La muralla croata humilla a Dinamarca y se postula como candidata al oro

Ni Landin en portería, ni Kasper Nielsen en el centro del 6-0 danés, ni el temible Mikkel Hansen en ataque pudo hacer nada para que la selección danesa no cayera vapuleada por un inconmensurable combinado croata que tuvo en Ivano Balic a su mejor jugador en defensa, fruto de la mixta que hizo sobre la figura nórdica

La muralla croata humilla a Dinamarca y se postula como candidata al oro
Goludza celebra uno de los goles de su equipo
Croacia
32
21
Dinamarca
Croacia: Alilovic, Vori (5), Sterlek (3), Lackovic (3), Kopljar, Cupic (2), Duvnjak (6) -siete inicial- Vukovic (3), Horvat (5), Gojun (1), Buntic (3)
Dinamarca: Landin, Hansen (3), Sarup, Knudsen (1), Mogensen (2), Lindberg (5), Eggert (5) -siete inicial- René Toft Hansen (1), Markussen (3)
ÁRBITRO: La dupla francesa formada por Lazaar y Revereet excluyó a Hansen, Toft Hansen, Gojun, Strlek
INCIDENCIAS: Partido entre Croacia y Dinamarca, correspondiente a la 5ª jornada de los Juegos Olímpicos

Se sabía desde antes de que comenzase el encuentro que este Croacia-Dinamarca iba a ser un verdadero partidazo. De esos que hacen afición. Nombres como Mikkel Hansen, Ivano Balic, Duvnjak, Mogensen o Landin se daban cabida en el Copper Box de Londres con el objetivo de hacerse con la primera plaza del grupo B y mostrar sus respectivas credenciales para el ansiado oro olímpico.

Y así fue, un partidazo. Durante los primeros minutos, ambos equipos no pararon de tantearse y las defensas, 5-1 por parte de los balcánicos y 6-0 de manos de los nórdicos, parecían afianzarse en el 40x20. En los primeros momentos del encuentro, las zagas se mostraron un tanto agresivas, quizá con el objetivo de evitar que los ataques se confiaran. Y es que a los treinta segundos de partido, Strlek ya había visto los primeros 2 minutos.

En ataque, el intercambio de golpes fue la tónica general hasta que Croacia consiguió poner en juego una de sus principales bazas, el contraataque. En cuanto tuvo dos de ellos y se puso dos goles por encima del cuadro dirigido por Ulrik Wilbek, ya no dejaría que los nórdicos se acercaran en el tanteador en todo el encuentro. Sin embargo, hoy Croacia tuvo uno de sus puntos negros en uno de esos hombres en los que suele basar parte de su ataque: Ivan Cupic. El extremo del Rhein Neckar Löwen solo anotó dos tantos en el primer periodo y tuvo varias pérdidas de balón en ataque.

Pero no solo eso. Se topó en innumerables ocasiones con el guardameta danés, Niklas Landin. No solo él, también el resto del combinado a las órdenes de Slavko Goludza. El joven cancerbero del Silkeborg parecía ser el único jugador de su equipo que estaba metido en el encuentro. Fue el único que permitió que Croacia no se marcharan en el marcador antes de que acabara el primer periodo.

Además, el conjunto danés comenzó a tener numerosos problemas en el ataque posicional. Ni Mogensen, ni el veterano Spellerberg supieron dar con la tecla para dar fluidez al ataque nórdico. También influyó que el combinado dirigido por Wilbek no tenga un lateral derecho puro y tenga que hacer un diestro las veces de zurdo. Pero la clave de la debacle nórdica estuvo en la mixta a la que Slavko Goludza sometió a Hansen, que tuvo en uno de los mejores jugadores de la historia, Ivano Balic, a su sombra. El jugador del Croatia Zagreb no se despegó ni un momento del nórdico, secándole y dejándole en unos irrisorios 3 goles. Pero el problema no estuvo solo en el ya ex jugador del AG Kobnhavn, si no que toda la primera línea danesa estuvo desaparecida, muy por debajo del nivel que se espera de la actual campeona de Europa.

Ridículo danés en el segundo tiempo

Al final del primer tiempo, los croatas consiguieron una renta de 5 goles. Que, claro está, no iba a acabar ahí. El paso por vestuarios no influyó en el conjunto dirigido por Wilbek, que, nada más comenzar el segundo periodo, recibiría un parcial de 2-0 que obligaba al míster a solicitar tiempo muerto antes de lo previsto.

Poco podía hacer ya el entrenador desde el banquillo. El encuentro estaba más que encarrillado del lado de los balcánicos y lo único que podía evitar era que la goleada fuera aún más sonada. Pero tampoco lo logró. La defensa 5-1, con la mixta de Balic a Hansen era el elemento que Wilbek no sabía acertar de la ecuación y sin el cual, estaba completamente perdido.

Las salidas al contraataque de los croatas, que ahora sí que pudieron realizar, asestaron la puñalada mortal a la ya moribunda selección danesa, teniendo en Horvat a su jugador talismán en ese tipo de acciones. En ataque posicional, la conexión con Vori o cualquiera de los lanzadores exteriores croatas, perforaban con tremenda facilidad la portería defendida por Landin o Cleverley. Y ahí estuvo otro de los puntos clave del encuentro. La floja defensa danesa permitía prácticamente todo a los atacantes balcánicos. Para muestra las dos únicas exclusiones que vio la zaga comandada por Kasper Nielsen.

Fruto de los contraataques y de los continuos fallos en ataque de los daneses, el equipo croata se fue distanciando en el marcador, hasta conseguir los once tantos de ventaja con los que se llegó al final de los sesenta minutos.

De esta manera, Croacia se coloca primera del grupo B con 8 puntos y se confirma como una de las máximas candidatas al oro en estos Juegos Olímpicos de Londres. Por su parte, el combinado danés mostró una de las peores caras que se le recuerda y baja un escalón en el ranking de aspirantes a colgarse algún metal en estas Olimpiadas.

Marcador cada cinco minutos: 2-2; 5-5; 8-6; 8-6; 11-8; 14-9 (Descanso) 17-10; 21-13; 23-15; 27-17; 30-19; 32-21