El Atlético Guardés se lleva un choque para la historia

En Porriño el pasado sábado se disputó un choque para la historia, suponiendo el primer derbi entre conjuntos gallegos dentro del balonmano femenino en la División de Honor. Al final del mismo, Atlético Guardés deja su nombre para el recuerdo, tras llevarse la victoria.

El Atlético Guardés se lleva un choque para la historia
Foto: Atlántico.net
Balonmano Porriño
16
24
Atlético Guardés
Balonmano Porriño: Alba Araújo, Estela Doiro (2), Isa Bastero (2), Alicia Fernández, Nekane Terés (2), Sandra Costas (4), Aloa Martínez –siete inicial-, Maialen Mugica (1), Lorena Pérez (1), Paula Fernández (3), Cecilia Cacheda (1), Ana Rodríguez (2), Iris (p.s.) y Carla Rivas.
Atlético Guardés: Makarenko, Alesia Kurchankova (5), Daniela Savic (5), Ana Portu (2), Alba Dapena (8, 4p), Andrea Dapena (1), Orsolya Simon “Xica” (2) –siete inicial-, Vanesa Amorós, María Esteban (p.s.), Bárbara Cerqueira (1), Carla Abad y Laura.
MARCADOR: 0-1, 4-4, 5-6, 7-6, 7-7, 7-10 (descanso), 8-12, 10-15, 13-17, 14-21, 14-24 y 16-24 (final).
ÁRBITRO: Gonzalo Miranda y Fernando San Pedro (Madrid). Excluyeron a las locales Sandra Costas (min.24), Isa Bastero (min.37) y Estelas Doiro (min.49) y a las visitantes Xica (min.19), Portu (min.29) y Andrea (min.56).
INCIDENCIAS: Encuentro correspondiente a la tercera jornada de la División de Honor de balonmano femenino disputado en el Pabellón Municipal de Porriño ante la presencia de aproximadamente 1.000 espectadores. Buena afluencia de aficionados del Guardés. Presenció el encuentro el secretario xeral para o Deporte, José Ramón Lete Lasa.

El pasado sábado la localidad pontevedresa de Porriño fue escenario de un partido marcado para la historia. Por primera vez dos equipos de la provincia de Pontevedra disputaban un partido de balonmano femenino dentro de la División de Honor, en una cita que fue ganando en expectación a medida que la semana iba avanzando.

Ambos clubes se presentaban en el municipal de O Porriño con mucha ilusión y con unas inmensas ganas de derrotar a su rival regional. Por un lado, la experiencia y supuesta superioridad del Porriño y por el otro la ilusión del recién ascendido Atlético Guardés. Destacaba la presencia en el cuadro local de Estela Doiro, natural de A Guarda, pero defendiendo la roja del Porriño. En el equipo visitante, Maxa, defendía la portería visitante tras haber estado bajo los palos del Porriño en el curso pasado. 

En un choque para la historia, el vencedor del mismo resultó el cuadro visitante, el Atlético Guardés, que cuajó un gran partido,. El conjunto de A Guarda saltó a la pista mucho más centrado que su rival, a pesar de ser un novato en la categoría. Enfrente, un ansioso Porriño, veía como no podía hacer frente a las acometidas visitantes y el marcador poco a poco le resultaba más adverso.

Al final, la mayor regularidad del equipo de A Guarda hizo que el choque se decantase de su lado, situándose ya con cuatro puntos en la clasificación, demostrando con ello que no se trata de ninguna cenicienta en la categoría. Por contra, el cuadro local, uno de los equipos que a priori mejor plantilla presentaba de partida en la División de Honor, ve como tras tres jornadas solo han sido capaces de ganar en un partido. La competición es larga, pero el comienzo de uno y otro equipo puede marcar el devenir de la competición.