Vuelta a España 2012, el renacer del campeón

Del 18 de agosto al 9 de septiembre // Pamplona – Madrid // WT // TVE, Eurosport y ETB // El calendario de grandes vueltas toca a su fin con la disputa de la 67ª edición de la ronda española, envuelta en la mayor expectación de los últimos años. El regreso de Alberto Contador y su más que posible duelo con Chris Froome marcará el devenir de una prueba más norteña que nunca.

Vuelta a España 2012, el renacer del campeón
Alberto Contador ascendiendo el mítico Kapelmuur en su camino a la Vuelta (Foto:EFE).
Seis meses, 182 días, 4368 horas. Ese es el tiempo que Alberto Contador ha estado suspendido por el TAS esta temporada a causa del positivo por clembuterol en el Tour 2010. Unos meses difíciles para el pinteño, en los que tantos y tantos kilómetros realizados en sus entrenamientos no han podido materializarse en la disputa de competición al máximo nivel . No ha sido fácil evitar los malos momentos, aquellos en los que la retirada planea sobre la cabeza de uno ante las decepciones sufridas. 
 
Por fortuna Contador ha contado con el apoyo de sus familiares, amigos y también compañeros ciclistas que han contribuido a transformar las situaciones de amargura en ambición para realizar el mejor regreso posible a las carreras con el objetivo claro de vencer en la Vuelta a España. La reaparición de Alberto Contador es por tanto la principal razón por la que esta edición de la ronda española ha suscitado más interés de lo habitual entre la afición, situándola algunos como la vuelta de tres semanas de este año más apetecible para el espectador tras varios años en el tercer escalón en relevancia.
 
Pero no sólo por la presencia de Contador esta edición de la Vuelta se presenta atractiva. Tras varios años en los que la carrera acostumbraba a discurrir por las zonas sur y este pensinsulares la organización ha decidido dar un giro y llevar la carrera hacia las tierras del norte con etapas en la totalidad de sus comunidades autónomas. El pelotón abandonará el calor y  las amplias carreteras para dar paso a pisos irregulares, repletos de emboscadas en medio de un clima menos apacible, dónde la experiencia cuenta por encima del talento. No lo tendrán fácil los favoritos, pues cualquier jornada aparentemente sencilla podría echar a bajo sus opciones de victoria.
 
 
Un poco de historia
 
Históricamente la Vuelta a España no tiene la difusión internacional del Tour o el halo de épica del Giro, posiblemente por su ¨juventud¨ en comparación con las otras dos, pero cuenta de la misma manera con un catálogo de vencedores de excepción. Lejos queda la primera edición de la carrera, allá por el año 1935, cuando el diario Informaciones decidió emprender una arriesgada aventura de la que hoy disfrutamos. El vencedor de aquella edición fue el belga Gustaaf Deloor, el mejor de los cincuenta corredores que por aquel entonces tomaron la salida. Tras este han venido ganadores de la talla de Anquetil, Poulidor, Gimondi, Ocaña, Merckx, Fuente, Hinault...en definitiva la plana mayor de vueltómanos de la historia. Más recientemente conseguirían ganar la carrera Perico Delgado, Kelly, Rominger, Zulle, Olano o Ullrich. Ya en el siglo XXI destacan vencedores como Roberto Heras, Vinokourov, Menchov, Valverde, Contador o Nibali.
La pasada edición el triunfo fue para Juanjo Cobo, quien logró una emotiva victoria por delante de Chris Froome y Bradley Wiggins. Para el recuerdo quedará la bonita lucha vivida entre el cántabro y el keniata en las rampas de Peña Cabarga o l´Angliru.
 
A Pamplona hemos de ir
 
Una edición que fluye en torno al norte de España no podrá tener mejor inicio que en Pamplona, ciudad de gran tradición ciclista. Cómo no puede ser de otra manera el comienzo de esta Vuelta  discurrirá por los lugares más emblemáticos de la capital navarra; las calles de los encierros de San Fermín. Una contrarreloj por equipos ha sido el formato elegido para empezar, a través de un recorrido de 16,5 kilómetros entre la Plaza del Castillo y la Plaza de Toros. En su camino los corredores pasarán por sitios míticos como la Cuesta de Santo Domingo, Mercaderes y Estafeta, para finalizar en el interior de la plaza taurina. Las imágenes de los corredores entrando por el callejón de la plaza será una de las instantáneas de la edición. Técnicamente el recorrido sólo entraña dificultad en su final, con empedrado, curvas e irregularidades en el trayecto del encierro, que harán a más de uno no arriesgar para evitar cualquier caída inoportuna. Como peculiaridad cabe destacar que la carrera comenzará a la siete de la tarde y terminará al filo de las nueve.
          
