España remonta tras una gran pájara

La selección dirigida por Valero Rivera consiguió un importante triunfo en su primer enfrentamiento en los Juegos Olímpicos que le medía con el combinado serbio. Un buen inicio, seguido de unos minutos pésimos, dieron lugar a una genial segunda parte en la que lograron remontar un partido que estaba muy cuesta arriba

España remonta tras una gran pájara
Valero Rivera celebra la victoria. Foto AP
España
26
21
Serbia
España: Sterbik, Virán Morros (1), Ugalde (4), Tomás (4), Guardiola (1), Raúl Entrerrios (2), Maqueda(4) -siete inicial- Sarmiento (4), Aguinagalde (2), Cañellas, Rocas (3), Gurbindo (1)
Serbia: Stanic, Manojlovic, Prodanovic (1), Nikcevic (3), Ilic (7), Vujin (3), Toskic(2) -siete inicial- Ivan Stankovic (4), Rnic (1)
ÁRBITRO: Los colegiados noruegos Abrahamsen y Kristiansen excluyeron en dos ocasiones a Prodanovic, Manojlovic y Guardiola y mostraron una exclusión a Virán Morros, Beljanski, Tomás y Maqueda
INCIDENCIAS: 2º partido de la primera jornada del grupo B del cuadro masculino de balonmano de los Juegos Olímpicos de Londres que enfrentaba a España y Serbia.

El debut del balonmano español masculino en los Juegos Olímpicos de Londres comenzó con una mala acción por parte de RTVE. El partido que enfrentaba a los pupilos de Valero Rivera con la selección de Serbia estaba previsto para las 17:15 en Teledeporte, pero, según deben creer desde el ente público, el encuentro de baloncesto que medía a Estados Unidos y Francia, era más interesante para el target español que uno de los partidos más importantes e interesantes que se podrán vivir en el cuadro masculino del balonmano.

Cuando llegaba el minuto 10 del encuentro, y ya había acabado el partido de basket, pudimos comenzar a disfrutar del mejor balonmano. La selección española había comenzado con muy buen pie. Unos primeros minutos en los que las paradas de Arpad Sterbik, el guardameta nacionalizado español hace varios años, permitieron que España se hiciera dueña del 40 x 20, gracias al porcentaje cercano al 70% de acierto bajo los palos del portero del BM Atlético de Madrid

También parecía funcionar bien el ataque, con muchas más variables que en otras ocasiones, no solo buscando al pivote Julen Aguinagalde. Cuestión, que en partidos pretéritos parecía ser la única baza del equipo español. La defensa se mantuvo bastante fría desde el minuto 1; ni en 6-0, ni en 5-1, parecía saber frenar a una primera línea mortal con nombres como Ilic o Vujin.

Pero llegó el minuto 12 y Arpad Sterbik se veía obligado a abandonar el campo por unos problemas en su pierna derecha. El miedo cundía entre el cuerpo técnico y los aficionados españoles. El bajón que experimentó el siete español a partir de ese momento fue digno de estudio. Nada salía.

Sobre todo en el ataque, donde la precipitación y las malas decisiones marcaban al conjunto de Valero Rivera. No se puede olvidar que Darko Stanic, el excelso guardameta del Metalurg macedonio comenzó a hacer acto de aparición con sus increíbles paradas, como si de un felino se tratara. Todo ello permitió que los serbios, con un parcial de 0-3, se adelantaran en el marcador por primera vez en el partido en el minuto 21.

Dos factores fueron determinantes en el ataque balcánico. Por un lado, la salida de Ivan Stankovic al lateral derecho en sustitución de Vujin que no tuvo su día y los cuatro goles de contraataque que consiguieron anotar en la portería española. Además, los más de cinco minutos sin anotar un solo gol por parte del combinado español dinamitaron las esperanzas depositadas en una victoria. Al final del primer periodo un 10-14 para Serbia que ponía las cosas muy de cara para los pupilos de Veselin Vukovic.

Cambio de cara tras el descanso

Pero llegó el paso por vestuarios y el inicio del segundo tiempo. Valero Rivera probó con una táctica diferente en ataque colocando doble pivote continuo con Guardiola y Aguinagalde y en el extremo izquierdo a Virán Morros. Un partido importante no suele ser el lugar más indicado para andar probando cuestiones tácticas, pero en esta ocasión, salió bien. Muy bien.

Además, Hombrados, que había tenido un primer tiempo nefasto con ninguna parada y una defensa notablemente mejor plantada, unido a la garra y el coraje que en este segundo periodo sí apareció en los españoles, fueron cocinando la remontada. Poco a poco los serbios fueron viendo como los espacios que antes sí tenían se iban cerrando; que los extremos contrarios se metían por cualquier resquicio y que cualquier acción en los seis metros acababa en penalti, gol o exclusión. La remontada estaba completamente lista.

Tres contraataques españoles tras buenas anticipaciones en defensa sirvieron para hacer más patente la superioridad española sobre la cancha londinense. El 26-21 final es, quizá, un resultado demasiado abultado para el juego mostrado por los balcánicos, pero sirve al equipo de Valero Rivera para sumar los dos primeros puntos. Vitales en el devenir de la selección si quiere pasar a cuartos de final.

Marcador cada 5 minutos: 2-2; 4-3; 6-6; 8-7; 8-11; 10-14 (Descanso) 12-15; 15-16; 16-18; 18-20; 23-20; 26-21