Alberto Contador: "He sido un kamikaze"

Alberto Contador: "He sido un kamikaze"

Con el pundonor y la casta por bandera, Alberto Contador ha protagonizado una etapa de otra época que le ha vestido de rojo y que se quedará grabada para siempre en los anales del ciclismo. Tras la exhibición, el pinteño afirmaba entre lágrimas y con voz entrecortada que se trata sin lugar a duda de uno de los días más felices de su carrera deportiva.

No hay palabras para plasmar en este texto lo que ha hecho hoy Alberto Contador en Fuente Dé, y es que aunque sea conocido por sus arranques, ha protagonizado un ataque propio de un ciclismo que se daba ya por extinguido. El de Pinto tenía claro que no ganaría la Vuelta con arrancadas efímeras a escasos kilómetros para el final, sino con un único ataque desde lejos donde se jugaría el todo por el todo. Y así ha sido, una ofensiva a 50 kilómetros de meta plasmaría la incredulidad en los rostros de sus rivales, silenciando a los que pecamos diciendo que esta Vuelta ya tenía ganador y es que si algo ha demostrado el madrileño a base de agallas y osadía, es que el nombre de Alberto Contador Velasco nunca se toma en vano.

"El diablo me decía que atacara, pero el ángel me decía que conservara" Tras cruzar la línea de meta victorioso en Fuente Dé, el cúmulo de emociones por el que pasaba el de Pinto era evidente. Nostalgia, alegría, extenuamiento y alivio copaban la mente de un todopoderoso Alberto Contador que acababa de culminar una de las etapas más épicas de los últimos tiempos. Alberto era consciente de lo que había logrado, pero se mantuvo cauto ya que él bien sabe que el ciclismo puede ser tan bello y gratificante un día como cruel y aciago al siguiente. "Cuando he arrancado, un diablo a mi lado me decía "ataca" mientras que el ángel me decía "conserva, que es una locura y te van a pasar por encima" finalmente he decidido arriesgar y todo ha salido bien, pero la Vuelta ni mucho menos está ganada, y es que Joaquim - Rodríguez- está teniendo una vuelta inmejorable" afirmaba.

Contador no se olvidó de todos los que le han apoyado

"Sabía que era muy lejos, pero quería intentarlo" Contador sabía que su osadía le podría pasar factura, pero confesaba que no quería marcharse de esta Vuelta sin haberlo intentado. "La verdad que me la he jugado, mucha gente diría que era demasiado lejos pero quería intentarlo ya que siempre quiero ganar". "Quiero dedicar esta victoria a toda la gente que ha estado conmigo durante este tiempo y a mi equipo, que se ha dejado la piel en el día de hoy para que todo saliera bien, también a Tiralongo" añadía. El pinteño concluiría con una frase que muestra a la perfección la importancia de lo logrado hoy en Fuente Dé. "Es un día que pasará a la memoria y tiene que ser uno de los más felices de mi carrera" afirmaba.

No hay duda de que la Vuelta es muy larga y que se puede perder en un abrir y cerrar de ojos, pero sea quien sea el que porte el rojo en Madrid, la Vuelta a España 2012 pasará a la historia por aquel cinco de septiembre en el que un hombre dejó boquiabierto a toda una afición con un ataque imperial que, literalmente, valió una Vuelta, una Vuelta que gracias a un hombre, de nombre Alberto Contador Velasco, escribió un nuevo capítulo en los grandiosos anales del ciclismo.