Cuatro Rayas Valladolid podría no jugar Europa

La participación del equipo vallisoletano la temporada que viene en Europa está pendiente de un hilo. Todo depende de si el club recibe algún ingreso extra, ya que el momento económico del club no es propicio para jugar la Copa EHF.

Cuatro Rayas Valladolid podría no jugar Europa
Víctor Alonso, en el partido contra el Torrevieja. Foto: Jonathan González

Esta mañana comunicó Dionisio Miguel Rico, presidente del Cuatro Rayas Valladolid, en la sala de prensa del Huerta del Rey ante los medios de comunicación, el cambio de política que tomará la entidad pucelana de cara a la siguiente temporada en el aspecto económico y deportivo, siendo conscientes así de la actual situación que está viviendo el balonmano español.

Se preveía que sería una rueda de prensa importante de cara al futuro del club morado. Y así fue. En el aspecto económico la decisión que se ha tomado ha sido una disminución del 37% del presupuesto respecto a esta temporada aún sin concluir, por lo que se calcula que el total del presupuesto para la temporada que viene estará alrededor del millón de euros.

El presidente anunció que no se gastarán ni un céntimo más de lo que no tengan, radicando la importancia en "amortizar la deuda acumulada". En este contexto, también se verá reducido el precio de los abonos para la siguiente temporada desde un 20% hasta un 65%, dependiendo de la edad y situación en el pabellón. En total, abonos que abarcarán desde los 25 hasta los 105 euros, pudiendo ser fraccionados según las condiciones de los abonados del club vallisoletano.

En cuanto al aspecto deportivo también se verá un cambio en el objetivo, debido a que la finalidad del club, en palabras de su presidente, será mantener la categoría, ya que el equipo "contará con una plantilla mínima de ocho jugadores profesionales, mientras que el resto se conformará con los canteranos".

Los jugadores de la actual temporada que seguirán son: José Manuel Sierra, Yeray Lamariano, Krivokapic, Patrick Eilert, Víctor Alonso y Óscar Perales, que ahora mismo se está recuperando de su grave lesión de menisco y ligamento cruzado de su rodilla derecha. También se escucharán ofertas por jugadores o hasta por el propio técnico, Juan Carlos Pastor.

En definitiva son unas medidas complicadas, pero coherentes y razonables, acordes con la tesitura que tenemos actualmente en España y más en deportes minoritarios como el balonmano, donde la complicada realidad económica se ve acentuada. "Si todos nos volcamos, el balonmano en Valladolid seguirá" dijo Dionisio. Será una temporada de transición, donde se pretende dar un paso atrás, con los pies en la tierra, adaptándose así a la crisis para coger fuerza para temporadas venideras y seguir combatiendo por la supervivencia del club.