Resumen de la Asobal

Resumen de la Asobal

Pequeño resumen de todos y cada uno de los equipos de la Liga Asobal durante esta campaña 2011/2012 en la que el Barcelona con la consecución del título liguero, el Atlético con la Copa del Rey y la Supercopa, el bipartidismo liguero y los problemas económicos han sido los protagonistas.

El FC Barcelona Intersport ha repetido título liguero, en esta campaña 2011/2012. Nada menos que doce años (desde la 99/2000) que el conjunto blaugrana no encadenaba dos “Asobales” consecutivas. Todo gracias a un hombre, el míster, Xavi Pascual, que en Navidades tuvo que ser intervenido del corazón, aunque suene a tópico, uno de los partidos más difíciles de la carrera de “Pasqui”. Desde que llegó al conjunto blaugrana, ha sabido imprimir su estilo y su “garra” a las filas blaugranas. Sin duda, uno de los pilares de este Barça.

En Liga, el dominio del conjunto blaugrana ha sido absoluto, cediendo un solo partido, frente al enemigo acérrimo, el Atlético de Madrid, y por la mínima. El resto de encuentros se cuentan por victorias. El resultado: campeones de liga, con 58 puntos, el equipo menos goleado de la competición con 752 tantos en contra.

El Barça consiguió su segundo título liguero consecutivo después de 12 años

En los otros títulos nacionales, la suerte fue dispar, ya que en la Copa del Rey cayeron en la finalísima frente al eterno rival, el Atlético de Madrid, pero sí que lograron alzarse con la Copa Asobal, disputada en León en el mes de diciembre, justo antes del parón navideño.

La temporada no ha sido tan benévola en Champions, donde el cuadro barcelonista se quedó a las puertas de la Final Four, tras caer derrotado por el Kobnhavn, que luego sería eliminado en Colonia por el Atlético. Hasta ese momento, el torneo europeo del Barça había sido de 10, pero no llegar a la finalísima de Colonia se puede entender como un fracaso.

Quizá la nota negativa la pone el capitán, Lazslo Nagy, que si bien ha realizado una estupenda temporada, su mal llevado (aunque todavía por confirmar) adiós le ha hecho perder puntos. También se marchan Oneto, Konstantin Igropulo, Cristian Ugalde, a los que, a buen seguro, el Barcelona echará en falta la próxima campaña.

Retorno del Atlético

El Atlético de Madrid ha vivido una temporada atípica teniendo en cuenta que toda la plantilla hacía vida en Ciudad Real y se desplazaba a Madrid para jugar sus partidos como local en Vistalegre. Si nos fijamos en la plantilla, el vestuario dirigido por Dujshebaev y Raúl González, lleno de estrellas como Lazarov y Abalo, ha demostrado que la mezcla entre veteranos y jóvenes funciona a la perfección

La Copa del Rey fue el segundo y más importante de los éxitos que ha vivido esta temporada el Atlético de Madrid. El equipo afrontaba el torneo con la ‘espinita’ clavada de la eliminación ante el Reale Ademar León en la Copa ASOBAL y había ganas de dar un golpe sobre la mesa. Dicho y hecho. El Atlético doblegó en cuartos al Ademar, acabó con el Torrevieja (anfitrión del torneo) en semifinales y alcanzó la gran final ante el rival de siempre, el Barcelona. Como ya ocurrió en la Supercopa, los hombres de Dujshebaev, esta vez con más incertidumbre, se impusieron al Barça (37-31) y Hombrados levantó el segundo entorchado del curso.

El último gran evento tuvo lugar en Colonia. La ciudad alemana fue la sede de la Final Four de balonmano y el Atlético de Madrid estuvo presente después de realizar un gran torneo, desde la fase de grupos, quedando primero en el grupo B, pasando por las eliminatorias ante Kadetten y Cimos Koper y finalizando con la disputa de la gran final de la Champions ante el Kiel después de haber eliminado al Copenhague en ‘semis’. En el último asalto, el equipo alemán, muy rocoso en todas sus líneas y con el beneplácito de los árbitros, frenó el sueño rojiblanco de ser campeón y se quedó con el trofeo. Por David Vinuesa

Gran temporada del Ademar

Tras una larga campaña y con los deberes bien hechos, en el Reale Ademar León toca hacer balance de una temporada que ha sido increíble en lo deportivo pero siempre marcada por lo extradeportivo con el tema de los impagos.

