Bustos y Méliz cierran el medallero español con un bronce y una plata

El atleta mallorquín, medalla de bronce en 1.500, paró el crono en 3:46.45. Méliz, plata en salto de longitud, puso el punto y final al Europeo de Helsinki con un salto de 8.21 metros.

Bustos y Méliz cierran el medallero español con un bronce y una plata
Sufrido bronce de David Bustos en Helsinki - EFE.

El balear David Bustos ha conseguido un meritorio bronce en los 1.500 metros, el tercer metal para el equipo español en este europeo. El atleta español, con una marca de 3:46:45, logra así el billete para los Juegos de Londres. Henrik Ingebrigtsen, con una marca de 3:46:20 y Florian Carvalho, con 3:46:33, ocuparon las dos primeras plazas del podio.

La carrera, que se decidió en el “sprint” final, fue lenta y con pocas distancias, lo que provocó caídas como la del finlandés Niclas Sandells, último clasificado. Le derribó Ilham Tanui, finalmente descalificado.

Bustos era el único español en la final de los 1.500. Manuel Olmedo se retiró a falta de una vuelta en la primera serie, y  Álvaro Rodríguez no pudo ganar una de las plazas para la final, al quedar cuarto en la misma carrera en la que Bustos fue tercero.

Méliz consigue la plata

Luis Felipe Méliz, nacido en Cuba, subió al podio por primera vez como español para colgarse la medalla de plata en longitud. El atleta consigue así el cuarto y último metal para la delegación española en Helsinki. Su salto de 8,21 metros sólo fue superado por el alemán Sebastian Bayer (8,34 metros), que hizo la marca europea del año.

Méliz es el único atleta español que ha superado los 8 metros este año. Abrió su participación con un salto de 7,97, y en su segundo salto se puso en cabeza con 8,21. El campeón de Europa Sebastian Bayer, estuvo a punto de quedar fuera de la mejora. Le salvó un salto de 8,03 en la tercera ronda, que le permitió tener 3 nuevos intentos. En el quinto intento consiguió 8,33 metros y en el sexto llegó hasta los 8,34 metros, ganado así el oro.

Esta es la tercera medalla de plata europea de un atleta español en salto de longitud. La primera la consiguió Antonio Corogs en Atenas’82 y la segunda fue para Ángel Hernández en Split’90.

El alicantino Eusebio Cáceres, debutante en la categoría absoluta, terminó quinto con los 8,06 metros que consiguió en su sexto y último salto. Marca que también garantiza su presencia en Londres.

Frente a las 7 medallas conseguidas en Barcelona 2010,  España se va de Helsinki con 4 metales: el oro de Ruth Beitia en altura, la plata de Méliz, y los bronces de Víctor García (3.000 obstáculos) y David Bustos (1.500 metros).

Más resultados discretos para la selección española

Berta Castells, en su segunda final europea consecutiva, terminó novena en la final de martillo con los 67,42 de su segundo lanzamiento, a medio metro de pasar a la mejora. La catalana repite el puesto de Barcelona 2010, aunque en aquella ocasión lanzó más (68,20).

Igor Bychkov no logró un salto válido en la final de pértiga y, como el año pasado en los Mundiales de Daegu, regresa a casa sin marca tras fallar en 5,40, la primera altura que intentaba.