Los héroes de la carretera

“Nada es comparable al sencillo placer de montar en bicicleta” John F. Kennedy.

Los héroes de la carretera
Los héroes de la carretera.

Tour de Francia, Vuelta a España y Miguel Indurain es en lo primero que uno piensa cuando se le menciona la palabra ciclismo. Un deporte cuya dureza resulta imposible plasmar en este texto, pero que aun así, es practicado sin temor por unos pocos valientes, valientes que día a día se enfrentan a los peligros de la carretera con el único objetivo de buscar sus límites a base de pedaladas. Estos valientes no sólo son los Alberto Contador, Miguel Indurain o Perico Delgado, sino todos aquellos que a lomos de su bicicleta, ruedan sobre el asfalto por placer, por el sencillo placer de montar en bicicleta.

A medida que uno va dando más y más pedaladas, siente como ese placer de rodar sobre su fiel compañera se va convirtiendo en necesidad, asimismo, la motivación por lograr un reto u objetivo incrementa a la vez que la dureza de éste crece. Y la mera afición que se tenía al principio, pasa a ser un estilo de vida que, a diferencia de la gran mayoría, no tiene absolutamente ningún efecto negativo. Y es que la bicicleta no sólo sirve para tener un estado de salud óptimo o para lograr esa figura perfecta. Pues en mayor escala, actúa como psicológa en los momentos duros, ayuda a evadirse de la realidad y sentirse mejor y más seguro de uno mismo, te ayuda a hacer amistades e incluso a superar retos utópicos para la gente ajena al ciclismo. Y es que el ciclismo es vida.

Ahora bien, esta libertad que uno experimenta sobre su bicicleta se ve limitada cada vez más a causa de nuestros compañeros de carretera, los conductores, que frente a la posibilidad de convivir y respetarse mutuamente, prefieren el discriminar y poner en peligro al que va en bicicleta, una temeridad que en muchos casos, conlleva consecuencias fatales para los siempre indefensos ciclistas. Unas son por simple infortuna, y otras por conductores irresponsables. Las primeras son inevitables, las segundas no.

Hoy el mundo del ciclismo vuelve a estar de luto, y es que el corredor del Euskaltel Euskadi Víctor Cabedo, nos ha dejado con tan sólo 23 años a causa de otro maldito accidente entre ciclistas y automóviles, accidentes que seguro que no son intencionados en ningún momento, ni mucho menos, pero que deberían concienciar a nuestros vecinos los coductores para que de una vez por todas se den cuenta de que un ciclista no está protegido por pesadas carrocerías y modernos airbags, sino  por cascos de poco más de 200 gramos que nada tienen que hacer frente a un vehículo de 3000 kilos.

Puede que en algunos casos la culpa no sea del conductor, sin duda, pero a través de este texto sólo quiero poner mi grano de arena para terminar de una vez por todas con estas insufribles desgracias que se aprecian día a día sobre nuestras carreteras.

Allá donde estéis nunca dejéis de pedalear, porque vosotros, realmente sois los héroes de la carretera.