La temporada comenzaba cargada de ilusiones y grandes expectativas tras una serie de fichajes de nivel tales como Antonio García, Rafa Baena, Álvaro Ferrer o Di Panda entre otros. Unos fichajes que sumado al equipo que ya tenía el Ademar conformaba un bloque de lo más competitivo para hacer frente a los dos grandes de la Liga.

Los comienzos fueron dubitativos, se notaba la falta de compenetración pues el bloque era prácticamente nuevo. En Liga los partidos fuera de casa eran un continuo quebradero de cabeza para Isidoro Martínez, pues muchas de las aspiraciones de hacer frente a Barça y Atlético de Madrid se esfumaron en canchas visitantes.

A medida que avanzó la temporada, los jugadores se fueron adaptando unos a otros llegando a hacer del Ademar un equipo de lo más temible aunque destinado a luchar con el Valladolid por ese tercera plaza que da acceso a la Liga de Campeones, plaza que conseguirían los leoneses en tierras catalanas al vencer al Granollers a falta de dos jornadas para que terminase la competición doméstica.

Todo lo contrario ocurría en Champions. La temporada realizada por el Ademar en la máxima competición europea roza lo magistral. Ni una sola derrota en el feudo leonés hacía del Palacio un fortín donde sucumbieron equipos de la talla del Montpellier, Füchse de Berlín o Kobenhavn. La historia esperaba al Ademar en cuartos tras ganar la Vézsprem húngaro en octavos, aunque lo más doloroso iba a llegar en tierras alemanas que tras llevar una renta de once goles a Berlín iban a caer por el golaverage.

El Ademar ha cuajado una de sus mejores campañas de los últimos años

Allá por el mes de diciembre se disputaba en tierras leonesas la Copa Asobal, con un éxito rotundo en cuanto a afluencia de aficionados se refiere. El Ademar alcanzaba la final  de dicha competición tras dejar en la cuneta al todopoderoso At. Madrid,  final que ganaría finalmente el equipo de Pascual.

En cuanto al ámbito extradeportivo, muchos problemas en la entidad marista. En el mes de noviembre comenzaban los retrasos en los pagos de las nóminas de los jugadores donde en el mes de marzo salía a la luz que muchos de ellos llevaban hasta 3 meses sin cobrar. Las instituciones públicas y sponsors dejaban al Ademar con el agua al cuello, sin soluciones a corto-medio plazo lo que provocaba que muchos jugadores pensaran en hacer las maletas, cosa que finalmente ha ocurrido.

Triste final de ciclo para el Ademar, un bloque hecho para largo tiempo y que tras un año acaba hecho añicos por falta de liquidez y con más de la mitad del equipo fuera de León.

¿Qué hubiera pasado si se hubiera clasificado el Ademar para la Final Four? Muchos de los aficionados se hacen una y otra vez esa pregunta pues, la suma de dinero que hubiera recibido el club leonés por esa clasificación hubiera solventado muchos de los problemas económicos del equipo y no estaríamos hablando ahora mismo de final de ciclo. Por Alberto Álvarez

Sabor agridulce para el Cuatro Rayas

Es el turno del Cuatro Rayas Valladolid. El equipo dirigido por Juan Carlos Pastor ha realizado una buena liga Asobal, pero ha fallado en varios encuentros, a priori sencillos, como la derrota frente al Antequera en tierras malagueñas, o el empate frente al Torrevieja en el municipio alicantino, lo que le eliminó de la lucha por la tercera plaza, que desde hace varios años disputa con el Ademar. Finalmente quedaría en cuarta posición con 43 puntos, 11 por encima del quinto y a 15 del campeón.

