Wiggins vapulea el Tour de Francia

El líder de la carrera consolida su posición venciendo en la primera crono larga y distanciando a sus rivales, en espera del primer bloque montañoso.

Wiggins vapulea el Tour de Francia
Bradley Wiggins, celebrando en el podio su primera victoria en el Tour. Foto: Lionel Bonaventure (AFP).

La new wave del ciclismo vuelve a golpear en este Tour 2012. Esta vez sí estaban en su territorio natural. Lo del sábado en La Planche des Belles Filles pudo sorprender, pero lo vivido hoy en Besançon, al pie de los ya inminentes Alpes, entra dentro de los parámetros lógicos, aunque en este deporte siempre hay lugar para los cambios de guion. Hoy Bradley Wiggins ha confirmado que la especulación en carrera no va con su carácter, venciendo con maestría en la contrarreloj y apuntando en su palmarés la primera victoria de etapa en el Tour. Pero la actuación de su compañero y lugarteniente Chris Froome (2º en meta) ha hecho dudar, por momentos, de qué dirección exacta debe tomar esta ‘nueva ola’ llamada Sky.

Divisar más banderas británicas de la cuenta en las cunetas es un claro indicativo de la fuerte entrada del poder anglosajón en los escenarios más importantes del ciclismo. Casi como si de unos nuevos Joy Division se tratasen (grupo fetiche de Bradley), Wiggins y Froome han revolucionado el panorama de las grandes vueltas por etapas, al igual que hiciera la célebre banda de los ochenta. Los escaladores ya no son el punto de referencia. Ahora, la disciplina contrarreloj es el eje sobre el que se asienta esta nueva oleada, que huele a viejo, a retro ochentero que tanto gusta publicitar este mod chulesco y elegante, que hoy ha despegado las pegatinas de sus más directos rivales.

La importancia de este cambio de tendencia, capitaneado por Wiggo y secundado por Froome, estriba en un mayor esfuerzo del escalador puro por conseguir los objetivos. Este Tour busca al hombre más completo, y así se presentó al comienzo. Se busca al que destaque en los dos frentes principales (crono y montaña). Y en esas está Wiggins. Pero también están invitados el resto. Evans, Nibali o Menchov han luchado con todo por acercarse a los registros imponentes del británico, y finalmente han sacado nota. Estos hombres se suman a la búsqueda del eslabón perdido, el corredor completo, el ‘vueltómano’. Ya era hora de que saliera de nuevo a la luz.

Froome, el mejor telonero posible

El primer punto intermedio del trazado de 41,5 km., situado en la cima de uno de los muchos repechos que jalonaban el sector inicial, se ha convertido en el punto caliente de la jornada. Por ahí pasaba veloz un extraño corredor inmerso en esta nueva tendencia de la que hablamos. Es británico, pero nació en Kenia y vivió en Sudáfrica. Su fuerte es la montaña, cuanto más explosiva mejor, pero también es capaz de atemorizar a sus rivales con la ‘cabra’. Nada se sabía de él hace dos temporadas. Pero con sólo dos participaciones en grandes rondas (fue segundo en la pasada Vuelta) ha eclosionado su huevo de gran figura. Chris Froome ha dejado en la sombra registros tan excelentes como el de Tejay van Garderen o el de Fabian Cancellara en este punto del kilómetro 16. Y a partir de ahí todos los ojos se dirigían a la lenticular de su compañero, que rodaba todo de amarillo, cargando segundos en la chepa del gran rival, Evans.

Van Garderen y Cancellara establecieron los registros de referencia

El que Wiggins pasara con retraso con respecto a su compañero hacía saltar todas las alarmas, multiplicando exponencialmente las caras de incredulidad. Las cábalas rondaban en las cabezas de los periodistas y los aficionados. ¿Quién será ahora el líder del equipo? Menos mal que Bradley simplificó el caos mental aventajando, casi sin moverse, impertérrito sobre su montura, en seis segundos a su escudero, que hoy fue su telonero.

