Marketing y publicidad en el balonmano

El balonmano español se encuentra actualmente inmerso en una profunda crisis de identidad. Tenemos a jugadores y jugadoras que buscan otras ligas europeas donde puedan encontrar una mayor comodidad económica. En España no se han hecho las cosas bien en muchos aspectos.

Marketing y publicidad en el balonmano
Ambiente del Lanxess Arena de Colonia, durante la Final Four

Cualquier persona que haya presenciado algún partido de la Bundesliga o, incluso, de la Liga francesa, sabe perfectamente de lo que hablo. Muchas veces se dice, con razón, que el balonmano es un auténtico espectáculo, sobre todo en la pista. De acuerdo. En España no se tiene explotado el balonmano como espectáculo conjunto al que se ve en la pista. Hoy día en el balonmano español, bajo mi punto de vista, estamos a años luz de lo que se puede vivir en Alemania en aspectos como marketing, publicidad, comunicación, etc.

La verdad es que es complicado encontrar un aspecto en el que podamos decir que vamos por delante de Alemania o Francia. Bueno sí, sólo uno, el deportivo, que no es poco importante. Aunque la actual tesitura económica está haciendo que haya una fuga de jugadores y jugadoras en nuestro balonmano. Prácticamente todos los años siempre ha habido un equipo español disputando alguna final: Champions League, Recopa, Copa EHF… Y eso no se ha sabido vender. Hablando de la Champions League, estas dos últimas temporadas he tenido la suerte de presenciar la Final Four en el Lanxess Arena de Colonia, y el espectáculo montado allí no lo he visto en España ni juntando todas las finales que he podido vivir. Llegar a Colonia y observar numerosísimas vallas de publicidad, marquesinas, banderas, revistas, magazines, guías, conciertos, actividades, etc. por toda la ciudad. Quizá puede ser normal pensando que estamos hablando de una Final Four. Pero yo me pregunto ahora, ¿estaría España preparada a hacer una Final Four como las de Colonia?. Reflexionen.
 
Aprovechar nuestros éxitos
 
También hay que reconocer que España nunca ha sabido aprovechar las grandes oportunidades que nuestras selecciones nos han dado. Por ejemplo la selección masculina fue campeona del Mundial de Túnez 2005, no se aprovechó en los medios de comunicación. Fue tercera en el Mundial de Suecia 2011, no se aprovechó. En tres ocasiones ha sido plata en Europeos, no se ha aprovechado tampoco. Y recientemente nuestras chicas, terceras en el Mundial de Brasil 2011, desgraciadamente no se ha aprovechado para relanzar el balonmano femenino. ¿Quién se ha enterado de la gesta de nuestras chicas? ¿qué estamos haciendo mal? ¿quién tiene la culpa de la situación actual del balonmano? ¿por qué hay tan poca presencia en los medios? Muy fácil, la gente lo sabe, el balonmano no vende.
 
Hay que preguntarse por qué el balonmano no vende. Y lo mismo que hablamos de los numerosos éxitos de nuestras selecciones, podemos hablar de nuestros clubes, que en numerosas ocasiones han ganado títulos europeos y, al día siguiente, la presencia en los medios de comunicación ha sido mínima. El producto del balonmano español tiene muy buena calidad. Durante muchos años se ha dicho que la Liga ASOBAL era la mejor del mundo junto a la Bundesliga. Yo me atrevería a decir sin tapujos que actualmente Francia está por delante de nosotros.
 
En la pista sí podremos ser mejores, de momento... Pero nunca hemos sabido vender bien el producto español del balonmano, y no todo está en los jugadores. En el mercado no estamos bien posicionados y eso es algo que todo el mundo lo sabe desde hace años. Sin embargo, el baloncesto, que tiene ciertas similitudes con nuestro deporte, sí se ha sabido vender gracias al correcto uso del marketing y la publicidad. No hay más que ver el espectáculo que se puede vivir en muchos pabellones de la ACB. Y no sólo eso, sino la repercurisón que tiene en los medios de comunicación. En el baloncesto sí puedo decir que la función comercializadora, con sus respectivas estrategias, ha sido buena.
 
Quizá en el balonmano español haya que incidir más sobre este tema, especialmente sobre los gestores de los clubes (al fin y al cabo ASOBAL no deja de ser una asociación de clubes) y mostrar las diversas parcelas sobre las que actualmente flojeamos, como son el marketing y la publicidad. Soy consciente que algún directivo de algún club de ASOBAL ha llegado a viajar a Alemania para importar aspectos del espectáculo, e igualmente soy consciente que se ha importado poco y mal. Desde los clubes no se difunde bien nuestro deporte, por lo tanto, la respuesta esperada del público es… pabellones medio vacíos, poca repercusión, etc. Por lo tanto, no veo una buena estrategia de mercado.
 
Diseño: cuestión de imagen
 
Este es otro aspecto en el que también estamos a años luz de muchos equipos, asociaciones o federaciones. Hay que reconocer que es una faceta en la que se ha mejorado algo en los últimos años, pero el trabajo dedicado a esta parcela no es el más adecuado.
 
Por ejemplo, podemos hablar del logotipo de Handball 2013. Personalmente lo bastante mejorable. No voy a decir que es un logotipo horroroso como mucha gente ha dicho en diversos foros y redes sociales, porque me parece que es un logotipo que, como tal, es funcional. Lei la explicación que dieron desde la RFEBM y desde el estudio de Tres Tipos Gráficos y se quedaron en el concepto. Las ideas están bien reflejadas, pero es que la idea de movimiento transversal no es necesaria para un logotipo de balonmano. Según sus creadores “el balonmano es un deporte de diagonales, de brazos extendidos y movimientos rápidos; el gesto característico de los atacantes lanzando el balón, el portero protegiendo su meta, las triangulaciones, los desmarques…”. Ahora mismo el logotipo conceptual podría ser el mismo de una carpintería o de una industria de paneles solares. No es un logotipo “balonmanero”.
 
Tampoco me gusta el código cromático. Han elegido esos colores por las sedes: error, un error muy grande. Una persona que es de Francia, Suecia, Dinamarca o Alemania no tiene por qué saber los colores de las ciudades de Barcelona, Granollers o Madrid. Yo sin lugar a dudas incluiría los colores de España por alguna parte, que se vea dónde es el Mundial, más que nada porque lo de “Handball” a secas no es muy representativo de nuestra nación. Y muy posiblemente añadiría una silueta de un jugador de balonmano, o de un balón. Aunque esto es más subjetivo.
 
Otro caso es el tema de las páginas webs. Cualquiera que haya visualizado páginas de balonmano de otros países habrá comprobado la cantidad de cosas de las que carecen las nuestras: información, formato, diseño, organización, imagen… Pero repito, poco a poco estamos mejorando. A la web de ASOBAL sólo le queda un cambio en el diseño y una mayor veracidad en los datos, estadísticas. Ah, y que no vuelvan a hackearla otra vez… Espero que Javier Zuriarrain y Jordi Pallarés, principales dirigentes de ASOBAL y conscientes de esto, pongan solución al departamento de comunicación, porque el de competición o administración es mucho más complejo.
 
En definitiva, toca seguir trabajando por nuestro balonmano. Porque todo es importante y debemos de conseguir que el balonmano sea más atractivo y llegue de una forma más fácil para la gente. Porque si tu producto no lo vendes, no llega al público. Así de fácil. Sigamos luchando por nuestro deporte.