Hasta “semis” llegó en la Copa del Rey. Gran campeonato el que hizo en Torrevieja y es que, tras vapulear al Academia Octavio, que ya vivía horas bajas, en los cuartos de final, puso toda la carne en el asador para eliminar al todopoderoso Barcelona en semifinales. Pero las huestes de Xavi Pascual, en los últimos minutos y merced al cansancio acumulado por los pucelanos, pudieron vencerles por un apretado 26-28.

En competición europea, la temporada ha sido nefasta, ya que cayó eliminado de la Copa EHF casi a las primeras de cambio, en la tercera ronda frente al Golenje Valenje, esloveno, equipo que no sería descartado hasta cuartos de final, cuando sería derrotado por el Rhein Neckar Lowen.

Sin olvidar a Juan Carlos Pastor, amo y maestro de los banquillos de balonmano españoles, el Pucela tiene un equipo bien armado con figuras de la talla de Nikcevic, Gurbindo, Joli o Sierra, que le hacen tener una de las mejores plantillas de la Asobal. La  defensa tiene a sus dos puntales en Asier Antonio y Ávila. Pero la temporada que viene muchos de estos jugadores volarán a otros equipos tanto del panorama nacional como internacional. Una verdadera pena.

En las últimas semanas, ha saltado una mala noticia en la entidad castellano leonesa, la posibilidad de que el año próximo el mítico Valladolid no pueda disputar competición europea por problemas económicos. Desde VAVEL esperamos que encuentren el dinero suficiente y puedan pasear el amarillo y el morado por el viejo continente.

Los problemas económicos no pueden con el BM Aragón

Otro equipo con problemas económicos, el Caja3 BM Aragón, pese a los problemas financieros que han lastrado a la entidad zaragozana, ha conseguido perpetrar una más que aceptable liga Asobal, logrando la quinta plaza, misma posición en que terminó la pasada campaña 10/11, esta vez con 32 puntos. Encontramos dos anécdotas reseñables. La primera es que el conjunto naranja es el último equipo de la clasificación que ha quedado con saldo positivo entre goles conseguidos y recibidos. La segunda es que es, junto al Barça, el único equipo que no ha empatado ni un solo encuentro.

Pese a su clasificación, a mitad de temporada, para la Copa de S.M. el Rey, el cuadro naranja tuvo una muy mala actuación que más que con su mal juego, que también, tuvo que ver con la aportación bajo los palos del guardameta del equipo anfitrión, Dimitrije Pejanovic, que con un 62% de efectividad llevó en volandas a su equipo a las semifinales.

El conjunto naranja fue eliminado por el que, a la postre, sería el campeón, el Flensburg

También meritoria fue su actuación en Europa, donde disputó la prestigiosa Recopa, que la próxima campaña ya no se jugará, al fusionarse con la EHF para crear una competición de mayor nivel. El equipo aragonés llegó hasta las semifinales de la competición, donde fue apeado por el que después sería campeón, el Flensburg Handewitt, tras eliminar, en las rondas ulteriores, a una serie de equipos, no lo vamos a negar, de un escalafón inferior al siete de Mariano Ortega.

Entre los jugadores más destacados de los naranjas, Jorge Maqueda, que el próximo año militará en el Nantes francés, ha sido su principal baluarte en ataque, aunque también hay que recordar al extremo derecho, Toño Cartón; o el extraordinario central, Víctor Vigo.

Ciudad Encantada. La revelación de la temporada

Casi sin lugar a dudas, la revelación de la campaña ha sido un equipo dirigido por un histórico de los banquillos, el gran Zupo Equisoain. Hablamos, como no, del BM Ciudad Encantada, que ha conquistado la mejor posición de su historia en la Asobal, la sexta plaza. Todo ello tras una gran segunda vuelta y es que el siete conquense no logró clasificarse entre los ocho primeros para disputar debido a un dubitativo inicio de campaña en el que varios resultados fueron contrarios a la lógica, como el empate frente al BM Huesca o la derrota contra el San Antonio.

