Desde la cantera a luchar por el liderato

La Factoría Alcobendas sigue sacando buenas jugadoras de su sala de máquinas. Este verano han sufrido importantes bajas, pero no les ha impedido mantener la buena línea con la que tan buen sabor de boca dejaron la campaña pasada. Ahora, disputan el liderato al Rocasa, único equipo invicto de la División de Honor.

Desde la cantera a luchar por el liderato
Foto: Balonmano Alcobendas

Que un club trabaje bien la cantera y, lo que es más importante, confíe en ella, supone un paso demasiado grande en los tiempos que corren, donde los fichajes llaman la atención por su ausencia y lo ajustado de los presupuestos se convierte en la tónica habitual.

Esa es precisamente la seña de identidad del Helvetia Alcobendas. Un club de cantera que, pese a sufrir importantísimas bajas este verano -Marta López, Michea Ciobanu, Elisa Alvarez o Mireya González -no solo no ha sufrido en cuanto a su rendimiento, sino que ha mejorado los números de la temporada pasada. Ahora, el mando del equipo lo asume su nueva capitana, Silvia Arderius, faro de referencia del juego madrileño y la ibicenca Ana Ferrer, auténticas veteranas del equipo, a pesar de su insultante juventud. La situación se presenta inmejorable, 5 partidos, 4 victorias y solo ha perdido un partido, frente al líder invicto, el Rocasa canario.

La carta de presentación es la misma de siempre. Gente de la casa, una insultante juventud en su plantilla y jugadoras prometedoras que, seguramente a causa de las probables ofertas que reciban, volverá a reciclarse, tirando, como siempre y una vez más, de la ingente cantidad de jugadoras que sus equipos de base suministran al que disputa la División de Honor. La fábrica de Alcobendas no deja de producir jugadoras para el primer equipo que, complementándose con alguna que otra incorporación de gente prometedora -Teresa Francés o Paula García- conforman una auténtica máquina de ganar y de jugar un grandísimo balonmano.

Sea como fuere, a pesar de las dificultades económicas que atraviesa el Alcobendas-como la mayoría de clubes de nuestra liga- en la pista demuestra ser un auténtico equipazo, dando la razón a los muchos que en su día apostaron por las madrileñas como uno de los gallitos de la competición.

La temporada es larga, demasiado, pero como decía la canción: “que le quiten lo bailao”. A día de hoy, las madrileñas van segundas en liga, y solo han perdido un partido, frente al líder Rocasa.