Ricky Hatton: el hombre sin talento que se coronó campeón

Ricky Hatton: el hombre sin talento que se coronó campeón

Destacó entre los pequeños y se convirtió en uno de los grandes. Sus problemas personales y un mal combate tumbaron la carrera de uno de los mejores boxeadores de este siglo XX

Como sucede en deportes como el fútbol, los aficionados ingleses son siempre especiales. Cualquiera conoce el famoso ejemplo de un inglés sentado en un bar con una buena cerveza animando a un equipo o a su deportista favorito. Pues bien, este hombre consiguió hacer que por un par de horas, todas las miradas de estas personas se centrasen en él.

Cuando se habla de Ricky Hatton, la gente recuerda como Manny Pacquiao le endosó un KO en el segundo asalto tras tumbarlo dos veces más en el primero. También se le puede recordar por un gran combate ante Floyd Mayweather que acabó con Hatton en el suelo en el décimo asalto. Pues bien, para los que amamos este deporte, Ricky Hatton será recordado como un hombre que acumula un balance de 45 victorias y tan solo 2 derrotas ante los que seguramente sean los dos mejores boxeadores 'libra a libra' de la actualidad.

'El asesino' como era apodado cuando se subía al cuadrilátero, era aquel hombre que sin disponer de ningún talento especial para el boxeo, supo hacer valer su esfuerzo y quizá alguna vez sus más que cuestionables tácticas para coronarse campeón. Sin disponer de un golpeo brillante o una defensa férrea, lo de este hombre era más golpear con la rabia y el corazón de quien tiene a sus espaldas a un país volcado por completo en sus combates.

No será el mejor, pero se ganó un lugar en el corazón de muchos aficionados que creen que el talento no es suficiente

Criticado por un estilo de vida basado en la cerveza y la comida basura, Ricky consiguió a base de sacrificio y esfuerzos lograr el mayor éxito posible en el Reino Unido, ser miembro de la Orden del Impero Británico, galardón que comparte con otras leyendas del deporte como el fallecido Colin McRae, Sir Alex Ferguson o Bobby Robson entre otros. ¿Que tienen en común estos hombres con Hatton? El apoyo incondicional de miles de personas y un amor por su deporte que pocos más demuestran.

La gente que vea este nombre por primera vez se encontrará al típico 'Hooligan' inglés, y no se equivocará. Este era el encanto que Ricky Hatton tenía, un hombre cuya mayor lucha la llevó contra él mismo hasta retirarse con tan solo 30 años. Este inglés sólo quiso demostrar que un hombre normal puede llegar lejos si pone empeño en ello.

Cuando Luis Collazo aceptó su reto por la lucha del campeonato WBA (Asociación mundial de Boxeo) del peso Welter, pocos esperaban que el inglés saliera aquella noche coronado campeón, ese día comenzó la fama de Richard John Hatton. Su hambre de títulos continuaría tras afrontar una nueva oportunidad ante Juan Urango, al que también derrotaría.

La fama había llegado, Hatton decidió luchar ante José Luis Castillo al que tumbó en el cuarto asalto con un golpe letal que propició un KO que muchos recordaremos. Los americanos comprendieron entonces que este hombre estaba hecho de otra pasta y no entendía las leyes del boxeo actual.

Richard, quizá con demasiadas ganas de coronarse como el mejor, desafió a Floyd Mayweather Jr. con la esperanza de poder derrotar a uno de los mejores boxeadores de la historia de este deporte. Este combate fue un placer para los aficionados a este noble arte, y es que Hatton llegó a poner en apuros a Floyd, quien finalmente tumbaría al inglés pero no a su coraje y a su valentía.

Las ganas de más provocaron que Hatton se midiera a Pacquiao en un combate que aparentaba ser espectacular pero que tuvo un final inesperado. 'Pacman' y su brillante actuación anticiparon la retirada de este hombre. Los aficionados ingleses quedaron profundamente tocados tras conocer esta noticia, y es que nadie esperaba que con tan solo 30 años Hatton decidiera alejarse de los cuadriláteros y de la atención mediática que generaban.

Desde ese día, una o dos veces al año, algunos medios deciden inventar rumores sobre un posible regreso que jamás llegará, y es que 'el asesino inglés' ya tomó una dura decisión, abandonar el deporte que le coronó, para poder llevar ese estilo de vida de 'Hooligan' que a él tanto le gusta. No será el mejor, pero se ganó un lugar en el corazón de muchos aficionados que creen que el talento no es suficiente y sueñan con ver a un hombre de la calle campeón.