Los problemas con Asobal, al organizar la Copa del Rey, también han marcado la temporada. La máxima autoridad del balonmano nacional prometió a la entidad conquense la celebración, en su pabellón, de este prestigioso torneo, pero, finalmente sería elegida Torrevieja, con el objetivo de convertirla en algo así como la “ciudad del balonmano”. Claro está que el enfado entre los dirigentes del Ciudad Encantada fue notable.

Un equipo humilde, pero con muy buenos jugadores, entre los que destacan el máximo artillero de la competición con 191 dianas, el cubano Jorge Luis Paván; el guardameta sueco, Richard Kappelin o el también isleño, Rafael da Costa Capote, que el año próximo jugará en el cuadro franjivino del Naturhouse La Rioja.

Es más que probable que la próxima campaña disputen competición europea, la nueva EHF, pero la mala gestión del máximo organismo europeo, que todavía no ha dispuesto qué equipos la disputarán, provoca que no se sepa a ciencia cierta si el equipo de Zupo viajará por Europa.

Buen hacer de los franjivino

También en La Rioja han disfrutado de una de las mejores temporadas de su equipo, el Naturhouse. El equipo, magníficamente llevado por “Jota” González, míster que imprime todo su carácter y saber al siete sobre la pista en el 40x20, ha llegado a una meritoria séptima plaza.

Los franjivino comenzaron la campaña pésimamente, dado que el calendario le obligó a jugar los partidos más difíciles en las primeras jornadas, cayendo ante los grandes y ante los no tan grandes, como en el empate frente al Torrevieja o la derrota frente al Alser Puerto Sagunto (una de las 3 victorias que lograrían los saguntinos en toda la campaña), pero poco a poco se irían recuperando, en especial, en la última fase de la liga, en la que no perdieron ninguno de los últimos cuatro partidos. Al final, séptimos,  con 29 puntos y son el primero de los equipos de la tabla con más partidos perdidos que ganados.

Un bloque con varias cesiones y algunas altas importantes. Entre las primeras destaca la de Alex Dujshebaev y Filip Kallman, el hijísimo y el hermanísimo del balonmano español, que están demostrando en el conjunto logroñés porque el Atlético de Madrid se hizo con sus servicios. Las altas de Prce, Jorge Martínez, Pedro Rodríguez o García Vega han sido todo un éxito y supieron acoplarse perfectamente al esquema en el que ya había figuras de la talla de Tioumentsev o el que fuera campeón del mundo, Rubén Garabaya.

El Granollers no sabe rehacerse a las bajas

Uno de los equipos más mermados por las bajas el pasado verano fue el BM Granollers. La marcha de Antonio García y Álvaro Ferrer al Ademar; Salva Puig al balonmano francés o el guardameta, Ohlander, que constituía uno de los pilares del conjunto vallesano, han provocado que uno de los históricos de la Asobal realizara una campaña muy por debajo de lo que nos tiene acostumbrados.

Sin embargo, y pese a tener una de las plantillas más jóvenes del balonmano español, con grandes promesas tanto nacionales como internacionales, entre los que destacan el guardameta Gonzalo Pérez de Vargas, cedido por el Barça; el lituano Malasinskas, o el serbio Nenadic, el siete vallesano no ha cuajado una buena campaña.

Tras una mediocre primera vuelta, en la que llegaron a estar en la undécima posición, lo que les impidió viajar a Torrevieja para disputar la Copa del Rey; en la segunda fase del campeonato nacional, lograron rehacerse y volver a las andadas a las que nos tenían acostumbrados, para concluir en la octava posición. Una plaza que no le da derecho a disputar competición europea el año próximo y que deja un sabor muy agridulce. Da la sensación de haber sido una campaña de tránsito, tras la marcha de tantos y tan importantes jugadores de la entidad catalana.

La marcha de Antonio García u Ohlander mermaron al cuadro vallesano

Tampoco ha sido su mejor campaña en competiciones europeas y es que el cuadro dirigido por el gran Manolo Cadenas (que tampoco ha podido hacer demasiado desde los banquillos), fue eliminado casi en octavos de final, por el Dinamo de Minsk bielorruso, dejando la EHF sin representantes españoles.

