Wiggins sentencia el Tour con una oda a la contrarreloj

El británico pulveriza todos los registros y blinda su maillot amarillo de cara al paseo triunfal de París. Froome quedó segundo a 1’16’’ y Luis León tercero, a 1’50’’.

Wiggins sentencia el Tour con una oda a la contrarreloj
Bradley Wiggins, celebrando con rabia su triunfo. Foto: AFP.

Furia, rabia, valor, calidad, piernas, bicicleta y velocidad. Bradley Wiggins ha conjugado hoy a la perfección todos los elementos del ciclista para llevar a cabo una exhibición histórica y sentenciar el Tour de Francia. Y él, de salida, cuando calentaba con el rodillo, sabía que era hacer esto o no ser un verdadero ganador de Tour. Su puño levantado en alto, llegando esta tarde a la meta de Chartres, es el mayor símbolo de reivindicación. Triunfo de grande. Triunfo a lo Indurain, a lo gigante, su ídolo, al que tanto recuerda en sus entrevistas. La gloria del amarillo sólo la pueden alcanzar esos grandes, y Wiggins ha hecho méritos claros para ser aplaudido y ganarse todos los respetos, gusten o no sus maneras, sus formas o las jerarquías de su equipo.

Vencer la crono final dejando al segundo, que también es segundo de la general, a 1’16’’ es acceder a otra dimensión, la de la épica ciclista. Es llegar a las prestaciones extraterrestres de Indurain, a la fuerza bruta de Ullrich o a los poderes de superhéroe de Armstrong. Hoy Wiggins ha llamado a la puerta de ese selecto club de caballeros, volando con su máquina por las inmediaciones de Chartres, a escasos 90 km. de los Campos Elíseos, donde mañana sonará el God Save the Queen.

Luis León marca la pauta

El perfil de la contrarreloj de hoy no podía servirse de precedentes fiables. Eran 53,5 km. absolutamente llanos, donde la fuerza y el fondo del corredor se imponen a las posiciones aerodinámicas y los cálculos. Después de tres semanas de castigo, el estado físico cumplía una función primordial y es ahí donde el más consumado de los especialistas podía sucumbir. Por eso, las dudas sobre si Chris Froome, que venía pletórico de los Pirineos, podría darle la vuelta a la tortilla, estaban más que presentes en la mente de más de un analista. Pero pronto tendrían que rendirse a las prestaciones de ese ciclista vintage, que por momentos, y gracias a su estética, parece haber sido rescatado de los alocados setenta.

Pero antes se vio a la rojigualda dejándose querer por los prados galos. La estela inconfundible de Luis León Sánchez, campeón de España de contrarreloj, avanzaba rauda hacia la lejana línea de meta. Con experiencia, piernas y saber hacer, el murciano sacó a relucir toda su clase con la 'cabra', marcando los mejores tiempos en todos los puntos intermedios del trazado (14 y 30,5) y en la propia línea de llegada. Y del sillón del podio sólo le movieron las aeronaves de Sky.

El murciano cuajó una de sus mejores cronos

El de Rabobank fue de menos a más y culmina un Tour muy brillante, con victoria de etapa y presencia en carrera, avisando de cara a los Juegos, donde hay opciones de campanada. La guinda patria la puso Haimar Zubeldia, que escaló, tras la crono, a la sexta posición de la general, en detrimento de un crepuscular Cadel Evans.

Tejay y Cadel, presente y pasado

El ganador saliente de la Boucle fue la gran decepción de la tarde, aunque tampoco se puede calificar de sorpresa. Evans llegó a meta con casi seis minutos perdidos con respecto a Wiggins, desconectado del mundo, abatido, cabizbajo y gris. Cadel ya ha hecho todo en el ciclismo y 2012 marca su límite. Tejay van Garderen, aquel pequeño yankee que lo arrastraba en las rampas del Glandon, hoy le miraba tímidamente mientras lo doblaba, poco después de pasar el segundo punto intermedio. El mejor símbolo, la mejor imagen del cambio generacional que se avecina en las grandes vueltas por etapas. Con este adelantamiento, BMC tiene el indicativo más claro para el golpe de timón. Gracias por todos estos años, Cadel.