 
 
El recorrido
 
La tendencia que Unipublic, entidad organizadora de la Vuelta, lleva desarrollando en cuanto al recorrido en las últimas ediciones parece haber llegado a su punto álgido. Conocido es el gusto de la organización por las etapas ¨unipuerto¨ con final en alto, jornadas que por lo general sólo deparan dosis de espectáculo durante la última media hora de carrera. Esta edición consta de varias etapas de ese tipo, algunas culminadas en un puerto de montaña y otras en una corta pero exigente ascensión, denominadas muros en el argot ciclista. 
En cifras, esta Vuelta posee 56 kilómetros contrarreloj (16,5 por equipos y 39,5 individuales), once etapas llanas y ocho etapas de media y alta montaña, de las cuales hemos mencionado que diez terminan en alto. Se trata por tanto de un recorrido destinado a los escaladores, especialmente a los que cuenten con una mayor explosividad. El amplio número de etapas terminadas en ascensiones de grandes porcentajes, sin puertos de paso importantes, conduce a esta afirmación. 
En un análisis global del recorrido destaca la presencia de dos llegadas en alto muy pronto; Arrate y Valdezcaray (3ª y 4ª etapa). La carrera discurrirá sin mayores dificultades hasta Cataluña, donde el final en el inédito Collada de la Gallina (8ª etapa) podría marcar las primeras diferencias importantes en la general. Tras dos jornadas llanas con un día descanso entre ambas llegará la única contrarreloj individual de la carrera en territorio gallego (11ª etapa), en un trazado bastante sinuoso que favorecerá a los hombres de la general.  Una vez que la carrera abandone Galicia llegará el tramo decisivo de la carrera con tres etapas de alta montaña con final en Lagos de Covadonga, Ancares y Cuitu Negru (etapas 14, 15 y 16) siendo esta última la etapa reina de esta Vuelta. Antes de finalizar la carrera en Madrid, la general terminará de decidirse en la llegada a la Bola del Mundo (20ª etapa).
    
 
Contador-Froome: el duelo está servido
 
Con permiso de un Andy Schleck aquejado de problemas físicos y con la duda del estado de forma en el que se encuentra Froome, podemos asistir en esta Vuelta a la pelea entre los dos mejores escaladores del momento. No resulta aventurado señalar a Chris Froome como mejor escalador del pasado Tour de Francia pese a no haberse mostrado totalmente. Su facilidad para descolgar a Bradley Wiggins y la sensación de ir frenado por su propio equipo no puede esconder la realidad. Ahora, sin un líder al que servir y con un equipo de lujo a su alrededor está ante una ocasión de oro para ganar una gran vuelta y poder discutirle los galones de líder a Wiggins la próxima temporada. Si el keniata batiese a Alberto Contador en un duelo cara a cara pocas dudas deberían quedar en el seno del Sky sobre su liderazgo. 
        
 
No obstante no será nada fácil que Froome gane, ya que sobre el papel Alberto Contador tendrá mucho que decir en la carretera. El pinteño contará además con una ventaja de la que nadie más disfrutará en esta Vuelta: la ambición del regreso. Ninguno de los 179 corredores restantes tendrán la voracidad competitiva de Contador tras haber conocido el lado oscuro de este deporte. Alberto parece encontrarse en una buena condición tras lo visto en el Eneco Tour, una carrera muy poco propicia para sus características, donde finalizó cuarto. Es de esperar por tanto que comienze la Vuelta a buen nivel, y conforme vayan pasando los días adquiera un mejor golpe de pedal.
 
En cuanto al resto de favoritos, parece poco probable que sean capaces de imponerse al binomio Contador-Froome. El vencedor de la pasada edición, Juanjo Cobo, ha confíado toda su temporada a esta carrera, pero los altibajos en su rendimiento hacen de él una incógnita hasta pasadas algunas etapas importantes. Si llega a la tercera semana con los mejores si habrá que tenerlo en consideración para la victoria final. Joaquim Rodríguez se encuentra ante un recorrido hecho a su medida. Poca contrarreloj y muchas subidas explosivas hacen de él un candidato firme al podio.
 