Esperemos que el año próximo, pese a la marcha de Cadenas, el bloque siga haciéndose más fuerte y las jóvenes perlas del conjunto vallesano permitan volver a la senda del triunfo al Granollers.

La Copa del Rey marca al Torrevieja

Manolo Laguna alcanza su séptima temporada como entrenador del BM Torrevieja en esta 2011/2012 y, según parece, podría abandonar la entidad alicantina durante este verano, con destino aún incierto. El míster toledano ha sabido construir un buen grupo, pese a los numerosos cambios en la plantilla con ocho bajas y otras tantas altas para contrapesar las pérdidas.

Entre las incorporaciones cabe reseñar la del lateral zurdo chileno Rodrigo Salinas; el central defensivo, Danil Chernov o el potente Milan Rasic. La plantilla ha cuajado una buena temporada en Asobal, mejorando en dos puestos su clasificación de la pasada campaña y habiendo llegado a colocarse en la cuarta plaza en la séptima jornada.

Quizá el acontecimiento más importante para los alicantinos esta temporada haya sido la disputa de la Copa del Rey en el Infanta Cristina en el que disputan habitualmente sus partidos, lo que les valió una plaza en el torneo. Ahí no quedó la cosa, ya que un excepcional partido del guardameta Pejanovic, en los cuartos de final, en los que se enfrentaban al Caja3, permitió a los azules disputar su primera semifinal en el campeonato.

En “semis” se vieron las caras con el Atlético, al que merced al cansancio del día anterior y el mayor potencial de los colchoneros, no pudieron doblegar y cayeron meritoriamente. Por concluir, también hay que destacar el ascenso de su segundo equipo a Primera Nacional.

Un grande venido a menos

Toca el turno de uno de los históricos de la liga Asobal, el San Antonio, ahora conocido como AMAYA Sport, por cuestiones publicitarias, que tan de moda están hoy día en el mundo del deporte en general y del balonmano en particular. Como tantos otros equipos, perdió durante el verano pasado a varios de sus puntales, como Javier Humet o Santiago Urdiales. A cambio, llegaron otros jugadores como el neerlandés Sluijters o el serbio Curkovic, procedente del Antequera, con el objetivo de hacer olvidar a las bajas.

Pero el equipo antoniano sigue, un año más, en ese bajón tanto de juego como económico que le ha hecho perder fuerza tanto deportiva como institucional desde hace varios años. Ya nadie parece acordarse de los años dorados con Balic de director de orquesta y “Zupo” en el banquillo dando órdenes. Todo indica que las cosas seguirán del mismo modo, al menos el año próximo.

La Asobal del siete de Apezetxea que también se marcha este año, por cuestiones laborales, ha sido regular, dado que se ha mantenido en la zona media baja de la clasificación durante casi toda la temporada.  No daba muestras de luchar por el descenso, pero tampoco de ir a por un puesto europeo.

También es cierto que el equipo navarro es muy joven con un solo jugador, el central Víctor Álvarez, que supere la treintena, y con varios por debajo de los 25. El principal valor en ataque de los pamplonicas está en el internacional español Gedeón Guardiola y en Alberto Aguirrezabalaga, que concluyeron con 122 goles cada uno.

Objetivo cumplido en el primer año en Asobal

No muy lejos del Pabellón Universitario de Navarra, encontramos al BM Huesca, que se estrenaba en la categoría de oro del balonmano nacional, tras 16 años de historia. El objetivo del equipo oscense era la salvación, lo lograron y con creces. La base del conjunto que había conseguido el ascenso, con José Francisco Nolasco en el banquillo, transmitiendo su garra y fuerza al siete del 40x20, fue suficiente para mantenerse en la primera división.

Claro está que para intentar mantenerse en Asobal eran necesarios algunos retoques, con este objetivoe llegaron Milos Pesic y Víctor Tremps desde el BM Toledo, que dieron consistencia al proyecto aragonés, además de jóvenes valores como Saubich o Álvaro Ruiz y el argentino, Vieyra.

