La excelencia de la madurez

Normalmente, en la madurez de la persona, el deportista alcanza su máximo nivel. Seguramente, la experiencia, sea el factor determinante que dote al deportista de ese plus necesario para alcanzar el momento cumbre.

La excelencia de la madurez
Foto: Sport León

Siempre se ha dicho que en la madurez de un deportista es donde se alcanza el punto álgido de su carrera. Viendo jugar a Raquel Caño no me cabe la menor duda de ello. Emblema de su Cleba León, donde luce con orgullo el brazalate de la capitanía,  es además el puñal ofensivo del equipo.

Este curso ha arrancado a un nivel espectacular, con unos registros anotadores que superan a los de los cursos anteriores, donde no eran bajos precisamente. Nos consta que el seleccionador Jorge Dueñas siempre ha mirado con buenos ojos las evoluciones de Raquel, pero es un puesto con demasiada competencia de calidad y siempre es difícil entrar cuando el equipo funciona como lo ha hecho, aunque ahora me temo que la evidencia es absoluta. Hay algunas que llaman a las puertas de la selección de modo sigiloso o disimulado. Raquel no, la brava extremo leonesa lo está haciendo a bombo y platillo, jornada a jornada, dejando un balonmano de muchísimos kilates en lo que llevamos de campaña.

Cualquiera que haya visto a Raquel Caño en esta temporada se habrá dado cuenta de que difícilmente se puede estar más en forma. Está fina, pletórica y gracias a su experiencia, es hoy por hoy una de las jugadoras más determinantes de la competición. Si sigue así, será complicado no rendirse a la evidencia y pronto lucirá otra roja que no sea la de su equipo de toda la vida, el Cleba, sino la elástica de la Selección.