El mejor concierto del mod

Mientras tanto, Froome y Wiggins jugaban con el cronómetro, adelantando sus manillas a base de fuerza y cadencia. Los pisotones de Froome asustaban, dejando en la sombra los excelentes registros de ‘Luisle’. Pero no era sino un telonero de la gran estrella del escenario. Bradley Wiggins ya sacaba doce segundos a su lugarteniente en el primer parcial, algo que entraba dentro de los parámetros.

Pero el viento comenzó a hacer de las suyas en el segundo sector. Van Garderen, que rodaba tres segundos mejor que el murciano en el primero, cedía, frenado por Eolo, 24 en el segundo punto. La misma tendencia siguieron Van den Broeck, Nibali y Froome. No así el líder. Wiggins continuaba tocando los acordes de su mejor hit, y el público se rindió definitivamente a su actuación. Los doce segundos de la primera referencia se convirtieron en 54 en la segunda. Y los solos de guitarra se tornaron, ahora sí, en música celestial ciclista.

El viento hizo perder segundos a todos los favoritos, menos a Wiggins

Sólo quedaba disfrutar del regalo de Wiggins. Desarrollo, fuerza, ímpetu. Bradley se desató. Se movía más, ya no era el autómata de la primera parte. Bajo ese casco de hormiga atómica asomaban sus patillas, seña de identidad de este mod de la bicicleta, lord de la ‘cabra’. Froome llegaba a meta y regalaba a los presentes otra explosión de facultades, esprintando como una bestia de la sabana keniata. Y poco después asomaba su jefe, el mejor solista de este Tour, levantando el puño, no para deleitar a sus ‘grupis’, sino para liberar toda la tensión acumulada de tantos y tantos meses de preparación. El Tour es de Wiggins, salvo hecatombe. Mañana veremos, por primera vez, la bandera británica ondear orgullosa a los pies del Arco del Triunfo. París ya se avista en la lejanía. Wiggins ya es digno merecedor del Tour.

Clasificación de la 19ª etapa (Bonneval-Chartres. 53,5 km. CRI)

1. Bradley Wiggins (GBR) (Sky) 1:04:13    

2. Christopher Froome (GBR) (Sky) a 1:16 

3. Luis León Sánchez (ESP) (Rabobank) a 1:50 

4. Peter Velits (SVK) (Omega Pharma-Quick Step) a 2:02 

5. Richie Porte (AUS) (Sky) a 2:25  

6. Patrick Gretsch (ALE) (Argos-Shimano) a 2:28  

7. Tejay van Garderen (USA) (BMC) a 2:34           

8. Vasili Kiryienka (BLR) (Movistar) a 2:46

9. Rein Taaramae (EST) (Cofidis) a 2:50     

10. Jérémy Roy (FRA) (FDJ-Big Mat) a 3:05

Clasificación general

1. Bradley Wiggins (GBR) (Sky) 84:26:31  

2. Christopher Froome (GBR) (Sky) a 3:21 

3. Vincenzo Nibali (ITA) (Liquigas-Cannondale) a 6:19    

4. Jurgen Van den Broeck (BEL) (Lotto-Belisol) a 10:15   

5. Tejay van Garderen (USA) (BMC) a 11:04         

6. Haimar Zubeldia (ESP) (RadioShack-Nissan) a 15:43           

7. Cadel Evans (AUS) (BMC) a 15:51        

8. Pierre Rolland (FRA) (Europcar) a 16:31

9. Janez Brajkovic (ESL) (Astana) a 16:38  

10. Thibaut Pinot (FRA) (FDJ-Big Mat) a 17:17

La etapa de mañana (Teledeporte y TVE-HD, 14:05)

 

· Foto de Wiggins: web oficial del Tour de Francia.