Nonito Donaire sangró por el título

El filipino Nonito Donaire es el nuevo campeón supergallo de la Organización Mundial de Boxeo tras derrotar por decisión dividida a Wilfredo Vázquez Jr. durante la pasada madrugada en San Antonio, Texas. Donaire consigue así su cuarto cinturón mundial en tres categorías distintas.

Nonito Donaire sangró por el título
Nonito Donaire, nuevo campeón supergallo

La lucha venía caliente desde hacía días, pero pareció enfriarse al comenzar el combate. Tanto Nonito Donaire como Wilfredo Vázquez Jr. se tanteaban en medio del ring durante los primeros asaltos por el título mundial supergallo de la Organización.

El combate aumentaría de pulsaciones a partir del tercer asalto, cuando una caída provocada por un resbalón del boricua se convertía en la primera excusa del público congregado en el Alamodome de San Antonio.

Vázquez había entrado al ring con una bandera mexicana en símbolo de agradecimiento hacia la afición latina, sin embargo, la primera mitad del combate estaría acompañado por algunos silbidos desde la grada, que pedía una mayor decisión de los boxeadores a la hora de atacar. Había demasiado respeto.

El primero en tirar el escudo fue el filipino, que iniciaba el quinto round con varios ganchos que ponían en problemas a Vázquez. El puertorriqueño respondía por medio de varias combinaciones que firmarían el mejor asalto de la pelea.

Al comienzo de la sexta entrega la ventaja en las tarjetas de Donaire parecía evidente. Su contrincante se mostraba demasiado acomodado en la defensa, sin apenas presionar los veloces movimientos del tagalo. El Flash hacía honor a su apodo y daba la impresión de dominar el duelo, sin embargo su rostro no decía lo mismo. Sus ojos comenzaron a hincharse de forma preocupante, en especial el derecho.

Los sólidos golpes de Donaire parecían no afectar en exceso a Vázquez, que desde su guardia conseguía colocar alguna estocada para continuar aguijoneando la piel de su oponente. Los ganchos parecían los únicos movimientos que la defensa del boricua no toleraba, y Nonito lo empleó a la perfección en los asaltos finales hasta llegar a tumbar a su oponente en el noveno.

En el último round Wilfredo Vázquez buscaría el KO sin conseguirlo sabedor de que las tarjetas no le eran favorables. Con el último sonar de la campana llegaría el momento de los jueces, que esgrimirían una ajustada decisión dividida a favor de Donaire: 115-112, 115-112 y 110-117.

Donaire levantaba su cuarto cinturón mundial en tres categorías distintas mostrando a todo el mundo sus vendajes completamente ensangrentados, aupándose un poco más alto como uno de los mejores libra por libra del mundo y dejando su récord en 27 victorias y 1 única derrota. En la esquina contraria Vázquez veía como su contrincante se abrochaba un cinturón que ya se fue suyo. Le faltó algo de locura para recuperarlo.