Éxodo en el balonmano español

Macarena Aguilar, Chema Rodríguez, Carmen Martin, Juan Andreu o Lara González son algunos de los nombres que dejarán nuestro balonmano para jugar en otras ligas europeas buscando una mejor situación económica. Nuestro balonmano, así, perderá grandes estrellas.

Éxodo en el balonmano español
Tiempos oscuros para nuestro balonmano. Carmen Martín pondrá rumbo a Eslovenia para jugar en el Krim.

Da igual pertenecer a un equipo puntero o humilde, que lucha por la Liga o por mantenerse en la categoría, masculino o femenino. Son muchos los jugadores y jugadoras que ponen rumbo a otros países debido a la tesitura económica por la que están pasando la inmensa mayoría de los clubes en España. Habría que preguntarse por qué ocurre esto. ¿Qué han hecho mal los clubes para que ahora se les vayan pilares fundamentales de sus plantillas? ¿también pueden tener parte de culpa Federaciones o Asociaciones?. Podemos tener una respuesta económica y, por otro lado, una respuesta deportiva. Aunque, al fin y al cabo, ambas van unidas.

Económicamente todos somos conscientes de los duros momentos por los que está pasando nuestro país. En el deporte español tenemos a numerosos clubes que están atravesando por unos momentos complicados, y más serio es cuando hablamos de deportes minoritarios como es el balonmano. En este caso la dificultad se acentúa. Y si hablamos de balonmano femenino, se puede llegar a límites insostenibles en muchos casos.

Hay clubes que han descendido de categoría por motivos económicos, un ejemplo es el Elda Prestigio, equipo mítico de nuestro balonmano femenino, que ha estado 20 años en la élite ocupando gran parte de ellos los primeros puestos, teniendo en sus vitrinas 9 títulos nacionales (entre ellos 4 Ligas) ya ha descendido dos categorías. Al equipo alicantino le han faltado 150.000 euros para poder mantenerse en División de Honor, amén de los 400.000 euros de deuda. Tampoco tenía la cantidad de 70.000 euros para poder jugar en División de Honor Plata. Finalmente el destino del equipo será la Primera División Nacional. Su plaza aún no tiene dueño, aunque ya se han interesado el Adesal Córdoba, Zuazo Barakaldo y Kukullaga Etxebarri por la cantidad de 8.000 euros. El Itxako ha comunicado que no jugará la Champions League, aunque no cierra la puerta a ninguna competición europea.

En este contexto, otros clubes en una situación económica complicada entran en concurso de acreedores, como es el caso del Teucro, que buscará así poder sanearse. «Hay que ordenar nuestra deuda y poder así hacer del Teucro un club viable. Tenemos la documentación muy avanzada y antes de que finalice este mes estaremos en el juzgado», según palabras de Carlos García-Alén, presidente de la entidad. Así, el equipo gallego se acogerá a la Ley Concursal, ya que tiene una deuda aproximada de un millón y medio de euros.

Mientras tanto, uno de los conjuntos más míticos de nuestro balonmano, el Granollers, presentó hace dos semanas un preconcurso de acreedores para buscar su viabilidad económica. Igualmente, en el mes de mayo, otro club que también solicitó entrar en preconcurso de acreedores fue el Balonmano Antequera, club lleva arrastrando problemas económicos desde hace tiempo y que ha tenido que ver como sus jugadores llegaban a convocar una huelga. Otro caso, mucho más drástico, fue el del Toledo Balonmano, que desapareció a mitad de temporada ahogado por las deudas.

Equipos que renuncian a Europa por ser económicamente inviable

También nos podemos encontrar con el caso del Cuatro Rayas Valladolid que ha tomado diversas medidas, como rechazar, en principio, jugar la temporada que viene en Europa, reducir su presupuesto en un 37%, bajar entre un 20% y un 65% el precio de sus abonos y cambiar el objetivo deportivo de la temporada, pasando de luchar por Europa a mantener la categoría. Por otro lado, el Reale Ademar León debe a sus jugadores, técnicos y empleados cinco meses de sus nóminas. Difícil situación situación que se complicó cuando Héctor Castresana denunció al club por una presunta falsedad documental.

Estos son algunos de los ejemplos con los que nos hemos encontrado durante los últimos meses. Desgraciadamente, no son los únicos. Por otro lado, descubrimos cierta pasividad de las principales instituciones de nuestro balonmano, como son la Real Federación Española de Balonmano y ASOBAL, cuyos papeles pueden llegar a ser bastante cuestionables en algunos casos. También podríamos mencionar a la Asociación de Jugadores de Balonmano...

Con esta situación económica que tenemos mucha gente llega a preguntarse: "¿Pero cómo no se van a ir los jugadores?. Lo raro es que no se hayan ido antes...". Y no les falta razón a los aficionados, que junto a los jugadores y jugadoras que entrenan, juegan, viajan y sufren durante meses sin cobrar, son los perjudicados.

Aspecto deportivo

Otra respuesta al éxodo, evidentemente, es la deportiva. Durante muchos años los clubes se han dedicado a mirar más lo que había fuera que lo que tenían en casa. ¿Cómo?. Fichando a jugadores y jugadoras con un gran potencial de otras Ligas. Eso quien se lo podía permitir. Otros clubes, simplemente, se limitaban a fichar cuando tenían la misma calidad en su propia casa, sin mirar realmente las necesidades y la cantera. Qué importante palabra… ¡cantera!. Se ha descuidado mucho en algunos clubes. Y en este sentido algunos deberían de hacer autocrítica.

Nuestras ligas están perdiendo potencial 

Muchos jugadores y jugadoras se han ido ya. Y otros se irán la temporada que viene. Algunos nombres son Begoña Fernández, Mireya González, Marta Mangué, Verónica Cuadrado, Marta López, Nerea Pena, Silvia Navarro, Beatriz Fernández, Mercedes Castellanos, Beatriz Escribano, Macarena Aguilar, Eli Chávez, Carmen Martín, Nely Carla, etc. y en masculino nos podemos encontrar un éxodo importante que ya se empezó a producir hace años como ocurrió con Valero Rivera, Diego Pérez Marne, Iker Serrano, Borja Fernandez "Hispano", Carlos Prieto o Salva Puig, a ellos se han unido ahora los hermanos Guardiola, Jorge Maqueda, Juan Andreu, Chema Rodríguez, Álvaro Ferrer... Como ven, la lista no deja de aumentar. Y es muy probable que desde la publicación de este artículo a cuando usted lo esté leyendo, se produzca alguna fuga más.

Vienen tiempos difíciles. Nuestras ligas están perdiendo potencial, mientras que la francesa coge fuerza, tanto la masculina como la femenina. Y ahora, cuando hay tantas deudas, cuando hay éxodo en el balonmano, es cuando nos podemos encontrar reducciones importantísimas en los presupuestos de los clubes, descuentos en los abonos y más participación de la cantera. Ahora... quizá es demasiado tarde y habría que haberse dado cuenta antes viendo de la que se venía encima. Pero más vale tarde que nunca. De los errores hay que aprender. Hay que gastar lo que se tiene, nada más, y tener los pies siempre en la tierra. Mimemos nuestra base, que es el futuro de nuestro balonmano.