Castelldefels estrena su casillero en su visita a Estella

El Esportiu Castelldefels suma sus primeros puntos en esta temporada ante otro equipo necesitado, Itxako, que sigue sin estrenar su casillero.

Castelldefels estrena su casillero en su visita a Estella
Foto: Itxako.com
Asfi Itxako
22
29
Esportiu Castelldefels
Asfi Itxako: Serrano, Sifuentes 1, Jimenez 3, Urdiain, Alina, Lopes 10, Tornero 1, Badea 1, Arrechea 2, Maestro, Flores y Barrios 4.
Esportiu Castelldefels: Boistad, Manaut 2, Sans 2, Cadens 1, Martin 4, Alfaro, Leandres 2 , Musons 10, Moreno, Royo, Gomez 6, Perez 2, Norilla y Boada
MARCADOR: Parciales: 0-2, 2-5, 4-7, 4-10, 7-12, 10-13 (des), 12-15, 16-18, 19-20, 20-23, 22-27, 22-29 (Final)

Se presentaban en Estella dos equipos con cero puntos en su haber tras dos jornadas disputadas. Las locales, herederas de aquel super equipo que se paseaba por Europa ganando todos los títulos nacionales con solvencia, pero lejos del nivel de su antecesor y enfrente la ilusión de un recién ascendido, Esportiu Castelldefls. Ambos bloques ansiaban sumar sus primeros puntos y parecía el partido propicio para hacerlo.

Desde el comienzo del choque, las visitantes parecieron más metidas en el mismo y gozaron de ventaja en el luminoso, llegando a ser hasta de cinco goles mediada la primera mitad, pero que al descanso, el ímpetu local logró dejar en un esperanzador 10-13 para las catalanas.

En la reanudación, las amarillas se acercaron en el marcador, haciendo tambalearse la solvencia mostrada por Castelldefels en la primera mitad, llegando a situarse a un solo gol (19-20), teniendo ocasión incluso de lograr empatar el partido. Pero ya se sabe aquello de quien perdona, lo acaba pagando, y una vez más, esta máxima volvió a cumplirse. El bloque catalán se recompuso y con ataques más trabajados fueron aumentando la ventaja en el marcador, dejando el partido sentenciado para los instantes finales del mismo.

De este modo Castelldefels suma sus dos primeros puntos en la competición, mientras que el Itxako sigue con su casillero a cero, pero dejando mejor sensación partido a partido, sobre todo si tenemos en cuenta el modo en que se ha conformado el equipo y el corto espacio de tiempo que llevan trabajando juntos. Si sigue así, pronto llegarán las alegrías para las navarras.