El aspirar a mayores cotas dependerá del nivel que fijen los dos grandes favoritos.  Otro vencedor de la Vuelta que tomará la salida en Pamplona será Alejandro Valverde, incluido a última hora por su equipo. En principio acude para ayudar a Cobo, pero su mayor regularidad y las bonificaciones hacen de él un corredor muy peligroso con opciones de podio. 
 
En otro nivel de favoritismo se encuentran Robert Gesink e Igor Antón. Ambos han realizado una temporada discreta y buscan desquitarse en la Vuelta. No parece sencillo que aspiren a algo más que un top 5. Asimismo gozarán de la condición de outsiders corredores como Bauke Mollema, Máxime Monfort, Damiano Cunego o Jurgen Van den Broeck.
 
Se busca dominador de los sprints
 
Por primera vez en muchos años la Vuelta a España no contará con la presencia de alguna de las grandes estrellas de las llegadas masivas. En ausencia de los Cavendish, Greipel o Goss no existe un candidato claro a vencer en las nueve oportunidades que a priori dispone este recorrido. Quizá en está edición observemos la explosión de algún velocista joven, pues son varios los que acuden. Ben Swift, Nacer Bouhanni, Elia Viviani o John Degenkolb son algunos de ellos. También la vieja guardia estará representada en las volatas por Daniele Bennati, Rojas o Allan Davis. En cualquier caso los sprints se presentan más abiertos que nunca, con el peligro que esto conlleva.
 
Una oportunidad para los jóvenes talentos
 
A diferencia del Tour o Giro la Vuelta a España no cuenta con una clasificación de los jóvenes. No obstante la carrera ha sido un escenario habitual para la explosión de nuevos corredores al gozar por lo general de una participación más discreta que las dos otras rondas de tres semanas. Este año no será una excepcióm, y varios serán los jóvenes que tratarán de dar la campanada. A priori el colombiano Nairo Quintana parece el mejor colocado en la carrera por ser la revelación. Ha demostrado a lo largo de la temporada su gran nivel como escalador y se espera que deje alguna muestra de calidad en esta edición. Andrew Talansky es por importancia el siguiente corredor en el que fijar nuestras miras. Corredor de grandes vueltas, completo, se encuentra en un gran estado de forma tras la conquista reciente del Tour de l´Ain. 
 
Las esperanzas españolas en este plano están puestas en la figura de Mikel Landa, del Euskaltel-Euskadi. Buen escalador, la pasada temporada dejó señas de una calidad que probablemente empieze a confirmar en esta Vuelta. También en las filas del conjunto vasco se encuentra otra joven promesa importante como Romain Sicard. El vencedor del Tour del Porvenir 2009 no termina de arrancar en el máximo nivel del profesionalismo pese a sus grandes condiciones. Cameron Meyer y el español Jonathan Castroviejo son otros de los jóvenes a tener en cuenta en esta Vuelta.
 
Participación de estrellas
 
Las dos semanas existentes entre el final de la Vuelta a España y los Mundiales de ciclismo en Limburg (Holanda) ha restado mimbres a la participación de la edición 2012. Acostumbrados como estábamos a ver a la plana mayor de clasicómanos y velocistas disputar, al menos una o dos semanas de carrera, este año estos han optado por un calendario alternativo en la clásicas italianas y canadienses. 
 
Faltarán grandes nombres, pero tampoco puede considerarse una participación mediocre. De cara a la general tomará la salida una excelente nómina de corredores anteriormente mencionada, con la casi totalidad de corredores españoles importantes a excepción de Samuel Sánchez. Los Van den Broeck, Gesink, De Gendt o Menchov darán lustre a la participación extranjera.
 
También habrá grandes clasicómanos, como Philippe Gilbert, Alessandro Ballan, Enrico Gasparotto, Juan Antonio Flecha, Matti Breschel o Damiano Cunego, sin olvidarnos de importantes contrarrelojistas como Tony Martin y Lars Boom.
 
En los sprints será donde más se noten las ausencias, ya que ninguno de los grandes velocistas han decidido participar dejando la oportunidad a corredores de segunda fila como Viviani, Swift, Rojas o Degenkolb.
  
 
 
 

Más información sobre la Vuelta a España 2012 aquí
 
 
(Perfiles: lavuelta.com, Foto Froome, Wiggins: Cor Vos, Foto Purito Rodríguez: Susanne Goetze/cyclinginside.com,  Foto afición vasca: agencias, Foto Talansky: web Garmin-Sharp, Foto Estafeta: Jorge Tutor).