio Santos (L) (0), Thiago Soares (0), Rodrigo (1), Saatkamp (9), Ricardo (0), Amaral (5)

La selección rusa de volley masculino ha dado la gran sorpresa y ha ganado a Brasil en la final olímpica, consiguiendo su primera medalla de oro desde Moscú 1980, y por supuesto el primer oro desde la desmembración de la Unión Soviética. Rusia, que venía de quedar octava en la liga mundial, ha derrotado a una Brasil que suma su segunda plata consecutiva. Tras perder los dos primeros sets, Rusia se sobrepuso a dos bolas de partido y gracias al fuerte saque acabó haciendo historia.

Brasil comenzó fuerte, ganando 5-1. y aguantó la ventaja hasta ampliar con el 11-6. El servicio brasileño, poderoso, mantuvo la ventaja en el primer set y fue un primer parcial cómodo para Brasil por 19-25.

Rusia hizo un buen inicio de set en el segundo, pero rápidamente Brasil tomó la ventaja 4-8. Muy acertado en el servicio, Wallace y Dante pusieron distancia de cinco puntos para Brasil en el segundo parcial, aunque Rusia llegó a reducir la ventaja 15-16. Brasil hizo un 4-1 de parcial gracias a dos puntos de Lucas, y ahí aguantó hasta el 20-25 del final del segundo set. Nada hacía presagiar la sorpresa, con dos sets a cero arriba y una gran solvencia en el saque, parecía imposible que Rusia remontara.

Rusia hace historia: Remontada épica

En el tercer set, igualdad máxima. Ningún equipo logró una ventaja superior a un punto, hasta que Brasil se puso 10-13 en ventaja. Wallace, esta vez acompañado de Lucas, Dante y Murilo, estaban dispuestos a no dejarse ganar,  se llegó al momento clave: Brasil dominaba 19-22, y en ese momento el seleccionador brasileño retira a Ricardo para meter a Bruno, y Mikhailov, clave, entra por Berezkho. Dos servicios muy acertados de Tetyukhin logran el empate a 22. Wallace con un remate de primeras logró el 22-23, y Muserskiy, el jugador clave de Rusia, forzaba un "block-out" para el empate a 23. Brasil tuvo punto de partido cuando Lucas conectó un remate que no pudo recepcionar bien la defensa rusa, y puso el 23-24. Mikhaylov forzó una mala recepción de Lucas y empató de nuevo, y Wallace forzó la segunda bola de partido para Brasil. Un bloqueo fuera de Sidnei salvaba la situación. Tras adelantarse 27-26, un mal servicio volvió a poner el empate a 27. Muserskiy de nuevo y un extraordinario bloqueo de Volkov salvaban el set y el partido.

En el cuarto set, de nuevo se respiraba igualdad, con alternativas en el marcador. Sidnei se mostró muy participativo hasta que Mikhailov adelantó a Rusia por 9-8. Brasil a partir de ahí no pudo colocarse por delante, enganchando Rusia un parcial de 8-4 que le daba ventaja en el set. Volkov, acertado en el saque, subía el marcador a 20-14, aunque Brasil reaccioní y con un 1-7 de parcial puso a los rusos bajo presión, esta vez liderados por Lucas y su efectivo servicio. Apalikov fue el encargado de situar el 24-21, aunque luego hizo "block-out" Tetyukhin y puso el 24-22. Error en el saque de Murilo y cuarto set para Rusia. La remontada estaba cercana.

El último set no tuvo color. Rusia lideró desde el principio y Brasil no pudo ni empatar en este parcial. Los bloqueos de Apalikov y los remates de Mikhailov, además del estado anímico ruso, absolutamente eufórica tras la remontada. Rusia se llevó con comodidad el set por 15-9 y confirmó una remontada para la historia.

El equipo ruso, exultante, celebró el triunfo histórico, su primer triunfo desde la desaparición de la URSS, mientras que el conjunto brasileño estaba cabizbajo, habían perdido una oportunidad de oro, y nunca más bien dicho, tras desperdiciar dos bolas de partido. Muserskiy con 31 puntos fue decisivo para los rusos, mientras que Wallace con 27 fue el máximo anotador brasileño.