El punto negativo estaba en el calendario, en el que les tocó lidiar con algunos de los “grandes” en las primeras jornadas, los resultados no acompañaron y pronto se vieron abocados al profundo pozo de los dos puestos de descenso, donde estuvieron varias jornadas.

Pero el buen hacer de Nolasco, los goles de Pesic, el ruso Voncina en la portería, y los seis últimos encuentros sin perder permitieron que el balonmano aragonés tuviera, al menos durante una temporada más, dos equipos en la élite. Otro apunte nada positivo es que ha sido el conjunto más goleado con 914 tantos, casi 20 más que su seguidor, el Academia Octavio. El próximo año su objetivo será el mismo, mantener la categoría, pero visto lo visto, a buen seguro, darán mucha guerra en la zona baja de la clasificación.

28 años después, Pamplona volvía a tener dos equipos en la élite

El undécimo puesto y los 22 puntos son más que meritorios. Mismos puntos que el Helvetia Anaitasuna, equipo que volvía a la Asobal, 28 años después, en sustitución del Juventud Arrate, que por severos problemas económicos, tenía que renunciar a la disputa de la mayor competición balonmanística en España.

El Anaitasuna ha logrado el objetivo en su regreso

La llegada del joven lateral izquierdo lituano, Rolandas Bernatonis o del guardameta argentino, Matías Schulz daban esperanza a la afición pamplonica de poder aguantar un año en Asobal. Además, se volvería a disputar el derbi frente al San Antonio, algo que los aficionados al balonmano en la ciudad navarra parecían esperar con ansia desde hacía varios años. Tanto en la ida como en la vuelta, la igualdad y el empate final marcaron el encuentro.

Comenzó la temporada ganando a un histórico como el Granollers, pero la llegada de Atleti, Barça, Ademar o Caja3 le hicieron bajar pronto del pedestal y coquetear con el descenso durante casi toda la campaña, pero, finalmente, lograba la permanencia. Algunas de las anécdotas más destacadas de la temporada son el empate frente al Ademar en el partido de vuelta o los irrisorios 13 goles que consiguieron marcar al Torrevieja en tierras alicantinas.

Una gran primera vuelta da la salvación al Octavio

Así llegamos al último de los ascendidos la pasada campaña, el Academia Octavio. Un caso digno de estudio y que servidor no tiene palabras para explicar. Con un equipo que mezcla lo mejor de la experiencia, con Javi Díaz en la portería (36 años) o Nacho Vico (igual edad) en el extremo derecho, con la genialidad de la juventud en el internacional junior, Pablo Cacheda o el ex ademarista Raúl Nantes.

Una primera vuelta para enmarcar, en la que los rivales de zona media y media-baja caían como moscas; los equipos grandes le goleban, sí; pero en los partidos de “su liga”, vencían y convencían. Parecía que el Octavio de Vigo volvía a la élite por la puerta grande. Daba la sensación que, de largo, iban a ser el equipo revelación de la campaña. Tanto lo fueron, que la séptima plaza en la jornada 15 les valía para jugar la Copa del Rey.

La gran primera fase del campeonato permitió al equipo vigués disputar la Copa del Rey

Pero, entonces llegó el parón invernal y todo cambió. Ni una sola victoria desde el mes de diciembre, algunos empates y mal juego. En la Copa del Rey cayeron a las primeras de cambio frente al Atlético de Madrid. Quique Domínguez parecía no dar con la tecla para devolver a su equipo hacia la senda del triunfo.

Pero el destino parecía tener escrito que el mítico equipo gallego tenía que estar un año más en Asobal y casi como si de un milagro se tratase, concluyeron la campaña en la decimotercera posición a 4 puntos del descenso. Si los resultados de sus rivales en la zona baja hubieran sido un poco mejores, estaríamos hablando de un equipo vigués descendido. Hablar del año que viene es poco menos que arriesgado pero deben cambiar muchas cosas de esta segunda vuelta si quieren volver a maravillar como hicieron en la primera fase de la liga.