Evans, Nibali y Menchov se agarran a la vida

A partir de ahí, el concierto de los Sky prosiguió, con un tono lento, casi de balada. Los segundos iban aumentando como notas punzantes sobre los lomos de Evans, de Nibali, de Menchov, de Frank Schleck, de Zubeldia, de Valverde, que se tiene que replantear de otra manera este tour, de Cancellara, que ve su sueño olímpico amenazado por estos punks de gabardina. Evans veía amenazado su trono (perdía 56 segundos en el primer punto), por eso pedaleó, apretó los dientes, minimizó e incluso llegó a salvar un posible desastre, entrando en meta a 1:43 del líder. Nibali fondeó de fábula también y sigue metido en la pelea, cuarto de la general a 2:23. Y Menchov, el ruso impasible, que vive en la hoy bulliciosa Pamplona. Ese estepario de mirada perdida, viejo y sabio rockero, también mejoró y estabilizó sus pérdidas iniciales. Apunta alto el de Katusha en su quinta posición, siempre desde el silencio.  

Evans perdió 1:43 en meta

Sky, a pesar de hacer doblete en la etapa de hoy, no es ese nuevo US Postal que la prensa sensacionalista pretende vender. Hay que dar la razón a la pérdida de papeles de Wiggins ayer. Ellos son el Sky, un nuevo tipo de equipo, una ‘nueva ola’, y no vive de los parámetros del pasado ni de sentidos peyorativos. Ellos son diferentes. Son británicos, elegantes, científicos, algo gamberros, pero a la vez muy trabajadores. Y de momento, dominan el Tour.

Reposo para afrontar los Alpes

La Boucle se toma mañana su primer día de descanso, con la intención de reponer fuerzas de cara al primer bloque de alta montaña, repartido por la cordillera alpina. El primer contacto serio llegará el miércoles (TDP, TVE-HD y vavel.com, 14:15), con una etapa de exigencia moderada camino de Bellegarde-sur-Valserine. La dureza se concentrará en la segunda parte del recorrido, con la presencia de la Côte de Corlier (2ª) y el plato fuerte, el Col del Grand Colombier (HC), que se encadena con el Col de Richemond. Un trazado casi calcado al de la quinta etapa del pasado Dauphiné, que ganó Arthur Vichot y vio ya algunos destellos de la lucha entre los que ahora están disputándose la general del Tour (Wiggins, Evans y Nibali). El liderato de Wiggins parece asentado, pero en los grandes puertos hay terreno suficiente para asaltar el preciado amarillo. Ahora la pelota está en el terreno de Liquigas, BMC, RadioShack (tienen a varios hombres dispersos en el top 20) y Katusha. No vale especular.

Clasificación de la novena etapa (Arc-en-Senans – Besançon. CRI. 41,5 km.)

1. Bradley Wiggins (GBR) (Sky) 51:24       

2. Christopher Froome (GBR) (Sky) a 35    

3. Fabian Cancellara (SUI) (RadioShack-Nissan) a 57        

4. Tejay van Garderen (USA) (BMC) a 1:06           

5. Sylvain Chavanel (FRA) (Omega Pharma-Quick Step) a 1:24   

6. Cadel Evans (AUS) (BMC) a 1:43          

7. Peter Velits (SVK) (Omega Pharma-Quick Step) a 1:59

8. Vincenzo Nibali (ITA) (Liquigas-Cannondale) a 2:07    

9. Denis Menchov (RUS) (Katusha) a 2:08 

10. Andreas Klöden (ALE) (RadioShack-Nissan) a 2:09

Clasificación general

1. Bradley Wiggins (GBR) (Sky) 39:09:20  

2. Cadel Evans (Aus) (BMC) a 1:53

3. Christopher Froome (GBR) (Sky) a 2:07 

4. Vincenzo Nibali (ITA) (Liquigas-Cannondale) a 2:23    

5. Denis Menchov (RUS) (Katusha) a 3:02 

6. Haimar Zubeldia (ESP) (RadioShack-Nissan) a 3:19      

7. Maxime Monfort (BEL) (RadioShack-Nissan) a 4:23     

8. Tejay van Garderen (USA) (BMC) a 5:14           

9. Jurgen Van Den Broeck (BEL) (Lotto Belisol) a 5:20    

10. Nicolas Roche (IRL) (Ag2r La Mondiale) a 5:29    

 

Así lo vivimos en Vavel.