Con los deberes hechos

La segunda temporada consecutiva del Quabit Guadalajara tuvo un nombre propio el pasado verano. Uno de los mitos vivientes del balonmano español. Hablamos del genial Mateo Garralda. El lateral derecho de 42 años llegaría a la ciudad alcarreña procedente del Kolding húngaro, para reforzar al equipo dirigido por Fernando Bolea. Además del de Burlada, de la Rubia, central del Alcobendas, también recaló en Guadalajara.

Los primeros resultados fueron notablemente malos con sonadas goleadas frente a Ademar o Barcelona, pero un par de triunfos les dieron un respiro y permitieron salir del descenso a un equipo que no estaba haciendo las cosas mal, pero tampoco terminaba de cuajar.

La segunda vuelta, con mucho mejores resultados, permitió al equipo guadalajareño mantenerse otro año en Asobal, aunque quedando a un solo punto del abismo que marcaba el Antequera. Sergio de la Salud y Rudovic han sido los dos baluartes ofensivos del cuadro alcarreño.

Los puntos en casa no impidieron el descenso del Antequera

El Antequera era el único representante de la comunidad andaluza en esta Asobal y para continuar con las mejoras que encadenaba año tras año decidió renovar completamente la plantilla con 12 bajas y otros tantos fichajes, entre los vendidos destacaba una de las revelaciones de la pasada campaña, el enorme pivote Rafa Baena, que recalaría en León. Algo que, a largo plazo, se ha demostrado no fue beneficioso para el siete de Antonio Ortiz.

El BM Antequera iniciaba su andadura esta temporada con algunas sorpresas, derrotando al Cuatro Rayas Valladolid o logrando un sorpresivo empate frente al Ademar, pero todo ello en casa. En cuanto se alejaba del Fernando Argüelles, el conjunto malacitano se deshacía como un azucarillo en agua.

Durante la segunda vuelta, ya no salían bien las cosas ni en casa ni fuera. Todo parecía estar descrito para que el equipo dirigido por Antonio Ortiz no estuviera otro año más en la élite. El descenso se certificaba en la jornada 29, con el empate frente a su acompañante en la bajada a los infiernos, el Alser Puerto Sagunto. Deportivamente, el fracaso era un hecho, pero algunos rumores apuntan que la entidad malagueña podría permanecer en Asobal ante los problemas económicos de otros equipos, pero esto no es más que un rumor.

Dos acontecimientos burocráticos y administrativos han tenido un peso importante en la entidad durante este año 2012. A principios del mismo, el equipo verdillo adquirió un compromiso con la empresa de construcciones MAYGAR, lo que le obligó a adjuntar el nombre de la compañía al del club. En las últimas fechas, el conjunto antequerano ha nombrado nuevo presidente.

Tres victorias no valen para estar otro año en ASOBAL

Por último, el colista, el Alser Puerto Sagunto, equipo que se tuvo que desprender de algunas de sus estrellas el pasado estío, como Nikola Prce o Iker Serrano, pero que adquirió a otros jugadores de tanto o más renombre como Chelu Cid o Sorrentino.

El juego demostrado por el conjunto entrenado primero por Goran Dzokic y después por su segundo, Alberto Estornell, no ha sido para quedar como farolillo rojo, con tanta diferencia respecto a la salvación. Ni siquiera ese cambio de dirección en los banquillos permitió a los otros rojiblancos de la Asobal lograr la permanencia. Una verdadera pena, pero el año próximo, la División de Honor Plata disfrutará de la garra y el corazón que el equipo saguntino ha demostrado.

Pero los resultados no acompañaron en ningún momento y salvo 3 victorias, dos de ellas en la primera vuelta, frente a Naturhouse y San Antonio, y una cuando ya estaba matemáticamente descendido, el resto fueron empates y derrotas. No en vano, y como ya hemos comentado, el juego del equipo saguntino era de una calidad superior a la de un colista.

Finalmente, once míseros puntos, con 3 partidos ganados y cinco empatados, amén de ser el equipo menos goleador de la competición, con 758 tantos, obligan al equipo valenciano a decir adiós, al menos por un año, a la categoría de oro del balonmano nacional.